Theresa May, Ex Primer Ministro del Reino Unido, No se Presentará en las Próximas Elecciones.

La ex primera ministra británica Theresa May, cuyo tiempo en Downing Street estuvo marcado por una larga batalla sobre el Brexit, dejará el Parlamento en las próximas elecciones generales después de 27 años como legisladora.

Con el Partido Conservador rezagado en las encuestas de opinión antes de una elección que muchos analistas esperan que pierda, la Sra. May es la miembro más destacada de los aproximadamente 60 legisladores del partido que han anunciado planes de dejar el Parlamento.

La Sra. May, quien fue la segunda mujer primera ministra británica, dijo en un comunicado a su periódico local que había “tomado la difícil decisión” de apartarse porque ya no sentía que podía representar a los votantes en su distrito de Maidenhead de la manera que se merecían.

Causas que ha defendido desde que dejó Downing Street, como abordar la esclavitud moderna, estaban requiriendo “una cantidad creciente” de su tiempo, dijo.

La Sra. May se convirtió en primera ministra en 2016 después de que su predecesor, David Cameron, renunciara al encontrarse en el lado perdedor de un referéndum en el que los británicos votaron, por un 52 por ciento a un 48 por ciento, a favor de salir de la Unión Europea.

Después de ese resultado, que envió ondas de choque alrededor del mundo, le tocó a la Sra. May —quien se había opuesto a la retirada británica— negociar un acuerdo de salida con el bloque. En el divisivo escenario posterior a la votación, su plan de Brexit no logró ganar apoyo en un Parlamento profundamente dividido, y el estancamiento resultante provocó una prolongada crisis política.

LEAR  Las elecciones municipales israelíes de 2024 podrían ofrecer una visión del estado de ánimo político.

A pesar de haber sobrevivido a un desafío al liderazgo, perdió el apoyo de los legisladores conservadores y finalmente se vio obligada a renunciar en 2019. Le sucedió uno de sus críticos, Boris Johnson, quien había sido un ferviente defensor del Brexit.

Muchos admiraron la seriedad y determinación que mostró la Sra. May en su fallido esfuerzo por asegurar el respaldo parlamentario a su plan de Brexit, que pretendía limitar el daño económico de la salida, así como su impacto en Irlanda del Norte.

Pero para sus críticos en el público británico, su estilo de liderazgo a menudo se percibía como poco entusiasta y su forma de hablar era rígida. Cuando le preguntaron en una entrevista televisiva cuál había sido la travesura más traviesa que hizo de niña, una vez respondió que había molestado a los agricultores locales corriendo por los campos de trigo.

En 2016, la Sra. May se negó durante meses a esbozar su opinión sobre la retirada de Gran Bretaña de la Unión Europea, diciendo en cambio que su política era que “Brexit significa Brexit”.

Su caída política se remonta a su decisión de convocar unas elecciones generales inesperadas en 2017. En lugar de aumentar la mayoría de su partido en el Parlamento como esperaba, la perdió, dañando su autoridad y obligándola a llegar a un acuerdo con el pequeño Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte para permanecer en Downing Street.

En la conferencia anual de su partido ese año, el gran discurso de la Sra. May se convirtió en una metáfora de sus menguadas fortunas políticas. Primero, fue interrumpida por un bromista que teatralmente le entregó un aviso que decía que estaba despedida. Luego sufrió un persistente tos. Por último, parte del lema “Construyendo un País que Funciona para Todos” en el escenario detrás de ella se cayó.

LEAR  Vehículos conectados: el impacto del IoT en el transporte

Al año siguiente, las cosas fueron un poco mejores. Poco antes de la conferencia, el estilo de baile de la Sra. May había sido criticado como rígido cuando la filmaron en un viaje a África. Respondió entrando al escenario para su gran discurso al sonido de “Dancing Queen” de Abba.

La Sra. May es una de tres ex primeras ministras británicas, todas las cuales han representado al Partido Conservador. Margaret Thatcher fue la primera, sirviendo desde 1979 hasta 1990; y en 2022, Liz Truss se convirtió en la primera ministra de menor duración en la historia británica.

En su comunicado, la Sra. May le dijo al periódico Maidenhead Advertiser que sigue comprometida en apoyar al primer ministro actual, Rishi Sunak, y que cree que los Conservadores pueden ganar la próxima elección.