“Se puede escuchar caer un alfiler”: El surgimiento de escuelas super estrictas en Inglaterra.

Como periodista con experiencia, ha sido interesante visitar la Escuela Comunitaria Michaela en el noroeste de Londres y observar de primera mano su enfoque disciplinado y riguroso. Desde que abrió sus puertas hace una década, esta escuela secundaria financiada públicamente pero gestionada de manera independiente se ha destacado como líder de un movimiento convencido de que los niños de entornos desfavorecidos necesitan disciplina estricta, aprendizaje de memoria y entornos controlados para tener éxito.

Bajo la dirección de la directora, Katharine Birbalsingh, la escuela ha logrado la tasa más alta de progreso académico en Inglaterra, según una medida del gobierno sobre la mejora que los alumnos hacen entre los 11 y los 16 años. A pesar de las críticas que consideran el modelo de Birbalsingh opresivo, su enfoque se ha vuelto cada vez más popular.

Este enfoque ha sido respaldado por políticos conservadores en el Reino Unido, quienes han encontrado simpatía en algunos ministros de educación. Sin embargo, muchos educadores expresan inquietudes sobre la tolerancia cero y su impacto en la autonomía de los estudiantes y su capacidad de pensamiento crítico.

En la Escuela Michaela, los estudiantes se someten a una disciplina estricta, marcada por rutinas reguladas y castigos por infracciones menores. Mientras algunos elogian este enfoque por sus excelentes resultados académicos, otros expresan preocupaciones sobre posibles efectos psicológicos negativos en los estudiantes.

Es vital tener un equilibrio entre exigencia académica y desarrollo personal en la educación. Cada enfoque tiene sus defensores y detractores, pero lo importante es asegurarse de que los niños se conviertan en adultos exitosos y equilibrados.

LEAR  Vientos y lluvias extremas causan estragos en la provincia costera de Sudáfrica, matando al menos a 1 persona.