Manifestantes pro-palestinos interrumpieron el vistoso evento benéfico de recaudación de fondos de Biden en Nueva York.

CIUDAD DE NUEVA YORK — Los manifestantes pro palestinos interrumpieron repetidamente la recaudación de fondos del presidente Joe Biden, que contó con la presencia de los ex presidentes Barack Obama y Bill Clinton el jueves por la noche, subrayando un serio desafío electoral para el actual demócrata a pesar de recaudar $26 millones.

Las frecuentes protestas, que incluyeron gritos de “sangre en tus manos”, generaron destellos de frustración de los ex presidentes en el escenario mientras Biden enfrenta una creciente reacción nacional por la guerra entre Israel y Hamás.

“No puedes simplemente hablar y no escuchar. Eso es lo que hace el otro lado”, dijo Obama, según reporteros de medios en la habitación.

Clinton utilizó las protestas para promover la reelección de Biden, argumentando que se preocupa por la autodeterminación de los palestinos y el establecimiento de una solución de dos estados. Obama, también, dijo que Biden tenía la claridad moral para liderar durante este conflicto.

En cuanto a Biden, pidió que se detenga “el esfuerzo que está resultando en la significativa muerte de civiles inocentes” en Gaza, agregando que está trabajando con países árabes, quienes están “preparados” para “reconocer plenamente a Israel por primera vez”.

El espectáculo estelar, que contó con una presentación de Lizzo y fue presentado por la actriz y guionista Mindy Kaling, rompió récords de recaudación de fondos para un evento único. El presentador de Late Show, Stephen Colbert, entrevistó al trío de presidentes, todos sentados en sillones en el escenario del Radio City Music Hall el jueves por la noche.

“Tres presidentes han venido a Nueva York y ninguno de ellos está aquí para comparecer ante un tribunal”, dijo Colbert en un dardo a las diversas batallas legales del ex presidente Donald Trump.

Trump también estuvo en Nueva York el jueves para asistir al velorio de un oficial de policía de la ciudad de Nueva York asesinado durante una parada de tráfico el lunes. La campaña de Trump utilizó la pantalla dividida para atacar a Biden por dedicar su tiempo a recaudar dinero de donantes adinerados y celebridades.

LEAR  El Congreso busca bloquear los fondos para la Agencia de la ONU para los Palestinos.

La recaudación de fondos de Biden representa dos ventajas para su candidatura a la reelección: un importante dinero de campaña y la unidad del partido establecido. El evento, que recaudó casi el doble de lo que Trump recaudó en todo el mes de enero, casi con certeza reforzará la ventaja en efectivo de Biden sobre el ex presidente. Y la aparición conjunta de populares ex presidentes demócratas ofreció la apariencia de un partido unificado detrás de Biden.

Trump, por el contrario, ganó fácilmente la nominación en un campo abarrotado, pero hay notables disidentes. El único presidente republicano vivo, George W. Bush, no ha respaldado la tercera candidatura de Trump, al igual que Mike Pence, su ex vicepresidente.

La sólida recaudación de fondos de Biden, su enérgico discurso del Estado de la Unión y el ligero aumento en las calificaciones de aprobación de su gestión han acallado algunas preocupaciones demócratas sobre su edad. Pero las protestas pro palestinas del jueves por la noche subrayaron una de las debilidades de Biden, ya que ha enfrentado una creciente presión desde su flanco izquierdo por su manejo de la guerra entre Israel y Hamás.

Las encuestas públicas entre los jóvenes votantes muestran que Biden enfrenta desafíos significativos para recuperar su apoyo, mientras que aún está rezagado en comparativas directas con Trump.

Antes del evento, cientos de manifestantes marcharon pasando por la fila de seguidores de Biden que esperaban entrar al Radio City Music Hall, pidiendo un alto el fuego en Gaza y criticando a Biden. Al salir, los manifestantes alineados en la Sexta Avenida cantaban “apoyo al genocidio” y “alto al fuego ahora mismo”.

El representante Gregory Meeks (D-N.Y.), quien asistió a la recaudación de fondos, calificó las protestas de “menores”, añadiendo que “no cree que hayan empañado [el evento] en absoluto. Es parte de lo que es nuestra democracia”.

LEAR  Legislador surcoreano atacado por asaltante que arrojaba piedras.

Los tres presidentes enfatizaron la amenaza que ven en Trump regresando a la Casa Blanca. Citando los comentarios de Trump de que sería dictador “por un día” si fuera reelegido, “no está bromeando”, dijo Biden. “Es serio al respecto y realmente sacude los cimientos del mundo en términos de lo que está sucediendo”.

Obama instó a los demócratas a también hacer el caso positivo para la reelección de Biden, señalando sus esfuerzos para limitar el precio de la insulina basándose en la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y la Ley de Seguro de Salud para Niños, leyes firmadas por Obama y Clinton respectivamente. Instó a los manifestantes a ver la elección, como Biden ha dicho muchas veces, como una elección.

“Miren, las pasiones se despiertan por lo que estamos en contra, y Joe tiene absolutamente razón en que no solo tenemos a un candidato, sino francamente a un partido, y a toda una infraestructura, que parece cada vez más despreocupada por la esencia de Estados Unidos”, dijo Obama. “Pero también tenemos una historia positiva que contar sobre el futuro, y eso es algo en lo que Joe Biden ha trabajado diligentemente cada día”.

Colbert también le preguntó a Biden qué pensaba la gente que “está demasiado curtido para el trabajo”. Biden, que tiene 81 años, argumentó que Trump, que tiene 77 años, representa ideas que son “del siglo XVIII o XIX”.

“Si prestan atención, una cosa que trae la edad es un poco de sabiduría, y sé que no parezco mucho más de cuarenta años. Lo sé”, bromeó Biden. “Dejando las bromas de lado, creo que una de las ventajas que he tenido”.

Dejando de lado las tensiones, los eventos aún atrajeron a miles de demócratas, que esperaron más de una hora en el frío y la lluvia en la Quinta Avenida para entrar al evento. El asambleísta del estado de Nueva York, Alex Bores, uno de los presentes en la fila, llegó al evento directamente desde la sesión legislativa en Albany.

LEAR  Fallece a los 87 años Jacob Rothschild, financiero y filántropo

“En cada elección escuchamos que es la elección más importante de nuestras vidas”, dijo Bores. “No quiero ceder a ese cliché, pero las apuestas en ésta se sienten bastante sustanciales”.

Stu Loeser, ex secretario de prensa de Mike Bloomberg, quien también fue visto en la fila, dijo que los jóvenes ayudantes no recibieron boletos gratuitos para este evento como a menudo sucedía con las recaudaciones de fondos políticas: todos los boletos se vendieron.

En el interior, Jay Jacobs, presidente del Partido Demócrata del Estado de Nueva York, envió un mensaje a POLITICO diciendo que estaba en fila para una foto con los presidentes.

“Es un quién es quién”, dijo.

El precio de los boletos para el evento comenzaba en $225. Pero el acceso a las recepciones privadas iba desde $250,000 a $500,000. Tomarse una foto con los tres presidentes por la famosa fotógrafa Annie Leibowtiz costaba $100,000.

Todavía hubo momentos de humor en el escenario. Biden bromeó sobre su perro, Comandante: “Harry Truman dijo que si quieres un amigo en Washington, consigue un perro. Conseguí uno, y mordió a un agente del Servicio Secreto” (Comandante, quien desde entonces ha sido retirado de la Casa Blanca, supuestamente mordió al personal del Servicio Secreto 24 veces).

Y Colbert bromeó con Obama sobre su formalidad, burlándose de él por haber pasado “algo de tiempo con usted y su esposa [y] ella me ha pedido repetidamente que la llame Michelle, lo cual ahora hago”, dijo.

“Digo, ‘hola, Michelle’. Sigo llamándote, ‘señor presidente’ porque nunca me has invitado a llamarte de otra manera”, continuó Colbert. “Así que mi pregunta es a los presidentes Biden y Clinton, ¿no creen que en este punto debería poder llamarlo Barack?”

“No, pero tu esposa puede”, dijo Obama. “Me cae bien. Esa es la razón por la que es posible que no recibas otra invitación”.

Enlace de la fuente