Why the Taiwan Election is Important for the World Por qué la elección de Taiwán es importante para el mundo

Las elecciones en Taiwán del sábado tienen grandes implicaciones no solo para los 23 millones de personas que viven en la isla, sino también para la rivalidad de superpotencias entre China y Estados Unidos.

Los votantes eligieron como su próximo presidente a Lai Ching-te, el actual vicepresidente, quien ha prometido continuar la política de su partido de proteger la soberanía de la isla. La votación es un rechazo a la reclamación de Beijing sobre Taiwán y la creciente presión que ha estado ejerciendo sobre la democracia de la isla.

Al igual que en todas las elecciones taiwanesas importantes, cómo lidiar con China fue un enfoque central de la campaña. La pregunta se ha vuelto aún más urgente a medida que Beijing ha intensificado sus actividades militares cerca de Taiwán, planteando el espectro de un futuro conflicto que podría tener implicaciones para Estados Unidos.

Desde 1949, cuando el gobierno nacionalista de Chiang Kai-shek huyó del continente chino a Taiwán después de perder una guerra civil con las fuerzas comunistas de Mao Zedong, el estatus y el futuro de la islea han sido disputados.

En Taiwán, el generalísimo Chiang y su partido nacionalista impusieron la ley marcial en la isla durante décadas mientras soñaban con reconquistar el continente. Taiwán, conocido oficialmente como la República de China, perdió su membresía en las Naciones Unidas en 1971, cuando la República Popular de China se hizo cargo del asiento.

La democratización en la década de 1990 abrió el camino para la emergencia de una identidad taiwanesa separada de la impuesta por los nacionalistas en la isla.

LEAR  Quedan solo algunas horas para obtener $100 de descuento en esta adorable silla de gaming en oferta del Cyber Monday.

Taiwán, a unas 80 millas de la costa de China, es funcionalmente independiente, con su propia constitución, ejército, representantes elegidos democráticamente, moneda y régimen aduanero. Sus ciudadanos llevan pasaportes verdes, que son aceptados por autoridades de inmigración en muchos países. Ahora es visto como líder en derechos humanos en Asia, en marcado contraste con China autoritaria.

Solo un puñado de naciones reconocen oficialmente a Taiwán como un estado soberano, a pesar de ser tratado casi como tal por muchos países.

El Partido Comunista gobernante de China continúa reclamando la soberanía sobre Taiwán, a pesar de que nunca ha administrado la isla. Beijing se refiere a la isla como “región de Taiwán” y dice que cualquier pregunta sobre su futuro es estrictamente un asunto interno chino. Exige que todos los países acepten su principio de Una China, que establece que Taiwán es parte de su territorio.

Beijing presiona su reclamo sobre Taiwán en el escenario internacional bloqueando los intentos de la isla de unirse a organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud. Cuando Taiwán compite en los Juegos Olímpicos, se le llama “Taipei chino”.

Xi Jinping, líder de China, ha dicho que China continuará presionando por una “reunificación pacífica”, pero se reserva el derecho de usar la fuerza si Beijing lo considera necesario.

Los aviones y buques de guerra chinos realizan regularmente ejercicios cerca de Taiwán, erosionando el límite informal en la mediana del Estrecho de Taiwán, entre el continente e isla, que las fuerzas chinas rara vez cruzaron en el pasado.

Pocos analistas creen que una invasión por China sea inminente, pero Beijing tiene una variedad de herramientas para ejercer presión, además de la intimidación militar.

LEAR  Misiles rusos impactan ciudades ucranianas ante temores por las defensas aéreas.

Estados Unidos es el defensor más importante de la seguridad de Taiwán, y la isla ha sido un foco de tensión entre Estados Unidos y China desde los primeros años de la Guerra Fría.

Dos crisis en la década de 1950 estuvieron a punto de llevar a un conflicto militar entre China y Estados Unidos, y Washington respaldó durante décadas al gobierno de Chiang en Taiwán.

Cuando Estados Unidos reconoció a China gobernada por comunistas en 1979, Washington adoptó una política de “Una China” deliberadamente ambigua: reconociendo, pero no respaldando, la posición de Beijing de que su territorio incluye a Taiwán.

En las décadas posteriores, Estados Unidos mantuvo lazos con Taiwán, incluidas ventas de armas, y las tensiones periódicas sobre la isla no han detenido la relación económica entre Estados Unidos y China.

El sábado, al pedir una respuesta a la elección de Mr. Lai como presidente de Taiwán, el presidente Biden reiteró la posición de larga data de Estados Unidos de que el país no apoya la independencia de Taiwán, comentarios que parecían dirigidos a tranquilizar a China.

Pero anteriormente había dicho que defendería militarmente a la isla democrática si China la invadiera, comentarios que fueron un cambio con respecto a la política oficial de “ambigüedad estratégica” de Estados Unidos sobre cómo respondería si China invadiera.

El tema de Taiwán ha vuelto a surgir una y otra vez, especialmente a medida que las relaciones entre Washington y Beijing se han tensado en los últimos años.

En 2022, la entonces presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, enfureció a Beijing con un viaje a Taipei, y una visita a Estados Unidos el año pasado por Mr. Lai, quien es actualmente vicepresidente de Taiwán, atrajo una intensa atención. Los aviones de guerra chinos han puesto a prueba las defensas de Taiwán, y los buques de guerra estadounidenses han desafiado la presión china en el Estrecho de Taiwán.

LEAR  Una oportunidad rara de ver de cerca y (casi) personalmente al líder de China

El Sr. Lai es miembro del gobernante Partido Progresista Democrático, o D.P.P., que ha rechazado desde hace mucho tiempo las demandas de unificación de Beijing. Su principal rival era un miembro del Partido Nacionalista de la oposición, que se ha comprometido a expandir los lazos comerciales y reiniciar las conversaciones con China.

Ahora presidente electo, el Sr. Lai ha prometido continuar el enfoque de la presidenta Tsai Ing-wen: mantener a Beijing a distancia mientras busca evitar conflictos y fortaleciendo los lazos con Estados Unidos y otras democracias.

“Estamos diciendo a la comunidad internacional que entre la democracia y el autoritarismo, nos pondremos del lado de la democracia”, dijo el Sr. Lai en su discurso de victoria el sábado, prometiendo defender la identidad de Taiwán.

Sin embargo, cuando asuma el cargo en mayo para un mandato de cuatro años, el Sr. Lai se enfrentará a preguntas difíciles sobre cómo manejar los tratos de Taiwán con Beijing. El Sr. Lai ha dicho que el diálogo con Beijing es posible si Taiwán es tratado con “igual respeto”.

Las encuestas muestran que la mayoría de la gente en Taiwán apoya mantener el ambiguo statu quo de la isla en lugar de buscar la independencia, arriesgando posibles represalias de Beijing.