¿Putin no tiene nada que temer? Los tres objetivos principales del Kremlin antes de las elecciones

Para el 2024, los rusos elegirán a Putin como presidente. O zar, que es más apropiado. Es bajo el formato de “zar” que se está creando el esquema de la campaña electoral en Rusia.

A primera vista, Putin no tiene nada que temer: la investigación sociológica arroja buenas cifras de “apoyo popular”. Además, la población asocia su futuro con una sola persona. O el sucesor al que apuntará esta persona. La misma sociología muestra el principal miedo de los rusos: la ausencia de un “heredero al trono”. ¿Ideal para Putin? Sí, pero no del todo. Como ha sucedido en la historia rusa, un gobernante que haya mostrado debilidad o sufrido una derrota militar o militar-política fácilmente pierde el poder.

De acuerdo con esto, los objetivos de la propaganda del Kremlin para los próximos meses se han reducido a unas pocas áreas principales.

1.     Fortalecimiento de la imagen del “zar del pueblo”. Este fue el enfoque de la gran rueda de prensa de Putin una semana atrás, y la misma lógica se puede rastrear en la creación del cuartel general de la campaña de Putin. En el primer evento, el presidente ruso demostró “confianza” en los éxitos del país y habló con gusto sobre sus logros (naturalmente, bajo su liderazgo). Al mismo tiempo, mostró disposición para responder a las necesidades de las masas. Un ejemplo típico es las preguntas personales de los rusos comunes, en las que o bien hacía referencia a soluciones ya preparadas que aún no se habían implementado en el terreno, o daba órdenes directas para “arreglarlo”. La misma lógica se puede ver en la formación de la sede electoral, donde los “puestos principales” son ocupados por personajes públicos, pero no de la política.

Lea también: Rusia decide celebrar “elecciones presidenciales” en los territorios ocupados de Ucrania

2. La imagen del “zar-soldado”. Es más complicado aquí: las Fuerzas Armadas rusas no han tenido éxitos a gran escala desde hace mucho tiempo. Políticamente, Rusia está perdiendo su posición incluso en el espacio postsoviético. Pero, por otro lado, tampoco ha habido fracasos a gran escala: la Federación Rusa mantuvo la línea del frente en Ucrania. En este sentido, el zar demostró confianza en el futuro y disposición para luchar hasta la “realización de los objetivos originales de la operación militar especial”. Pero, ¿cuál es la imagen de un “comandante” sin “cuidado por los soldados”? Parte significativa de las respuestas a las preguntas se dedicaron a esto. Putin intentó cubrir temas relacionados con las Fuerzas Armadas y los mercenarios, tanto en términos de servicio como de garantías sociales. Por último, hubo una llamada al comandante del batallón de tanques que participó en las batallas por Maryinka.

LEAR  Integración de energía renovable en las redes eléctricas existentes

3. La imagen del “zar-colector de tierras”. Mantener el frente en 2023 ayudó mucho. Desde mayo de este año, la propaganda rusa ha estado formando una “imagen de éxito” en forma de retención de los territorios capturados. Putin enfatizó que las “nuevas regiones” ya “se sienten como Rusia”. Al votante le gusta eso.

Los propagandistas tocan los temas de política exterior con mucha cautela. La tesis central sigue siendo la misma: “La guerra del Occidente contra Rusia a través de Ucrania”. Por lo tanto, el tema de “amenaza occidental” está activamente resaltado, incluso hasta la interferencia en las elecciones. Pero el nivel de “éxitos de política exterior” no se enfatiza demasiado: la guerra todavía está en curso.

El concepto de “zar” es bueno en Rusia porque la población entiende a quién obedecer. La posible negatividad, desde problemas personales hasta fracasos en la política doméstica, encaja en el antiguo formato de “el zar es bueno, los boyardos son malos”. Donde se lleva a cabo un escarnio público de los boyardos (o simplemente se les mata), y el pueblo recibe una porción de “justicia”. El mismo sistema se escala al nivel de las regiones, donde el gobernador es un “hombre soberano”, un “mini-rey”, y las élites locales son “malos boyardos”. Este formato, entre otras cosas, crea una protección contra poderosos movimientos separatistas, porque los culpables de “todos los problemas” se presentan como aquellos que podrían actuar como una fuerza organizadora en la confrontación con el centro: los negocios locales y los grupos políticos.

Lea también: Los leales dicen que recogerán firmas para “nominar” a Putin como presidente

LEAR  Internet de las cosas y la atención sanitaria: revolucionando la atención al paciente

Sin embargo, el concepto de “zar” también conlleva un peligro. Si el zar muestra debilidad, especialmente si esta debilidad se confirma, el zar es derrocado. Se elige uno nuevo (nombrado, en caso de golpes de palacio).

La debilidad del zar también se refleja en los resultados electorales. Es decir, el número de ciudadanos rusos que han demostrado su lealtad al gobernante con sus votos. Por lo tanto, es extremadamente arriesgad para el Kremlin obtener menos del 70% en las elecciones.

Con esto, llegamos al tema de los desafíos.

1. Guerra, veteranos, radicales. La primera y principal amenaza para Putin fue, paradójicamente, la parte imperial y radical de la sociedad. Fue en este grupo donde surgieron acusaciones de debilidad, estupidez, rendición en la guerra, y así sucesivamente. El surgimiento de un oponente fuerte en este campo electoral es peligroso. Por lo tanto, Putin cambió su retórica y, como se describió anteriormente, comenzó a desempeñar el papel de “comandante-padre de los soldados”. También expresó su disposición para seguir luchando. La única intriga es si Strelkov también se le permite presentarse. Pero incluso si lo hace, solo obtendrá un pequeño número de votos y solo confirmará el estatus de “zar-líder militar” para Putin.

2. Ala liberal de la sociedad rusa. Aquí, los conceptos son diferentes. En la etapa inicial de la campaña surgió la idea de diluir este campo con una multitud de candidatos. La semana pasada surgieron tres nombres de golpe: Duntsova, Nadezhdin y Yavlinsky. El concepto de reinsurancia tomó el control. Duntsova, que construyó su campaña a través de Telegram y redes sociales (donde había una posibilidad de fracaso para el Kremlin), no fue permitida. Yavlinsky (¡oh, sorpresa!) cambió de opinión. Nadezhdin fue nominado por una de las “micropartidos”. De entre el polvo sacaron el proyecto “Nuevas Personas”, que no había demostrado ser exitoso, y nominaron al vicepresidente de la Duma, Davankov. Formalmente, es un hombre con un alto cargo, pero absolutamente “gris” y controlado. Y finalmente, para evitar problemas adicionales, negaron a los ciudadanos rusos en el extranjero el derecho de voto. Esto es lógico, ya que el Kremlin tiene algo menos de influencia en esa parte de los “rusos en el extranjero”.

LEAR  Stuart Everett: Búsqueda adicional para localizar restos del hombre.

Lea también: Movilización general en Rusia posible después de las elecciones de 2024 – Danilov

3. Viejos partidos, pero en menor escala. Tradicionalmente, Putin ha sido objetado por el Partido Liberal Demócrata y los Comunistas. Estos últimos son los oponentes más fuertes, capaces de obtener “votos de protesta”. Esto significa que su símbolo – Zyuganov – no debería ser nominado. Los comunistas entendieron el deseo de sus “jefes” y nominaron a Kharitonov.

El campo político está preparado. Por supuesto, se reducirá. Putin necesita una “victoria” en el frente para el momento de las elecciones, porque las Fuerzas Armadas rusas no han demostrado éxito “por sí solas” desde hace mucho tiempo. Por eso es que están asediando las posiciones ucranianas.

Pero puede haber una sorpresa. ¿Qué pasa si la Federación Rusa recibe un buen bofetón en la cara en lugar de una victoria? No necesariamente con un ataque en el frente. Mire la Flota del Mar Negro, el Puente de Crimea o los objetivos dentro de la Federación Rusa. No cancelará la coronación del nuevo zar, pero sacudirá un poco su posición.

¡Estamos llevando la voz de Ucrania al mundo. Apóyanos con una donación única, o conviértete en Patrono!

Lea el artículo original en The New Voice of Ukraine