Los objetivos enfrentados de Brasil: Proteger el Amazonas y extraer mucho más petróleo.

A través de la ventana de su oficina, el jefe de la empresa estatal de petróleo de Brasil observaba el paisaje caótico de Río de Janeiro. Mirando hacia él, a lo largo de los deteriorados rascacielos de la ciudad, se alzaba la imponente estatua del Cristo Redentor. Halcones circulaban alrededor de un basurero desbordado. Columnas de humo se alzaban de un incendio en una favela en la ladera de una colina.

Su empresa, Petrobras, planea un aumento tan rápido en la producción de petróleo que podría convertirse en el tercer productor más grande del mundo para 2030, una transformación que él cree que podría desempeñar un papel en disminuir la pobreza que salpica su vista. Esto, incluso cuando su país se posiciona como líder en la lucha contra el cambio climático que, por supuesto, está impulsado principalmente por la quema de petróleo y otros combustibles fósiles.

Petrobras ya bombea aproximadamente la misma cantidad de crudo al año que ExxonMobil, según Rystad Energy, una firma de investigación de mercado. En los próximos años, se proyecta que superará a las empresas petroleras nacionales de China, Rusia y Kuwait, dejando solo a Arabia Saudita e Irán bombeando más que Petrobras para 2030.

Es un enorme dilema para el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, mejor conocido simplemente como Lula, quien se ha presentado como el líder mundial preeminente en temas climáticos. Según todos los informes, el Sr. Lula ha llegado a creer en los últimos años que el cambio climático es un factor importante de la pobreza y la desigualdad, a las cuales ha dedicado su carrera política de décadas prometiendo erradicar.

Desde que fue elegido en 2022, el Sr. Lula ha reducido drásticamente la deforestación en la Amazonia y ha supervisado una considerable expansión de energías renovables. Pero también supervisará el auge petrolero de Petrobras y un período de crecientes importaciones de gas, ambos facilitarán el creciente apetito de Brasil por vuelos baratos, dietas más carnosas y hogares con aire acondicionado.

Por contradictorio que parezca, es lo más justo, dijo Jean Paul Prates, el director ejecutivo de Petrobras, encaramado en lo alto de la reluciente sede de su empresa.

LEAR  La inflación en el Reino Unido alcanza su nivel más bajo en más de dos años.

“No renunciaremos a esa prerrogativa”, dijo, “porque otros no están haciendo su propio sacrificio también”.

Es un argumento que dificulta los esfuerzos globales para reducir la dependencia de los combustibles fósiles. Países industrializados como Estados Unidos, que se convirtieron en superpotencias económicas emitiendo grandes cantidades de gases de efecto invernadero, siguen siendo los mayores productores y consumidores per cápita del mundo de combustibles fósiles.

Y si ellos no se detienen, ¿por qué debería hacerlo Brasil?

Ana Toni, asesora principal del Sr. Lula en cambio climático y directora de varias organizaciones sin fines de lucro desde hace mucho tiempo, dijo que idealmente Petrobras estaría reduciendo la producción de petróleo e invirtiendo más en renovables, transformándose en un nuevo tipo de empresa. Pero ella hizo eco de lo dicho por el Sr. Prates y mencionó que hasta que todo el mundo avanzara juntos, con los más ricos liderando el camino, los países en desarrollo se resistirían a hacer sus propios sacrificios.

Como muchos en Brasil, la Sra. Toni señaló el ejemplo preventivo de Colombia, país vecino, cuyo presidente emprendió un plan ambicioso, el primero para cualquier país productor de petróleo, para eliminar gradualmente su producción de este combustible fósil.

“Se está tomando la valiente decisión de Colombia como una amenaza de inseguridad económica en el mercado. Es realmente el peor escenario”, dijo. “Desearía que los países más ricos que el nuestro tuvieran una conversación real sobre dar pasos como esos, y no dejarlo a nosotros, los vulnerables”.

Esa tensión ha dominado años de negociaciones climáticas y estará una vez más en el centro de atención en la cumbre patrocinada por las Naciones Unidas que se celebrará en noviembre en Azerbaiyán. Allí, los negociadores de casi todas las naciones del mundo esperan abordar el espinoso tema de cómo los países más ricos pueden canalizar más dinero hacia los más pobres para ayudarlos a adoptar fuentes de energía más limpias y adaptarse a los efectos del cambio climático.

Después de Azerbaiyán, el próximo anfitrión de la cumbre climática de la ONU será Brasil. La cumbre se celebrará en Belém, una ciudad en el borde de la Amazonia, cerca de un lugar donde Petrobras había propuesto explorar petróleo. Pero en uno de los pocos casos en los que el gobierno de Brasil está limitando la industria petrolera, la idea fue bloqueada. El Sr. Prates dijo que Petrobras está apelando la decisión.

LEAR  La ED investiga cómo el ex CM de Jharakhand, Hemant Soren, fue ayudado por un funcionario de ingresos en Ranchi en "estafas de tierra" | Noticias de India

Mientras tanto, Petrobras planea gastar más de $7 mil millones en los próximos cinco años en la exploración de posibles sitios para perforaciones costa afuera en otros tramos de la costa brasileña para aumentar su producción ya creciente.

Petrobras, al igual que muchas otras compañías de petróleo y gas, proyecta internamente que la demanda de sus productos permanecerá obstinadamente alta. En consecuencia, la empresa opera con un conjunto de suposiciones notablemente diferentes a las previstas por la Agencia Internacional de Energía y otros que afirman que la demanda de petróleo ya ha alcanzado su punto máximo o está cerca de hacerlo.

Eso deja a países como Brasil en una especie de área gris de hacer de todo, dijo Mercedes Bustamante, profesora y ecóloga de la Universidad de Brasilia y miembro del Grupo Asesor sobre la Crisis Climática, un grupo independiente de científicos.

Brasil está aumentando tanto las energías renovables como los combustibles fósiles. Este año se unió a la OPEP, el cartel petrolero mundial, como observador, aunque el próximo año planea organizar las negociaciones climáticas globales de la ONU. Para 2030, será el quinto mayor productor de petróleo del mundo, según los datos de Rystad.

Esta dinámica también se refleja en los bosques, dijo la Sra. Bustamante. La deforestación en la Amazonia se ha reducido, pero al mismo tiempo está aumentando en el Cerrado, una vasta sabana que cubre gran parte del centro de Brasil.

“Hacerlo de ambas maneras es parte integral del ADN político de Brasil”, dijo Oliver Stuenkel, profesor de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas en São Paulo. “Seremos una superpotencia verde, sí, pero no vamos a correr riesgos innecesarios. Eso significa prepararse para un mundo en el que el petróleo jugará un papel importante durante mucho tiempo y la transición llevará más tiempo de lo esperado”.

El Sr. Prates dijo que hablaba con el Sr. Lula cada dos semanas y lo estaba presionando para que entendiera que una transición lejos de los combustibles fósiles debe ser “sabia y lenta”.

LEAR  Ali Hassan Mwinyi, ex presidente de Tanzania, fallece a los 98 años

“Eso significa no ser lento porque no queremos hacer la transición, sino lento porque necesitamos corresponder a las expectativas del mercado para el petróleo, gas y sus derivados”, dijo. “Petrobras irá hasta la última gota de petróleo, al igual que Arabia Saudita o los Emiratos harán lo mismo”.

Petrobras tiene algunas ventajas serias a largo plazo, incluso si la demanda de petróleo está alcanzando su punto máximo. El petróleo de los yacimientos marinos de Brasil cerca de Río y São Paulo cuesta aproximadamente $35 por barril producirlo, muy por debajo del punto de referencia internacional de $90. Eso se debe en parte a que es menos intensivo en energía producirlo, lo que lo hace marginalmente más limpio y más deseable para algunos compradores conscientes de las emisiones.

El gobierno del Sr. Lula también enfrenta un electorado polarizado que generalmente, según encuestas recientes, no considera el cambio climático un tema de votación. “La mitad de la población no tiene acceso a saneamiento básico”, dijo el Sr. Stuenkel. “Brasil tiene una serie muy diferente de demandas públicas que los países más ricos. Hay un largo camino por recorrer para convencer a los votantes brasileños de que debe haber una reorganización dolorosa de la sociedad para evitar el cambio climático”.

Nevertheless, Mr. Lula does deeply care, said Ms. Toni, his climate adviser.

The world is relying on Brazil for leadership on this issue, and it has made ambitious pledges to reduce its greenhouse gas emissions. Those pledges are more ambitious, she made sure to note, than those of the United States or many other countries that have higher standards of living than Brazil.

It as a good sign, she thinks, that Brazil is under pressure to rethink its oil expansion. To her, it means they’ve been so successful on the deforestation front that people are holding them to a higher standard.

But that’s all for naught if the biggest players don’t mirror that ambition. “Even if Brazil stops producing oil tomorrow,” she said. “the U.S., Russia and others will not stop.”