Lecciones de la investigación de AP sobre el encubrimiento de Rusia de las muertes causadas por la explosión de una represa en Ucrania

KYIV, Ucrania (AP) — Las autoridades de ocupación rusas subestimaron de manera amplia y deliberada el número de muertos en uno de los capítulos más devastadores de la guerra de 22 meses en Ucrania — la inundación que siguió a la explosión catastrófica que destruyó la presa de Kajovka en la región sur de Jerson.

La investigación de AP se centró en Oleshky, una ciudad en la vasta zona inundada por la presa. Trabajadores de la salud y otros que estuvieron en Oleshky dijeron a The Associated Press que las autoridades rusas ocultaron el verdadero número de muertos tomando el control de la emisión de certificados de defunción, retirando de inmediato los cuerpos no reclamados por la familia y evitando que los trabajadores de salud locales y los voluntarios se ocuparan de los muertos, amenazándolos cuando desobedecían órdenes. Aún asustados, muchos residentes y trabajadores de la salud de Oleshky declinaron hablar, temiendo represalias. La investigación de AP se basa en los testimonios de aquellos que lo hicieron, la mayoría de los cuales hablaron bajo condición de anonimato o bajo la condición de que solo se utilicen sus primeros nombres, temiendo represalias de Rusia sobre familiares que aún permanecen en territorio ocupado.

Aquí están los puntos clave de la investigación:

CIENTOS DE MUERTOS

En las críticas primeras horas después del colapso de la presa el 6 de junio, las autoridades de ocupación minimizaron las consecuencias, lo que llevó a muchos residentes de Oleshky a creer que no serían afectados. Esto contribuyó más tarde a la alta cifra de muertes.

Rusia dijo que 59 personas se ahogaron en el territorio que controla. La investigación de AP encontró que el número es de al menos cientos en Oleshky solo, una de las áreas más pobladas afectadas por la inundación con alrededor de 16,000 residentes en ese momento, según funcionarios ucranianos.

LEAR  El Reino Unido prestará de nuevo las 'joyas de la corona' saqueadas de Ghana.El Reino Unido prestará de nuevo las 'joyas de la corona' saqueadas de Ghana.

Los trabajadores de salud dijeron que creen que murieron 200-300 personas en la ciudad. Muchos siguen desaparecidos, y es probable que sus cuerpos todavía estén atrapados en sus hogares.

Una voluntaria, que temía represalias, dijo bajo condición de anonimato, que ella, su esposo y dos vecinos recogieron al menos 100 cuerpos durante las inundaciones. Estos fueron llevados al cementerio central de Oleshky y enterrados en tumbas de 1 metro (3 pies) de profundidad. La voluntaria fue amenazada más tarde por las autoridades de ocupación rusas y se le prohibió recoger cuerpos.

Svitlana, una enfermera del Hospital Multidisciplinario del Distrito de Oleshky, el principal centro de atención médica de la ciudad, dijo que vio las aguas de la inundación acercarse a su hogar la tarde del 6 de junio, cuando paseaba a su perro. A la mañana siguiente, las casas de dos pisos estarían inundadas y sus residentes atrapados en el techo.

El caos se desató cuando los voluntarios comenzaron a rescatar personas utilizando sus propios recursos. Durante los primeros tres días, las autoridades de ocupación no se veían por ningún lado, dijeron residentes locales, voluntarios y trabajadores de la salud. Muchos buscaron ayuda de los trabajadores de salud en el hospital donde trabajaba Svitlana, que para ese momento se había convertido en un refugio para aquellos obligados a abandonar las áreas inundadas.

Los muertos comenzaron a aparecer. Se veían cuerpos hinchados flotando. A medida que las aguas retrocedían y permitían a los residentes verificar a los familiares, más cuerpos quedaban atrapados en el lodo debajo de las casas colapsadas.

CONTROL SOBRE LOS CERTIFICADOS

Los trabajadores de salud dijeron que las autoridades de ocupación regresaron alrededor del 9 de junio, tres días después de las inundaciones. Vinieron con órdenes estrictas que prohibían a los médicos del hospital la emisión de certificados de defunción para las víctimas de ahogamiento, pero no para aquellos que murieron de causas naturales.

LEAR  ANC parece estar listo para compartir el poder después de la histórica pérdida en las elecciones.

Esto fue un cambio en el protocolo seguido por los médicos desde que Oleshky fue ocupado por las fuerzas rusas en marzo de 2022. Se les permitió a los médicos emitir certificados de defunción, y lo hicieron en ruso y secretamente en ucraniano para mantener actualizados los registros de Kiev.

Al prohibir a los médicos que emitan certificados de defunción para los ahogados, las autoridades de ocupación esencialmente privaron a los médicos de la autoridad y la capacidad para documentar el número de muertos. Svitlana, quien supervisaba la documentación de los ahogados, dijo que la policía rusa emitió verbalmente la orden y no proporcionó una declaración escrita oficial.

La policía llegaba diariamente al hospital para copiar los certificados de defunción, asegurándose de que no fueran para víctimas de ahogamiento.

Se les dijo a aquellos con familiares fallecidos que fueran a centros forenses en otros distritos, donde los médicos seleccionados por las autoridades de ocupación eran responsables de firmar los certificados de defunción. Los cuerpos no podían ser enterrados sin el documento.

Se les dijo a los residentes y trabajadores de salud que llamaran a la policía si veían un cadáver. Camiones pertenecientes al servicio de emergencias estatal ruso llegaron a recogerlos y llevarlos a los centros forenses. Aquellos que no tenían a nadie que los reclamara nunca fueron vistos de nuevo.

FOSAS COMUNES

Los cuerpos fueron enterrados apresuradamente en fosas comunes en los primeros días de las inundaciones, dijeron residentes y trabajadores de la salud. The Associated Press pudo confirmar la ubicación de al menos una, ubicada en el patio de la Iglesia Ortodoxa Pokrovska en el centro de Oleshky, y a un hombre enterrado allí, Yurii Bilyi, un reparador de televisores.

LEAR  Los hilos comunes en los incendios en Chile y las inundaciones en California: El Niño y el calentamiento global

Bilyi fue reconocido por un empleado municipal que cavó su tumba y luego se lo contó a Svitlana. El entierro de Bilyi fue narrado a su hija, Anastasiia Bila, ahora en la ciudad ucraniana occidental de Lviv. Su tío le dijo que la tumba fue rociada con cloro y un sacerdote rezó una oración.

Se desconoce cuántos cuerpos fueron enterrados con Bilyi. Bila dijo que su tío no ofreció un número preciso. Ahora vive bajo ocupación y no respondió a preguntas de AP.

Aunque varias personas entrevistadas mencionaron más fosas comunes que la que sirvió para el entierro del padre de Bila, AP no pudo determinar el número exacto de estas fosas o cuántas personas fueron enterradas en ellas.

Svitlana, la enfermera, dijo que la evidencia todavía está oculta en Oleshky: documentos que detallan a los muertos, los lugares donde están enterrados, fotos, los certificados de defunción recopilados en secreto.