¿Las grandes victorias deportivas causan un aumento en las tasas de natalidad entre los fanáticos?

El fútbol, sin dudas, no necesita nada adicional para alimentar su sentido colectivo de autoimportancia, pero la idea de que pueda generar la creación de nueva vida sin duda lo hará.

Quizás recuerdes un juego bastante dramático en la National League hacia el final de la temporada pasada, cuando Wrexham y Notts County se enfrentaron en lo que era efectivamente un choque de ‘el ganador asciende’. En el minuto 97, el portero de Wrexham, Ben Foster, salvó un penalti para sellar una victoria por 3-2, dejándolos tres puntos por delante con un partido pendiente sobre sus rivales.

Según Foster, el resultado de la éxtasis colectiva de ese momento se hizo evidente nueve meses después: recientemente grabó un video en el que afirmaba que la tasa de natalidad en el Hospital Wrexham Maelor aumentó un 24 por ciento en enero de 2024 en comparación con un año anterior.

Ese clip fue twitteado por el copropietario de Wrexham, Ryan Reynolds, padre de cuatro hijos, añadiendo el comentario: “Normalmente esto sucede cuando sacas al portero, no al revés. Créanme”.

Normalmente esto sucede cuando sacas al portero, no al revés. Créanme. pic.twitter.com/fIT0SoVFTY

— Ryan Reynolds (@VancityReynolds) 14 de febrero de 2024

Esta es una teoría excitante que surge de vez en cuando, la idea de que existe una correlación definitiva entre los momentos de éxito de un equipo y un mini baby boom. Probablemente el más famoso en el fútbol es la ‘generación Iniesta’: la historia era que el gol ganador de Andrés Iniesta en el minuto final contra el Chelsea en las semifinales de la Liga de Campeones de 2009 inspiró tantos momentos de intimidad que, nueve meses después, las salas de maternidad de Cataluña estaban abarrotadas.

“Habrá mucho amor esta noche”, dijo Gerard Piqué después de ese gol, y los informes iniciales sugirieron que la tasa de natalidad aumentó un 45 por ciento en enero siguiente. En 2020, Iniesta hizo videollamadas sorpresa a un par de los niños que supuestamente resultaron de las celebraciones, preguntándole a uno si su madre le había mostrado el video del gol. Lo cual es un poco extraño: ¿te gustaría tener el conocimiento de lo que motivó a tus padres para tu concepción?

Hay muchas otras historias similares. La victoria de los Boston Red Sox en la Serie Mundial de 2004, su primera en 86 años, aparentemente resultó en un mini baby boom. Hubo historias similares en Nueva Zelanda después de la Copa Mundial de Rugby de 2011. También ha existido una teoría de larga data de que las tasas de natalidad aumentarían en las ciudades de los equipos que ganaban el Super Bowl, alentados por un comercial producido por la NFL en 2016 que citó una fuente tan relevante como “datos” para probar la teoría.

Pero, ¿es verdad alguna de estas afirmaciones? ¿Los éxitos deportivos funcionan como afrodisíacos y, posteriormente, resultan en muchas adiciones a la población?

La respuesta corta a la pregunta es… no. O al menos… probablemente no.

Comencemos con el ejemplo de Foster-Wrexham: para empezar, es un poco difícil establecer la precisión de la cifra que Foster menciona. Se le atribuye al Hospital Maelor, pero The Athletic contactó a la junta de salud del NHS que administra ese hospital, la cual no reportó nada fuera de lo común sobre las tasas de natalidad en enero, en comparación con meses recientes o incluso el mismo punto del año anterior. Esa junta de salud (que engloba otros hospitales, además del Maelor) dijo que sus tasas de natalidad en toda la región en enero de 2024 habían aumentado en comparación con un año anterior, pero solo en un 1,5 por ciento.

LEAR  Ministros redactarán 150 jueces para manejar apelaciones en Ruanda

Los representantes de Foster no pudieron ayudar, y tampoco Wrexham. También huelen a ratas adicionales potencialmente por el origen del video de Foster: formaba parte de una promoción del Día de San Valentín con uno de sus patrocinadores, promocionando una línea de productos relacionados con anuncios de bebés. Esa empresa tampoco pudo aclarar de dónde provenía la estadística.

Pero hey, una búsqueda comercial exagerada no necesariamente desacredita la teoría. ¿Qué pasa con la generación Iniesta?

Para empezar, esa cifra del 45 por ciento es un disparate, el resultado de una declaración del portavoz de un hospital, el Quirón en Barcelona, que dijo que los nacimientos aumentaron de nueve o diez al día a 14 o 15. Es el tipo de muestra que hará que la mayoría de los estadísticos les salga una erupción cutánea.

Sin embargo, un estudio más amplio y científico de 2013, publicado en el British Medical Journal, sugirió que hubo un aumento. El estudio examinó las tasas de natalidad en dos condados centrales de Cataluña, Solsones y Bages, durante 60 meses de 2007 a 2011.

El estudio decía: “Nuestros resultados muestran un aumento transitorio y significativo del 16 por ciento en los nacimientos en febrero de 2010, nueve meses después de las emocionantes victorias del FC Barcelona en mayo de 2009, lejos del aumento del 45 por ciento reportado por los medios de comunicación. Podemos inferir que, al menos entre la población objetivo, la euforia intensificada tras una victoria puede cultivar sensaciones hedónicas que resultan en celebraciones íntimas, de las cuales los nacimientos no planeados pueden ser una consecuencia”.


Foster realiza la parada crucial el año pasado (Simon Stacpoole/Offside/Offside via Getty Images)

Si, en este punto, necesitas tomarte un momento para refrescarte al haberte sentido abrumado por el amor con este lenguaje tan jugoso, entonces hazlo.

El problema es que, a menos de rastrear a cada persona que dio a luz en esas regiones en febrero de 2010 y preguntarles si fue el gol de Iniesta lo que los emocionó tanto, no hay una manera real de probar una conexión definitiva. Incluso los autores del informe estaban divididos en ese punto, y admitieron que sus lealtades podrían haber influenciado sus conclusiones.

Los informes indicaron que “algunos de los autores (que resulta que son aficionados del Barça) creen que un estímulo intenso y breve (los triunfos del Barça en mayo de 2009) fue la causa del aumento de nacimientos. Los autores restantes (que, incidentalmente, no son seguidores del Barça) interpretan que el término ‘generación Iniesta’ es un error de denominación”. Prejuicio de club grande… incluso llega a los investigadores académicos.

LEAR  Familias de Uvalde demandan a Meta, creador de videojuegos y fabricante de armas.

¿Y qué hay de las victorias en la Copa del Mundo? Si esta teoría fuera cierta, ¿no deberían inspirar nacionalmente la copulación y consecuentes problemas en las salas de maternidad en todas partes? Bueno, tal vez. Un vistazo a las tasas de natalidad en España después de ganar la Copa del Mundo 2010 en Sudáfrica sugiere que algo podría estar sucediendo. Según las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística, marzo de 2011 (es decir, nueve meses después del gol de la prórroga de Iniesta para España) vio 40,036 nacimientos, en comparación con 38,621 en enero, 36,694 en febrero, 37,528 en abril y 39,462 en mayo.

El gol de Andrés Iniesta en la final del Mundial 2010 cambió el fútbol español para siempre! 🇪🇸👏🏆

📺https://t.co/ezhfwgVNdI pic.twitter.com/DMSzUDF6iZ

— Copa Mundial FIFA 🏆 (@FIFAWorldCup) 8 de mayo de 2018

¡Ajá! Un aumento definitivo, entonces. Pero una mirada a las cifras de años anteriores muestra que hubo 41,830 nacimientos en marzo de 2009 y 40,462 en marzo de 2010. Ah, no tanto, entonces.

Además, investigadores del Instituto de Econonomía Laboral en Alemania realizaron un estudio en 2021 que analizó las tasas de natalidad mensuales en 50 países desde 1965, y las correlacionaron con Copas del Mundo y Eurocopas, y encontraron que las tasas de natalidad disminuyeron nueve meses después de esos torneos, no aumentaron.

“Según los autores”, decía el informe, “una posible explicación podría ser que un aumento masivo en el consumo de medios y entretenimiento, seguido de extensas celebraciones con amigos y compatriotas, viene a expensas de ‘tiempo de intimidad’.”

Al parecer, ha habido una cantidad considerable de investigaciones académicas sobre este fenómeno. Una, por Fabrizio Bernardi y Marco Cozzani para la Revista Europea de Población, realmente se adentró en las profundidades, trazando datos de nacimientos en España entre 2001 y 2015 contra probabilidades de apuestas, para analizar “sacudidas de ánimo” derivadas de los resultados. Encontraron muy poca correlación, pero el estudio valía la pena leerlo, si solo fuera por el subtitulo de “Relaciones íntimas celebratorias versus abstinencia triste”.

La teoría del Super Bowl se mencionó anteriormente, pero, al parecer, eso también es probablemente un disparate. Otro estudio, realizado por académicos de la Universidad de Carolina del Norte, encontró que básicamente no hubo cambios en las tasas de natalidad en las ciudades ganadoras del Super Bowl nueve meses después del gran juego.

En los pocos casos en que hubo cambios, el informe descubrió que, como con el estudio relacionado con las Copas del Mundo y las Eurocopas, disminuyeron, en lugar de aumentar.

Todo esto no es una sorpresa en particular para Josh Wilde, un investigador de fertilidad para el Centro Leverhulme de Ciencias Demográficas de la Universidad de Oxford.

“Realmente nunca hay cosas a las que puedas señalar y decir, enormes efectos eufóricos”, dice cuando se le pregunta qué tipo de cosas tienden a causar aumentos en las tasas de natalidad, señalando que eventos únicos identificables (como Covid-19 o problemas económicos en un país) son más propensos a estar detrás de disminuciones que aumentos. “El mejor predictor en cambios a corto plazo en las tasas de natalidad es la tasa de desempleo, de lejos.”

LEAR  Trabajo de los conductos de Lincolnshire retrasado - Agua Anglia

Wilde explica que siempre se pueden encontrar ejemplos de aumentos en las tasas de natalidad, los cuales es posible rastrear hasta una victoria deportiva de alguna descripción. Pero, en primer lugar, tienden a ser seleccionados y destacados por personas que lo utilizan, quizás, para promocionar un producto o crear un titular llamativo, y en segundo lugar, es básicamente imposible probar si están vinculados a esa victoria deportiva.

“¿Pueden?” él dice cuando le preguntan si los eventos deportivos pueden causar un aumento en las tasas de natalidad. “Bueno, cualquier cosa es posible. Pero ¿lo hacen? No.

“Otra cosa que debes considerar es que los nacimientos accidentales suceden, pero son cada vez más raros. Si tienes una pareja que tiene sexo una vez a la semana, y luego deciden tener sexo dos veces a la semana, no van a duplicar la cantidad de hijos que tienen, porque están tomando anticonceptivos o organizando sus vidas de alguna manera para evitar esos nacimientos.

“Si eres una de esas parejas y de repente te alegras porque tu equipo ganó, eso podría causar algunos nacimientos accidentales, pero no lo suficiente como para ser detectable a nivel de la población.”

Wilde también señala que generalmente las personas no expresan su alegría sobre la victoria de su equipo en juegos importantes de esa manera. Por lo general, las personas pueden celebrar saliendo a beber, o conduciendo por las calles tocando el claxon de sus autos y agitando una bufanda sobre sus cabezas, pero probablemente no se dirigen al dormitorio.

Siéntete libre de contradecir esto en los comentarios, pero imaginarías que muy pocos aficionados regresan a casa con una botella de champán en la mano y una rosa entre los dientes, declarando a su amado: “¡Querida: ¡victoria! ¡Sígueme arriba!” Es una noción relativamente ofensiva, si nada más: probablemente no te sentirías genial si la razón por la que tu pareja desea intimar es porque sus pasiones se han despertado no por ti, sino por un evento deportivo.

Wilde dice: “Piensa en las personas que no están tomando anticonceptivos y podrían estar propensas a estos nacimientos accidentales: ¿qué fracción de ellas estará tan contenta por una victoria en la Copa del Mundo, que incluso estarán en esa situación? Es una fracción de una fracción de una fracción de personas que están incluso en la situación en la que esto podría ocurrir, y si escuchas alguna afirmación que diga que las tasas de natalidad aumentan un 40 por ciento, es risiblemente inverosímil.

“¿Encontrarás en línea algunos ejemplos seleccionados de tasas de natalidad que suben nueve meses después de eventos deportivos? Sí. ¿Es eso algo sistemático que sucede en el mundo real? No.”

Así que ahí lo tenemos. Es nuestro deber solemne informarle a Ben Foster que, lamentablemente, casi con seguridad no fue responsable de un gran número de nuevos bebés en el área de Wrexham. Y parece que el fútbol, o cualquier otro deporte, en realidad no puede reclamar el mérito por un aumento en la nueva vida.

En última instancia, probablemente es lo mejor.

(Gráfico principal: Getty Images, diseño por Dan Goldfarb)