La UE llega a un acuerdo sobre la largamente esperada reforma de las reglas fiscales

Desbloquee el Editor’s Digest de forma gratuita

La UE ha acordado una reforma mucho retrasada de sus reglas fiscales, en un movimiento que los economistas dicen que traerá una era de presupuestos más ajustados, incluso cuando las perspectivas de crecimiento europeo están a punto de debilitarse.

Tras semanas de negociaciones, los negociadores de la UE en nombre de los gobiernos y el Parlamento Europeo acordaron el sábado establecer objetivos anuales para reducir la deuda pública y límites para el gasto público, una demanda clave de Alemania.

El compromiso da a los tesoros públicos más margen para inversiones públicas al permitir a los países reducir la deuda excesiva a un ritmo más lento durante cuatro a siete años. Además, como concesión a Francia e Italia, se permiten varias exenciones para un apriete más gradual del bolsillo público.

El acuerdo se produce después de que el llamado Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que limita los déficits públicos al 3 por ciento del producto interno bruto y la deuda nacional al 60 por ciento del PIB, se suspendiera durante los últimos cuatro años para permitir que los países se recuperaran de la pandemia y amortiguar el impacto de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, con deuda y déficits aumentando en todo el bloque.

Los economistas coinciden en que las reglas fiscales reformadas llevarán a los gobiernos a recortar progresivamente el gasto, afectando a la economía en dificultades de la región.

Después de expandirse a un magro ritmo del 0,5 por ciento en 2023, la zona del euro está lista para crecer un 0,8 por ciento este año, según el Banco Central Europeo. La Comisión Europea probablemente revisará sus propias estimaciones de crecimiento para 2024 a la baja la próxima semana.

LEAR  La comunidad judía de Quebec apoya a las víctimas que permanecen en Gaza.

Dani Stoilova, economista del banco francés BNP Paribas, estimó que los nuevos requisitos fiscales restarían unos 0,1 a 0,2 puntos porcentuales al PIB durante los próximos dos años.

España, la cuarta economía más grande de la zona del euro, tendría que realizar un ajuste fiscal adicional dentro de los mayores países del bloque bajo las nuevas reglas, reduciendo su déficit primario estructural en un punto porcentual adicional del PIB más de lo planeado en 2025, según una estimación de BNP Paribas.

Las reglas tendrán poco impacto en Alemania, la mayor economía de Europa, donde una reciente sentencia del tribunal constitucional sobre las reglas presupuestarias nacionales obligó al gobierno a reducir aún más sus gastos planificados.

Francia no ha logrado un superavit en su presupuesto primario que excluye los costos de intereses desde 2008 y la agencia calificadora S&P Global pronosticó esta semana que en esta medida su déficit seguiría siendo uno de los más grandes de la zona del euro durante los próximos tres años. Morgan Stanley estimó recientemente que Francia era la menos probable de las cuatro principales economías de la zona del euro en cumplir los objetivos establecidos bajo las nuevas reglas.

Italia, que tiene la mayor carga de deuda entre las principales economías de la zona del euro, también tendrá dificultades para reducirla, según los economistas de Morgan Stanley.

“Italia ha publicado históricamente superávits primarios, pero su capacidad para lograr el ajuste requerido no es algo seguro, en un contexto en el que tiene que pagar altos gastos de intereses”, escribieron recientemente en una nota a clientes.

LEAR  ¿Nvidia o Super Micro Computer? - Which one to choose?

En general, la opinión general es que las reglas son más exigentes que el statu quo, pero más laxas que el marco anterior que se suspendió en 2020 y que no se aplicó de manera consistente.

“El riesgo con las nuevas reglas es que fracasen en la primera prueba, obligando a un nivel de ajuste fiscal que es contraproducente dada las dificultades de crecimiento y estratégicas que enfrenta la UE”, dijo Mujtaba Rahman, director gerente de Europa en Eurasia Group.

Mucho dependerá del grado de flexibilidad con el que aplicará la comisión las nuevas reglas, que entrarán en vigor a partir de 2025.

“Este acuerdo final no es el pacto de mis sueños, es diferente a las propuestas de la comisión, especialmente porque es mucho más complicado”, dijo Paolo Gentiloni, comisario de economía de la UE, cuya propuesta original fue la base para el marco final.

“Pero al tomar esta decisión, debemos ser muy serios sobre el hecho de que debemos implementarla y hacerla cumplir”.