La policía brasileña arresta a los presuntos cerebros detrás del asesinato de la concejala convertida en ícona.

RIO DE JANEIRO (AP) — La policía federal de Brasil arrestó el domingo a los hombres sospechosos de ordenar el asesinato de una concejala de Río de Janeiro en 2018, un paso muy esperado después de años de clamor de la sociedad por justicia.

El brutal asesinato de Marielle Franco, concejala de Río de Janeiro de 38 años, afrodescendiente y bisexual, en un tiroteo desde un vehículo en movimiento, sacudió profundamente a Brasil y resonó en todo el mundo.

Dos fuentes de la policía federal con conocimiento de la investigación informaron a The Associated Press que el diputado Chiquinho Brazão y su hermano Domingos Brazão, miembro del organismo de control de cuentas del estado de Río, fueron detenidos por sospechas de ordenar el ataque contra Franco. Ambos tienen presuntos vínculos con grupos criminales, conocidos como milicias, que cobran ilegalmente a los residentes por diversos servicios, incluida protección.

Las fuentes no aclararon cuál habría sido su posible motivo.

El miércoles, el Ministro de Justicia de Brasil, Ricardo Lewandowski, dijo que la Corte Suprema del país había validado una delación premiada para el tirador que fue arrestado junto con el conductor en 2019.

La investigación del asesinato de Franco estuvo plagada de problemas durante años. La policía civil del estado de Río no pudo resolver el caso después del arresto y enjuiciamiento del tirador y el conductor. Los detectives principales fueron cambiados cuatro veces hasta febrero de 2023, cuando las autoridades federales se hicieron cargo del caso.

El conductor admitió en 2023 el doble asesinato de Franco y su chofer. El tirador, el exoficial de policía Ronnie Lessa, firmó un acuerdo de delación con las autoridades en enero y su confesión llevó a las detenciones del domingo.

LEAR  Patinar sobre hielo y el cerebro

Rivaldo Barbosa, jefe de la policía de Río en el momento del asesinato, también fue arrestado por presunta obstrucción de la investigación, según las fuentes.

Franco, la concejala, trabajó como asistente del entonces diputado estatal Marcelo Freixo en 2008, cuando presidió un comité especial que investigaba las milicias en la asamblea legislativa del estado de Río. El informe final de Freixo acusó a 226 presuntos miembros de milicias, políticos y empleados gubernamentales, incluido Domingos Brazão. Aunque Brazão fue mencionado en el informe, no fue acusado.

La violencia política no es algo raro en Río, y estos asesinatos suelen estar relacionados con disputas territoriales y políticas. Pero generalmente quedan sin resolver y nunca despiertan el mismo nivel de indignación que el de la muerte de Marielle. Ella era una estrella política en ascenso, ganándose el respeto por exponer abusos policiales y violencia contra los residentes de barrios de clase trabajadora conocidos como favelas.

Conocida universalmente por su nombre de pila, Marielle creció en una favela, el barrio de Mare cerca del aeropuerto internacional de Río. Se convirtió en activista de derechos humanos después de que su amigo muriera por una bala perdida en un tiroteo entre policías y traficantes de drogas. Trabajó para Freixo investigando el crimen organizado, y luego ganó un escaño en el concejo municipal de Río en 2016. Siguió recibiendo y compartiendo denuncias de abuso policial hasta días antes de su muerte.

Destacaba como una de las pocas mujeres afrodescendientes en el concejo y, aunque su firmeza y simple presencia incomodaba a algunos, ella no cedía.

“¿Por qué eligieron a Marielle? Sin duda porque es una mujer negra, estaban seguros de que quedarían impunes”, dijo Freixo en X, anteriormente Twitter. Escribió que la gente se reunió un día después de su asesinato para lamentarla y quienes la mataron no fueron capaces de ver “la grandeza de lo que Marielle representaba”.

LEAR  Rusia ha perdido más de 4.000 soldados en el frente oriental en las últimas 2 semanas

En la noche del 14 de marzo de 2018, dejó un evento para empoderar a jóvenes mujeres afrodescendientes cuando un auto se detuvo junto al suyo y abrió fuego. Marielle y su chofer, Anderson Gomes, murieron en el acto.

La brutalidad del asesinato y la esperanza política que había encarnado la convirtieron en un símbolo de la resistencia de izquierda en Brasil y en el extranjero: La gente organizó enormes protestas para canalizar su indignación; su silueta fue pintada en muros por todo Brasil e impresa en camisetas; su nombre figura en una placa de la calle frente al concejo municipal de Río; un jardín público en París lleva su nombre; y su hermana, Anielle Franco, ha sido nombrada ministra de igualdad racial de Brasil.

Anielle dijo el domingo en redes sociales que los arrestos fueron un momento emocionante y que dieron una respuesta “a los residentes de favelas que votaron por Marielle, a las mujeres que pusieron sus cuerpos al servicio de la política”.

El clan político de los hermanos Brazão está asociado con un área de la ciudad históricamente dominada por milicias – grupos inicialmente formados principalmente por exagentes de policía y oficiales fuera de servicio que querían combatir la delincuencia en sus vecindarios con fuerza armada. Comenzaron a extorsionar a propietarios de tiendas y cobrar por servicios como internet, gas de cocina y televisión por cable. Más recientemente, han expandido sus actividades ilícitas al acaparamiento de tierras y al desarrollo inmobiliario.

Las milicias controlan ahora más de la mitad del territorio en la región metropolitana de Río, según un estudio de 2022 de la Universidad Federal Fluminense y el Instituto Fogo Cruzado.

LEAR  Los hilos pueden mostrar contenido Ultra HDR y HDR de 10 bits.

__

Sá Pessoa informó desde Sao Paulo. Los periodistas de AP Eleonore Hughes y Mauricio Savarese contribuyeron a este reportaje desde Río y Sao Paulo, respectivamente.