La democracia se desmorona en países africanos que alguna vez fueron gobernados por Francia.

En Senegal, el presidente intentó cancelar unas elecciones. En Níger, un golpe de Estado militar derrocó a un presidente electo, quien aún está encarcelado en el palacio presidencial ocho meses después. En Chad, el principal político de la oposición fue asesinado en un tiroteo con fuerzas de seguridad. Y en Túnez, una vez la única historia de éxito democrático de las rebeliones de la Primavera Árabe, el presidente está llevando al estado hacia una mayor autocracia.

La democracia está en apuros en las antiguas colonias francesas en África. Y las dos formas en las que se está subvirtiendo – por parte de los funcionarios electos encargados de defenderla, o por los golpistas que derrocan gobiernos – son manifestaciones del mismo malestar, según algunos expertos.

Después de ganar la independencia de Francia en la década de 1960, los estados nacientes modelaron sus constituciones según las de Francia, concentrando el poder en manos de los presidentes. Y Francia mantuvo una red de lazos comerciales y políticos con sus antiguas colonias – un sistema conocido como Françafrique – a menudo apuntalando gobiernos corruptos. Estas son algunas de las razones que los analistas citan como causa de la crisis democrática en estos países.

Si bien la mayoría de los africanos encuestados aún dicen que prefieren la democracia a otras formas de gobierno, el apoyo a esta está disminuyendo en África, mientras que la aprobación del gobierno militar está en aumento – se ha duplicado desde 2000. Ese cambio está ocurriendo mucho más rápido en las antiguas colonias francesas que en las británicas, según Boniface Dulani, director de encuestas de Afrobarómetro, una organización de investigación no partidista.

“La gente ha quedado desencantada con la democracia,” dijo.

El terreno se ha preparado para los golpes militares. Ocho de los nueve golpes de Estado exitosos en África desde 2020 han sido en antiguas colonias francesas – la única excepción es Sudán, una antigua colonia británica. Las antiguas colonias francesas han sido “campeonas de los golpes de Estado” así como campeonas de una falsa pretensión de “orden constitucional” y democracia, según Ndongo Samba Sylla, coautor de un nuevo libro sobre Francia y sus antiguas colonias africanas.

“La gente común está en contra de su orden constitucional,” dijo el Sr. Sylla. “Llamamos a esto un orden despótico.”

Ninguno de los nueve países africanos catalogados como “libres” por Freedom House, un grupo pro democracia, es una antigua colonia francesa. Y la mitad de las 20 antiguas colonias francesas del continente recibieron la peor clasificación del grupo: “no libres”. Todas ellas obtuvieron una puntuación menor en la escala de libertad de Freedom House en 2023 que en 2019, excepto Yibuti y Marruecos, que se mantuvieron iguales, y Mauritania, que después de décadas de gobierno militar comenzó a celebrar elecciones recientemente.

LEAR  La oposición de Corea del Sur gana por mayoría abrumadora en la votación parlamentaria en un duro golpe para Yoon.

Y el gobierno militar ha vuelto, aunque los líderes de las juntas a menudo hablan el lenguaje de la democracia, llamándose a sí mismos “gobiernos de transición”, prometiendo elecciones y nombrando ministros civiles.

Guinea, que ha sido gobernada por militares desde que soldados tomaron el palacio presidencial en 2021, debía celebrar elecciones este octubre. Pero en febrero, los soldados se reunieron en ese mismo palacio para emitir un decreto que amenazaba con retrasar cualquier elección.

“El gobierno está disuelto,” declaró un soldado, mientras otros 19 miembros de la junta y soldados armados permanecían detrás de él en forma de uniforme en la escalera alfombrada en rojo del palacio.

Senegal fue visto durante mucho tiempo como una excepción a esta tendencia antidemocrática, pero en febrero, el presidente Macky Sall sorprendió al país al posponer indefinidamente las elecciones para su sucesor, solo tres semanas antes de que comenzara la votación.

Su administración ha adoptado tácticas utilizadas por otros que buscan permanecer en el poder en África francofona: cerrando internet, prohibiendo manifestaciones, matando a manifestantes y enviando a políticos de la oposición a la cárcel.

La corte constitucional de Senegal restableció las elecciones, que ahora están programadas para este domingo. Y el Sr. Sall acaba de liberar a dos líderes clave de la oposición de la cárcel – uno de ellos un candidato presidencial.

Por supuesto, el retroceso democrático no se limita a las antiguas colonias francesas en África. Desde Estados Unidos hasta Brasil, y Hungría hasta Venezuela, la democracia ha enfrentado desafíos en muchos países a nivel mundial. Y los países africanos sin vínculos históricos con Francia no están exentos: líderes en Ruanda, Uganda y Zimbabue, por ejemplo, no toleran la disidencia.

Pero lo que las antiguas colonias francesas tienen en común son sistemas políticos fuertemente influenciados por Francia con poderes presidenciales extremadamente fuertes, que sus instituciones luchan por controlar, dijo Gilles Olakounlé Yabi, fundador y director ejecutivo del Grupo de Reflexión Ciudadana de África Occidental.

“Ese legado todavía está muy presente”, dijo.

En Benín en 2021, el presidente Patrice Talon fue reelegido después de cambiar las reglas electorales para hacer imposible que cualquiera excepto sus seguidores se postulara para el cargo. El presidente camerunés de 91 años, Paul Biya, ha estado en el poder desde 1982, después de eliminar los límites de mandatos. La política de Togo ha estado controlada por la misma familia desde 1963, a pesar de las llamadas a la reforma electoral. En Costa de Marfil, el presidente en funciones, Alassane Ouattara, ganó un tercer mandato controvertido en 2020 con el 94 por ciento de los votos, en lo que los miembros de la oposición llamaron una “elección fraudulenta”.

LEAR  El impacto de los gráficos por computadora en la visualización arquitectónica

El Sr. Yabi llama a esta malaise “hiperpresidencialismo” y desde hace tiempo ha argumentado que los países deberían adoptar constituciones más detalladas para fortalecer los controles y equilibrios y frenar a los líderes individuales.

También hay países no francófonos que sufren de “hiperpresidencialismo”, dijo el Sr. Yabi. Pero las antiguas colonias británicas en África tienden a tener parlamentos y sistemas judiciales más fuertes que limitan los poderes de los presidentes.

El Sahel, la franja árida al sur del Sahara, ha sido testigo de una sucesión de golpes de Estado. Hace cinco años, Malí, Níger y Burkina Faso tenían presidentes que reprimían a la oposición, censuraban la prensa o intentaban cambiar las constituciones. Ahora están bajo gobierno militar.

Se produjo un cambio radical en toda África en la década de 1960, cuando los países obtuvieron la independencia de sus gobernantes coloniales, y nuevamente al comienzo de la democracia multipartidista en la década de 1990 que siguió a décadas de gobierno de partido único o militar.

La región está en otro “momento definitorio”, dijo Ibrahim Yahaya Ibrahim, analista del Grupo Internacional de Crisis centrado en el Sahel. Esta vez se trata de si la democracia regresará a los países dirigidos por las juntas militares, que todos han prometido elecciones en 2024 pero muestran pocos signos de organizarlas.

Mucha gente que vive bajo gobierno militar dice que las elecciones no son una prioridad. Las juntas ganan popularidad criticando a Francia, expulsando a los soldados y medios franceses y asociándose con Rusia, incluso cuando los ciudadanos luchan por llegar a fin de mes, en parte como resultado de las sanciones regionales impuestas a los países dirigidos por las juntas.

“Es un infierno”, admitió Abdoulaye Cissé, un repartidor de motocicletas en Bamako, la capital de Malí, recientemente. Pero él no quiere elecciones porque la junta está trabajando duro, dijo. “Tenemos que intentar apoyarlos y darles un poco de tiempo”, dijo.

LEAR  Brasil aprueba una importante reforma fiscal que Lula dice que "facilitará la inversión"

Para Mamadou Koné, un guardia de seguridad en Bamako, la junta representa “un primer intento de los líderes africanos de liberarse por completo de la opresión colonial.” Los aumentos de precios y la escasez de alimentos son solo parte del “alto precio a pagar por la libertad”, dijo.

La influencia de Francia en el continente ha cambiado y disminuido en las últimas décadas, centrándose más recientemente en la lucha contra los yihadistas en el Sahel. Pero la percepción de que todavía mueve los hilos es real, dicen los analistas, y dirige la política en toda África francófona.

Ciertos presidentes y organizaciones regionales consideradas aliadas de Francia se ven manchadas por asociación, como la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental, o CEDEAO, una confederación de países que a menudo es acusada de condenar los golpes militares pero no los intentos de poder por parte de los presidentes en funciones. Cuando ocurrió el golpe en Níger, la CEDEAO amenazó con invadir; cuando el presidente de Senegal canceló las elecciones, solo emitió un comunicado alentándolo a celebrar elecciones.

El líder de la junta en Burkina Faso, quien se convirtió en el presidente más joven del mundo cuando tomó el poder en 2022, dijo recientemente que los presidentes civiles de los países de la alianza de la CEDEAO eran golpistas como él.

“Hay muchos golpistas en la CEDEAO”, dijo el Capitán Ibrahim Traoré en diciembre, vistiendo una boina roja y un traje de camuflaje del desierto mientras se sentaba en una silla dorada que antes ocupaba su antecesor civil. “Nunca han obedecido sus propias reglas”.

Muchos africanos occidentales están de acuerdo, y están más abiertos al tipo de golpe militar de lo que solían ser.

En Malí, Burkina Faso y Níger, las juntas son a menudo vistas como representantes del pueblo y sus intereses, mientras que los líderes electos son vistos como peones occidentales – y especialmente franceses.

“Hay un sentido de que Francia interviene mucho en la región y que muchos de estos líderes son básicamente títeres de Francia”, dijo el Sr. Dulani, de Afrobarómetro. “Parte de este desencanto con la democracia es hasta qué punto la gente piensa que los gobiernos democráticos están sirviendo los intereses de Francia más que los suyos propios”.

Mamadou Tapily contribuyó con reportajes desde Bamako, Malí.