Juli Lynne Charlot, creadora de la falda estilo poodle, fallece a los 101 años.

¿Qué debe hacer una viscondesa judía cuando tiene un título pero no dinero, una invitación a una fiesta pero no ropa y unas tijeras pero no sabe coser? ¡Inventar la falda de poodle, por supuesto!

Eso es, precisamente, lo que Juli Lynne Charlot hizo a finales de 1947, creando así un símbolo de la cultura material de mediados del siglo XX tan evocador como el zapato de hebilla, el Hula-Hoop y el flamenco de plástico rosa para el césped.

La Sra. Charlot, una nativa de Nueva York que falleció en su hogar en Tepoztlán, México, el domingo a los 101 años, había sido cantante en Hollywood antes de su matrimonio a mediados de la década de 1940 con un visconde, o noble británico. Consciente de la moda pero desafortunada con la costura, descubrió por necesidad un modelo para una falda llamativa que no requería costura: tomar un gran trozo de fieltro de un solo color, cortarlo en un círculo expansivo, adornarlo con figuras aplicadas alegres en colores contrastantes, hacer un agujero en el centro y ¡listo!

El resultado, la falda de poodle adornada, fue ubicua a lo largo de la década de 1950, comprada en masa por mujeres y, en particular, adolescentes. Con su abundante tela que se ampliaba cuando quien la llevaba daba vueltas, era perfecta para un baile de calcetines.

A lo largo de los años, las faldas circulares de la Sra. Charlot y sus muchos imitadores venían adornadas con una variedad de aplicaciones figurativas, que a menudo comprendían pequeñas narrativas visuales. Pero debido a que la encarnación más popular de la prenda tenía imágenes de caniches, todas las faldas de ese estilo pasaron a llamarse genéricamente faldas de poodle.

LEAR  Realidad aumentada en la fabricación: mejora de los procesos de producción

“Cuando era una adolescente, todas las chicas en el mundo occidental usaban una falda de poodle”, escribió la humorista Erma Bombeck en una columna de 1984. Continuó definiéndola como “una falda con suficiente tela para cubrir Nueva Jersey con un gran caniche aplicado en ella”.

Nacida literalmente de la abundancia de la posguerra, la falda de poodle se fusionó perfectamente con la cultura juvenil de la década de 1950, un conjunto de trajes alegres que parecían anticipar una era despreocupada. A pesar de la Guerra Fría, la falda parecía decir: vamos a dar vueltas alrededor del reloj.

En años posteriores, la falda de poodle se convirtió en un sinónimo visual de toda una década. Incluso hoy en día, apenas se puede montar una producción de “Grease” o “Bye Bye Birdie” sin una de estas faldas.

La hija de Phillip y Betty (Cohen) Agin, inmigrantes judíos de Europa del Este, la Sra. Charlot nació como Shirley Agin el 26 de octubre de 1922 en Manhattan.

Cuando era niña, su familia se mudó al sur de California. Allí, su padre, un electricista, y su madre, una bordadora, ejercían sus oficios en los estudios de Hollywood.

“Decidí convertirme en una cantante de ópera famosa”, dijo Ms. Charlot tras tomar lecciones de canto a los 13 años.

Después de graduarse de la Escuela Secundaria de Hollywood, cantó con la Ópera Ligera Cívica de Los Ángeles y con la orquesta de Xavier Cugat. Durante la Segunda Guerra Mundial, actuó con los Hermanos Marx en una gira por las bases militares de EE. UU.

LEAR  Un tribunal en Rusia agrega dos años más a la condena de prisión del colaborador de Navalny

A lo largo de sus años como intérprete, diseñó su propio guardarropa. Porque había rechazado aprender a coser, contrató a una costurera para dar vida a sus diseños.

Ms. Charlot no tuvo escasez de “admiradores celebridades” según sus propias palabras, entre ellos Harold Lloyd, Gary Cooper e Isaac Stern, el violinista.

Contrajo matrimonio cuatro veces, “con dos millonarios, un conde real y un hijo de un” y aquí hizo una pausa para crear dramatismo “barón”.

El primer matrimonio, con el primer millonario, “realmente no cuenta”, dijo Ms. Charlot. Se divorciaron después de tres días.

Justo después de la guerra, se fugó a Las Vegas con Philip Charlot, un oficial de la Marina Real Británica. El hijo de un padre francés y una madre inglesa también resultó ser, ella descubrió solo después, un visconde.

Al año siguiente, la falda de poodle había dado lugar a una versión contemporánea tradicional en la moda de Novias de México. Esto de encontraba en Tepoztlán, al sur de la Ciudad de México, y así fue hasta su muerte.

Para el apogeo de la loca década de 1960, la minifalda había puesto fin al estilo de la falda de poodle. Pero antes de que eso sucediera, una joven fue capturada en una fotografía de prensa que demostró el alcance del trabajo de la Sra. Charlot.

Las imágenes mostraban a una mujer ataviada en una falda azul acero de Ms. Charlot con apliques de corazones, flores…