Intervenciones Extranjeras en Haití: Una Breve Historia

La policía keniata se dirige pronto a Haití con una misión desafiante: ayudar a restaurar el orden en un país donde los asesinatos y secuestros son tan frecuentes que cientos de miles de personas han huido de sus hogares y donde, durante años, ha sido demasiado peligroso celebrar elecciones.

No es la primera vez que una fuerza internacional ha ido a Haití en nombre de la ley y el orden. Ni siquiera la segunda. Ni siquiera la tercera.

En el último siglo, soldados de todo el mundo, incluidos los Estados Unidos, se han desplegado en Haití. En los últimos 30 años, las Naciones Unidas han lanzado al menos seis misiones de mantenimiento de la paz en Haití. Los soldados internacionales han restaurado presidentes derrocados, los han ayudado a salir y han ayudado a capacitar a la Policía Nacional de Haití. Pero también han dejado legados sombríos de explotación sexual, víctimas civiles y enfermedades mortales.

A continuación se presenta un vistazo a algunas de las intervenciones internacionales en Haití.

¿Ha invadido alguna vez los Estados Unidos a Haití?

Sí. Más de una vez.

Los Estados Unidos invadieron Haití en 1915, después del asesinato ese año del presidente Jean Vilbrun Guillaume Sam de Haití, y se quedaron durante casi 20 años, una de las ocupaciones más largas de la historia estadounidense. El presidente Woodrow Wilson ordenó la invasión en nombre de prevenir la anarquía, pero incluso los historiadores del gobierno de los Estados Unidos reconocen que el despliegue estaba más dirigido a proteger los activos estadounidenses en la zona y mantener a raya a los alemanes.

Los comerciantes alemanes dominaban el comercio con Haití y, en aquel momento, eran considerados el principal rival de los Estados Unidos en el Caribe. Los estadounidenses tomaron el control del banco central de Haití y crearon una fuerza laboral similar a la esclavitud. Los estadounidenses supervisaron la construcción de carreteras y hospitales, utilizando el trabajo forzado de los haitianos pobres. Los Estados Unidos instalaron presidentes títeres y reescribieron la Constitución de Haití para dar a los extranjeros el derecho de poseer tierras.

LEAR  El peligroso juego de pelota constitucional de Gran Bretaña.

Cuando estallaron huelgas y disturbios en Haití, los marines estadounidenses abrieron fuego contra los manifestantes, matando a 12 haitianos. Después de esa masacre, Wilson nombró una comisión para estudiar la retirada de Haití, y la ocupación terminó en 1934. Los estadounidenses regresaron 60 años después con una misión que llamaron Operación Uphold Democracy. En 1994, tres años después de que el presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide fuera derrocado en un golpe militar, el presidente Bill Clinton ordenó más de 20,000 tropas a Haití. Las tropas estadounidenses fueron recibidas con vítores por las masas de haitianos que apoyaban al Sr. Aristide, quien era popular en las comunidades de bajos ingresos. Fue restaurado en el poder y terminó su mandato. En 2004, Estados Unidos, Canadá y Francia crearon la Fuerza Internacional Multinacional, que se desplegó en Haití cuando el Sr. Aristide, quien había sido elegido por segunda vez, fue expulsado nuevamente.

¿Y las Naciones Unidas?

Las Naciones Unidas han enviado varias misiones a Haití, cada una con su propio acrónimo impronunciable. Las Naciones Unidas dijeron que su misión de 1993, conocida como UNMIH, ayudó a crear un ambiente propicio para las elecciones y apoyó en la formación, capacitación y apoyo de la nueva fuerza policial. Varias misiones más siguieron, pero ninguna fue tan duradera y notoria como la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití, conocida como MINUSTAH, que duró de 2004 a 2017. Después de que las fuerzas rebeldes lograron derrocar la segunda presidencia de Aristide y unos meses después de que él se fuera al exilio, el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó a MINUSTAH para abordar los conflictos armados que se habían extendido a varias ciudades haitianas.

LEAR  Nepal organiza una cumbre de inversiones con la esperanza de atraer dinero extranjero para proyectos de energía hidroeléctrica.

La misión debía apoyar al gobierno de transición estableciendo un entorno estable que permitiera elecciones y la entrega de ayuda internacional. La fuerza de mantenimiento de la paz que la ONU mantenía en Haití llegó en ocasiones a tener hasta 13,000 miembros. La ONU atribuyó a la fuerza haber ayudado al país a través de una serie de desastres naturales, incluido un devastador terremoto en 2010, que el gobierno haitiano dijo que mató a 316,000 personas, incluidos 102 miembros de MINUSTAH. La ONU también mencionó que su misión había llevado a una reducción de homicidios y violencia política. Según la ONU, se capacitó a 15,000 agentes de policía y los secuestros disminuyeron en un 95%.

“Trece años después de la llegada de MINUSTAH, la violencia política ha disminuido considerablemente y las amenazas inmediatas de bandas armadas, cuyos orígenes se remontan a divisiones sociales y políticas, se han reducido significativamente”, escribió António Guterres, secretario general de la ONU, en un informe final de 2017. Sin embargo, reconoció que “a pesar de muchos logros claros, el cólera y el abuso sexual por parte de miembros de la fuerza de la ONU habían arrojado una sombra sobre la relación de la agencia con el pueblo haitiano”.

Al menos 10,000 personas murieron de cólera, que fue introducido al país a través de la mala higiene en un campamento de la ONU para soldados nepaleses. Aunque la ONU se disculpó, las familias de los enfermos y muertos nunca fueron compensadas. La ONU solo recaudó el 5% de los $400 millones prometidos para ayudar a las víctimas y construir centros de tratamiento de cólera. “Fue bastante vergonzoso”, dijo Beatrice Lindstrom, abogada de derechos humanos que representó a las víctimas en una demanda fallida contra la ONU. También se acusó a los soldados enviados a los barrios pobres de usar fuerza excesiva en varias ocasiones, lo que dejó civiles muertos. En algunas operaciones, la ONU usó granadas y decenas de miles de balas. “Hay razones reales para preocuparse por cómo se verá esta misión de Kenia desde la perspectiva de las víctimas civiles”, dijo la Sra. Lindstrom.

LEAR  Ucrania necesita A-10 Warthogs y plataformas de misiles de crucero - comandante militar de alto rango

La ONU todavía está lidiando con las secuelas de los cientos de niños que los soldados engendraron y abandonaron en Haití. Además, en 2007, la ONU anunció que había enviado de regreso a casa a 108 soldados esrilanqueses que habían explotado sexualmente a menores. Al preguntársele si la misión se consideraba un éxito, la ONU dijo en un comunicado que el despliegue “estabilizó el país cuando estaba al borde del colapso, con una profunda polarización e inestabilidad política, una fuerza policial disfuncional y una autoridad estatal casi inexistente”.

El apoyo de la ONU en la selección, contratación y capacitación de la policía haitiana ayudó a que la fuerza creciera de 2,500 agentes a más de 15,000, dijo la ONU. “MINUSTAH abrió espacio para que tuvieran lugar procesos políticos y democráticos, incluida la organización de procesos electorales”, dijo el comunicado. A pesar de todo, los expertos se preocupan de que los legados problemáticos de las intervenciones pasadas se repitan simplemente. “Ninguna de estas intervenciones ha sido beneficiosa para Haití”, dijo François Pierre-Louis, presidente del departamento de ciencia política del Queens College, quien fue miembro del gabinete de Aristide. “Estoy en contra de la intervención por principio”, agregó. “Hay que responsabilizar a las personas por sus acciones. Déjenlos fracasar para que se apropien del proceso.”