Intel recibirá $8.5 mil millones en financiamiento de EE.UU. para la fabricación de chips de alta gama.

Desbloquea el Editor’s Digest de forma gratuita

Intel recibirá $8.5 mil millones en financiamiento directo y $11 mil millones en préstamos del gobierno de EE. UU. para expandir su capacidad de fabricar chips de alta gama, en un intento por reinventarse como un campeón nacional en el sector y competir con empresas como TSMC de Taiwán y Samsung de Corea del Sur.

El presidente de EE. UU., Joe Biden, viajará al sitio de Intel en Chandler, Arizona, el miércoles para anunciar el paquete, que se destinará a la construcción de nuevas instalaciones para la empresa en el estado suroeste, así como en Ohio, Nuevo México y Oregón.

La intervención de Biden en Arizona, uno de los pocos estados decisivos que decidirán las elecciones presidenciales de EE. UU. que lo enfrentan a Donald Trump, se produce cuando el presidente demócrata intenta impulsar su alicaída aprobación en la economía.

El financiamiento del gobierno para la fabricación de chips, aprobado por el Congreso en 2022, es parte de la amplia agenda de Biden para revitalizar la manufactura nacional en áreas que van desde la energía limpia hasta semiconductores y acero.

Intel ya se ha comprometido a invertir $100 mil millones en fabricación de chips durante los próximos cinco años. Había dicho que espera beneficiarse aún más de los créditos fiscales del Tesoro de EE. UU. que le permitirán amortizar hasta un 25 por ciento de esa inversión.

Los $8.5 mil millones se distribuirán en etapas, sujeto a que Intel alcance ciertos “hitos”, dijeron altos funcionarios de la Casa Blanca. Esperan que el financiamiento genere 30,000 empleos en el sector de chips.

LEAR  Apple abandona planes para desarrollar pantallas MicroLED para el Apple Watch

Los funcionarios indicaron que los fondos para Intel deberían comenzar a llegar más tarde este año una vez que se finalice el acuerdo. En total, es probable que constitute la subvención más grande realizada bajo la Ley de Chips y Ciencia de 2022, que previó $52 mil millones en subsidios para ayudar a trasladar la fabricación de semiconductores de regreso a EE. UU. en medio de tensiones geopolíticas con China.

Gina Raimondo, secretaria de comercio de EE. UU., dijo a los periodistas que la subvención encaminaría a EE. UU. a cumplir su objetivo de garantizar que el 20 por ciento de los chips más avanzados del mundo se fabriquen en EE. UU. para fines de la década.

La gran mayoría de los semiconductores de alta gama actualmente son fabricados por TSMC. EE. UU. depende de “un número muy reducido de fábricas en Asia para todos nuestros chips más sofisticados”, dijo Raimondo, lo que describió como una situación insostenible desde la perspectiva económica y de seguridad nacional de EE. UU.

Raimondo agregó que pronto seguirían nuevas subvenciones bajo la Ley de Chips. TSMC y Samsung, que también operan instalaciones en EE. UU., están pendientes de sus propios paquetes de subsidios.

El director ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger, calificó la medida como un “momento decisivo para EE. UU. e Intel mientras trabajamos para impulsar el siguiente gran capítulo de la innovación en semiconductores estadounidenses”, especialmente en la carrera por desarrollar la IA que demanda chips cada vez más potentes y sofisticados.

Desde que asumió el cargo en la empresa hace tres años, Gelsinger ha intentado restaurar el liderazgo de la compañía en los procesos de fabricación más avanzados, al mismo tiempo que la convierte en una opción atractiva para ayudar a los diseñadores a construir sus propios chips, los cuales también podrían competir con los de Intel.

LEAR  ¿Bitcoin bajó por debajo de los $63,000? ¿Está BTC en oferta mientras el Fondo de Pensiones del Gobierno de Japón solicita información para nuevas inversiones?

Gelsinger se ha convertido en un defensor vocal de trasladar la fabricación de chips de regreso a EE. UU. después de décadas de falta de inversión. Ha dicho que su objetivo es garantizar que el 50 por ciento de todos los semiconductores del mundo se fabriquen en EE. UU. y Europa en una década.

Los fondos de la nueva Ley de Chips estarán dirigidos principalmente al desarrollo del “nodo” 18A de Intel, en referencia a su proceso de fabricación para los chips más pequeños y potentes. Marca el paso final en el plan de Gelsinger de desarrollar cinco “nodos” de este tipo en cuatro años.

En febrero, Microsoft reveló que sería uno de los primeros clientes de fabricación 18A de Intel.