El juez respalda el juicio para Luis Rubiales, exjefe del fútbol español, por el beso en la Copa del Mundo

Un juez de la Audiencia Nacional de España recomendó el jueves que Luis Rubiales, exjefe del fútbol del país, sea juzgado por una acusación de agresión sexual por besar a una jugadora estrella durante la ceremonia de entrega de medallas de la Copa Mundial Femenina en Sydney, Australia, el verano pasado. El beso no fue consentido.

Si es hallado culpable de agresión sexual, Rubiales enfrentaría una condena de prisión de uno a cuatro años. El caso trastornó el fútbol femenino español y generó un debate sobre el sexismo en el deporte en España.

El juez también recomendó que Rubiales y tres funcionarios de la Real Federación Española de Fútbol, el organismo rector del fútbol en el país, incluido Jorge Vilda, quien fue despedido como entrenador del equipo femenino tras el incidente, sean juzgados por cargos de coacción por presionar a la jugadora Jennifer Hermoso para demostrar su apoyo a Rubiales inmediatamente después del beso.

El fallo fue el resultado de una investigación previa al juicio, presidida por el juez Francisco de Jorge, en la que testificaron la Sra. Hermoso, funcionarios y otros jugadores sobre las acusaciones de agresión sexual contra Rubiales en una audiencia a puerta cerrada que finalizó el 2 de enero. El juez también examinó videos del beso desde diversos ángulos y un video grabado en un autobús después de la ceremonia de entrega de medallas, en el que la Sra. Hermoso parecía al principio restar importancia al incidente.

La Sra. Hermoso, quien se espera juegue para España en los Juegos Olímpicos de París este verano si el país se clasifica, no estuvo disponible de inmediato para hacer comentarios.

LEAR  Apache ZooKeeper: Servicio de coordinación para sistemas distribuidos de Big Data

La jugadora presentó una denuncia penal contra Rubiales en septiembre, dos semanas y media después de que él la besara a la fuerza en la boca, en vivo por televisión, en el podio mientras el equipo celebraba su victoria sobre Inglaterra en la final de la Copa Mundial. La denuncia allanó el camino para que los fiscales abrieran un caso contra Rubiales.

Incluso el primer ministro, Pedro Sánchez, se sumó a la polémica posterior al partido, calificando el beso de “inaceptable”.

Rubiales ofreció inicialmente una disculpa a medias por su comportamiento. Pero luego intentó trasladar la culpa a la Sra. Hermoso, diciendo que ella lo había “acercado a su cuerpo” durante el abrazo. Después de un discurso desafiante en el que se negó a dimitir y arremetió contra lo que calificó de “feminismo falso”, recibió una ovación de pie de sus colegas en la federación de fútbol.

En respuesta, miembros de la selección nacional femenina de fútbol de España y decenas de otros jugadores firmaron un ultimátum, prometiendo que no saltarían al campo por su país, lo que podría acabar con las posibilidades de clasificación del equipo español para los Juegos Olímpicos, “si los actuales directivos continúan”.

A medida que la atención pública sobre las condiciones de trabajo en el fútbol femenino español crecía, las jugadoras de los clubes profesionales de España interrumpieron los primeros fines de semana de la liga en septiembre al declararse en huelga por los bajos salarios, la baja por maternidad y el protocolo sobre acoso.

Rubiales inicialmente se resistió a las llamadas a dimitir. Pero, cuando un tribunal dictó una orden de alejamiento en su contra menos de un mes después de la final de la Copa Mundial, renunció a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol y como vicepresidente de la UEFA, el organismo rector del fútbol europeo.

LEAR  Las fuerzas rusas y ucranianas chocan 98 veces, las fuerzas rusas ejercen presión sobre Avdiivka - informe del Estado Mayor

Para octubre, la FIFA, el organismo rector del fútbol, que inicialmente lo suspendió durante 90 días por el incidente, lo había prohibido en el deporte por tres años.

Rubiales también es objeto de una investigación de fiscales anticorrupción por irregularidades en el uso de fondos de la federación.

También han rodado otras cabezas. Vilda, un estrecho aliado de Rubiales que en 2022 fue acosado por acusaciones de comportamiento controlador hacia las jugadoras de la selección nacional, fue destituido como entrenador del equipo en septiembre, a pesar de haber llevado al equipo a la victoria en la Copa del Mundo un mes antes. Fue reemplazado por la primera entrenadora nacional de España, Montse Tomé.