El jefe del partido emite una advertencia a los diputados tories que se rebelaron en Ruanda.

Los 11 diputados conservadores que desafiaron al primer ministro la semana pasada con respecto a su plan migratorio con Ruanda están siendo llamados por el gobierno para dar explicaciones.

Se espera que los diputados conservadores, incluidos la ex Ministra del Interior Suella Braverman y el ex Ministro de Inmigración Robert Jenrick, se reúnan más tarde con el jefe de disciplina del gobierno Simon Hart.

El señor Hart, cuyo trabajo es asegurar que el gobierno gane votos en la Cámara de los Comunes, se reunirá con los diputados individualmente, habiendo sido solicitado por el primer ministro.

Figuras principales del gobierno dicen que estas reuniones, que son a menudo práctica estándar después de una rebelión de alto perfil, se tratan de “enviar un mensaje de que la rebelión no será tolerada en el futuro”.

También se trata de que el gobierno intente ilustrar su poder, después de una semana en la que el poder, la autoridad y el juicio de Rishi Sunak han sido cuestionados repetidamente y con mucho ruido por muchos en su propio partido.

La amenaza de que la rebelión “no será tolerada” es vaga y pretende serlo. Se puede interpretar como una advertencia final de que actuar de manera similar nuevamente podría llevar a que los diputados sean expulsados del partido parlamentario.

Pero no compromete a No 10 a hacer esto.

Algunos de los rebeldes, por su parte, consideran que el Sr. Sunak es demasiado débil para hacerlo, y que hacerlo provocaría más turbulencias en el partido, exactamente lo que él está desesperado por evitar.

La política de Ruanda del gobierno será debatida más tarde en la Cámara de los Lores.

LEAR  Los ceses al fuego pasados entre Israel y Hamas han demostrado ser frágiles.

Los miembros de la cámara revisarán un informe publicado la semana pasada por el Comité de Acuerdos Internacionales, que implica una demora adicional necesaria en la política.

El comité es presidido por el ex Fiscal General Laborista Lord Goldsmith.

El ex jefe de gabinete de Boris Johnson en Downing Street, el par conservador Lord Udny-Lister, también forma parte del comité.

Y aquí está la conclusión clave del comité: “El gobierno ha presentado el Tratado con Ruanda al Parlamento como respuesta al fallo del Tribunal Supremo y ha solicitado al Parlamento, en base al tratado, que declare que Ruanda es un país seguro.

“Si bien el tratado podría en el futuro proporcionar la base para tal evaluación si se implementa rigurosamente, en este momento los arreglos que proporciona están incompletos. Se requiere un número significativo de pasos legales y prácticos adicionales bajo el tratado que llevarán tiempo.”

No hemos escuchado el último de los debates sobre el envío de algunos solicitantes de asilo a Ruanda.

Tampoco hemos escuchado el último de aquellos en Westminster que no están convencidos de que los planes del gobierno puedan o deban funcionar.