Lukashenko sugiere que los atacantes de Moscú planean huir a Bielorrusia.

El gobernante bielorruso Alexander Lukashenko afirmó el martes que los autores del ataque a un salón de conciertos cerca de Moscú la semana pasada podrían haber intentado huir a su país, según la agencia de noticias estatal Belta.

Lukashenko declaró que se implementaron medidas de seguridad a lo largo de la frontera de Bielorrusia con Rusia cuando se hizo evidente, después del ataque al Crocus City Hall el viernes pasado, que los perpetradores habían conducido un automóvil hasta la región rusa de Briansk, que limita con Bielorrusia y Ucrania.

El autoritario gobernante de larga data de la ex república soviética, aliada con Rusia, señaló que los atacantes “no pudieron ingresar a Bielorrusia. Ellos vieron eso. Por eso se dieron la vuelta y se dirigieron hacia la frontera ucraniana-rusa”.

Al menos 139 personas murieron y alrededor de 200 resultaron heridas cuando cuatro hombres armados abrieron fuego contra los asistentes al concierto en el lugar del Crocus City Hall en la ciudad de Krasnogorsk cerca de Moscú el viernes por la noche, poco antes de que comenzara un concierto de rock. También incendiaron el edificio, causando el colapso de su techo.

Los presuntos tiradores fueron arrestados poco después en Briansk, según las autoridades. Han sido presentados ante un tribunal de Moscú y se les ha dictado prisión preventiva.

El presidente ruso Vladimir Putin ha venido afirmando durante días que los sospechosos querían huir a Ucrania y se esperaba allí. El liderazgo ucraniano ha rechazado esta acusación.

Aunque la milicia terrorista del Estado Islámico ha afirmado varias veces haber llevado a cabo el ataque, y los expertos occidentales consideran que esa afirmación es creíble, los representantes rusos siguen insistiendo en que Ucrania está involucrada. No han proporcionado ninguna evidencia que respalde la acusación.

LEAR  Cómo criptomonedas y blockchain están remodelando los casinos en línea.

Las autoridades de seguridad occidentales y los expertos sospechan que el brazo del Estado Islámico Provincia Jorasán (ISKP) está detrás del ataque.

El secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, Nikolai Patrushev, continuó culpando a Ucrania por el ataque el martes.

Cuando los periodistas le preguntaron si la milicia terrorista del Estado Islámico o Ucrania estaban detrás del ataque al salón de conciertos Crocus City Hall, Patrushev respondió: “Ucrania, por supuesto,” según la agencia de noticias estatal TASS.

El hombre de 72 años, que aparece repetidamente como un ferviente partidario de la guerra rusa contra Ucrania, no explicó cómo llegó a esta evaluación.

Mientras tanto, el presidente ruso Vladimir Putin ha sido algo más cauto. Dijo que confiaba en que la Fiscalía General de Rusia hiciera todo lo posible “para garantizar que los criminales reciban un castigo justo, según lo prescribe la ley rusa”.

El lunes, Putin confirmó que el ataque fue llevado a cabo por terroristas islamistas. Al mismo tiempo, dejó claro, como lo había hecho el fin de semana, que ve un vínculo ucraniano.

Rusia quiere saber “quién ordenó el ataque”, dijo. Putin asume por lo tanto que los islamistas llevaron a cabo el pedido para el asesinato en masa, pero que los autores intelectuales se encuentran en otro lugar. Él ve el motivo en Ucrania, no en el Estado Islámico.

El martes temprano, un tribunal ruso ordenó la detención de un octavo sospechoso tras el ataque mortal. En total, han sido arrestados 11 sospechosos.

El hombre es un ciudadano ruso de 31 años nacido en la república de Asia Central de Kirguistán, informó la agencia de noticias rusa Interfax el martes, citando el Tribunal del Distrito de Basmanny de Moscú.

LEAR  Yandex alcanza un acuerdo de $5 mil millones para salir de Rusia

Se le acusa de haber proporcionado a los atacantes un apartamento antes del delito. Interfax informó que el hombre había negado en el tribunal que supiera sobre los planes, y creía que las personas que alquilaron el apartamento eran inquilinos normales.