La ley de India que provocó disturbios mortales se promulga después de un retraso de 4 años

Semanas antes de una elección nacional, el gobierno indio ha anunciado abruptamente que comenzará a aplicar una ley de ciudadanía que había permanecido inactiva desde finales de 2019 después de incitar disturbios mortales por parte de oponentes que la calificaron de anti-musulmana.

La ley incendiaria otorga la ciudadanía india a hindúes, sikhs, jainistas, budistas, parsi y cristianos perseguidos de algunos países vecinos. Los musulmanes son explícitamente excluidos.

Con un estruendo característico, el gobierno del primer ministro de la India, Narendra Modi, hizo una breve declaración el lunes por la noche anunciando que había finalizado los detalles que llevarían la ley, conocida como la Ley de Enmienda de Ciudadanía, a entrar en vigor.

La acción del gobierno, justo antes de que India anuncie las fechas de una elección prevista para abril y mayo, muestra a Modi cumpliendo una promesa, y podría cambiar la dinámica electoral en distritos con refugiados hindúes que se beneficiarán de la ley.

Más allá de la política, se espera que la ley no cambie significativamente la demografía de la diversa población de la India de 1.400 millones, al menos no por sí sola. Pero deja en claro el poder que Modi tiene para redefinir la república india, aplastando cualquier resistencia a su visión de un estado hindú primero.

La ley pasó más de cuatro años en hibernación después de protestas de cientos de miles de musulmanes y otros indios indignados por la idea de que la ciudadanía se definiría con referencia a la identidad religiosa.

En febrero de 2020, mientras el presidente Donald J. Trump realizaba una visita de estado, estallaron disturbios en la capital, Nueva Delhi. Barrios enteros fueron devastados en la parte noreste de la ciudad, donde los cilindros de gas se convirtieron en bombas improvisadas y se arrojaron a mezquitas. Al menos 50 personas murieron, la mayoría de ellos musulmanes.

LEAR  Las exportaciones rusas caen un 28% en 2023, informa Reuters

Un campamento de protesta de alto perfil en un lugar llamado Shaheen Bagh, operado principalmente por protestantes femeninas de diferentes grupos religiosos, continuó hasta finales de marzo antes de ser dispersado. Y luego Covid-19 intervino, ayudando a sofocar más protestas.

El gobierno justificó las nuevas reglas como una respuesta humanitaria a la situación de las minorías en Pakistán, Bangladesh y Afganistán, los tres grandes vecinos de mayoría musulmana de la India. Yogi Adityanath, un monje hindú convertido en aliado político de Modi, escribió en las redes sociales que rescatar a comunidades “que están sufriendo brutalidad religiosa” traería “alegría a la humanidad”.

Para muchos resulta difícil tomar esta explicación al pie de la letra. Por un lado, la inclusión de algunos países y la exclusión de otros parece arbitraria. Por otro lado, los musulmanes perseguidos debido a su fe, como los ahmadíes y los chiítas de Pakistán, no califican para la ciudadanía india. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos calificó la ley de “fundamentalmente discriminatoria”.

Para los críticos, la Ley de Enmienda de Ciudadanía parece ser una parte de un movimiento de pinza contra los musulmanes. Fue puesta en marcha al mismo tiempo que un registro nacional de ciudadanía que permitiría al gobierno expulsar a residentes no documentados, incluso si sus familias han vivido en India durante generaciones.

Como dijo en ese momento el mano derecha de Modi, Amit Shah, “Por favor entiendan la ‘cronología’: primero la C.A.A.”, y luego el registro. En otras palabras, primero se concedería la ciudadanía a refugiados no musulmanes. Luego, los refugiados que quedaran serían expulsados. Más de 1.000 “extranjeros declarados” han sido detenidos en el estado nororiental de Assam.

LEAR  Tres nominaciones rechazadas para las elecciones de la segunda fase en Assam | Noticias de India

El lunes, estallaron protestas allí y en varios otros estados después de que el gobierno anunciara la aplicación de la ley de ciudadanía. Shaheen Ahmed, estudiante de doctorado en Kerala, dijo que él y otros estudiantes salieron a protestar por todo su estado.

“Estábamos exigiendo la derogación de la ley cuando la policía vino y comenzó a golpearnos”, dijo Ahmed.

Un grupo que se alegró con la noticia es una gran comunidad de hindúes de casta baja en Bengala Occidental, cuyos ancestros vinieron a India desde Bangladesh. Su apoyo a Modi en las próximas elecciones podría inclinar varios escaños parlamentarios hacia la mayoría que se espera que logre de todos modos.

Otros refugiados hindúes, de Pakistán, ya habían estado adquiriendo la ciudadanía. Más de 1.100 han obtenido ese estatus en el estado natal de Modi, Gujarat, desde 2016. El objetivo de la Ley de Enmienda de Ciudadanía será hacer que estas naturalizaciones sean posibles a nivel nacional y más visibles.