La escalofriante monja bailarina de México, “La Monja de la Feria”, se convierte en una sensación en video.

La siniestra monja se encontraba en el centro de una atracción de feria en Durango, México. Vestida con su velo negro, sus dientes demoníacos al descubierto. Y entonces comenzó la atracción giratoria, conocida como tagada. Los ritmos frenéticos de una canción retumbaban, los pasajeros gritaban y los movimientos de la monja, con sus sacudidas de hombros, balanceo de caderas y gestos con los dedos, deleitaban y perturbaban a miles de visitantes de la feria que compartían videos del espectáculo excéntrico en las redes sociales.

Esos clips, que han acumulado decenas de millones de visitas desde el verano, han convertido al personaje en un querido ícono del horror y la fiesta en México, donde se le conoce como “la Monja de la Feria”. Atrae a cientos de personas a la feria itinerante casi todos los días, convirtiendo la atracción en algo mucho más que giros mecánicos, sino en los movimientos de una intérprete vestida como un personaje de la película de terror “The Nun” de 2018, un spin-off de “The Conjuring”.

Aunque la historia detrás de la persona que se esconde detrás de la máscara sigue siendo en su mayoría un misterio, sus movimientos en la atracción han traído alegría a una nación que desde hace mucho tiempo se siente cautivada por historias de fantasmas y espíritus, especialmente en esta época del año. Los mexicanos celebran el Día de Muertos a principios de noviembre, una de las festividades más importantes para honrar a los espíritus de los seres queridos fallecidos.

Un usuario resumió la reacción con un comentario en un video de TikTok de la monja, que ha sido visto más de 70 millones de veces: “¿Por qué es tan divertido y tan aterrador lol?”.

LEAR  Una guía para el procesamiento paralelo en el diseño de hardware

Algunos medios mexicanos han identificado a la persona detrás del disfraz como una chica de 17 años proveniente del estado de Guanajuato. No respondió a los mensajes enviados esta semana a una página de Facebook que parecía ser suya. Las llamadas telefónicas y correos electrónicos a Espectaculares García, la compañía que organiza las ferias, tampoco fueron respondidos.

La adolescente no parece estar ansiosa por disfrutar de la fama. En una entrevista en video que se ha compartido ampliamente en TikTok, dos reporteros le preguntan cómo se siente al ser la monja más popular de México. “Bueno, me siento bien”, responde en español, mientras se agarra nerviosamente las manos, que están enfundadas en guantes grises y con garras.

Cuando le preguntaron cómo logra bailar y mantener el equilibrio mientras la atracción gira, básicamente dice: simplemente lo hago.

Parece humilde e incluso tímida sin la máscara, pero su orgullo por interpretar al personaje también es evidente. Según ella, la inspiración para el espectáculo fue una amiga de 25 años que era una trabajadora incansable y que recientemente falleció.

Christina Baker, profesora de Estudios Latinoamericanos en la Universidad Temple, quien ha investigado sobre teatro y presentaciones en América Latina, dijo que quedó cautivada por los videos. “Es un torbellino de imágenes y sonidos y, no sé, es una experiencia fuera de este mundo”, dijo Baker. “Es un fenómeno sensorial y transformador con una monja escalofriante en el centro”.

Bailar bien con un disfraz tan voluminoso obviamente requiere mucha práctica. “La cantidad de esfuerzo que ponen en cada uno de esos movimientos, además de mantenerse quietos”, dijo Baker, y agregó: “Esta es alguien a quien le encanta salir de fiesta, o tal vez tiene algo de entrenamiento en danza”.

LEAR  Diseño de interfaces accesibles para una interfaz de usuario inclusiva

Aun así, agregó, “cuando le agregas un ritmo, es genial”.

Laura G. Gutiérrez, profesora de Estudios de Actuación Latina en la Universidad de Texas en Austin, quien ha investigado sobre presentaciones mexicanas, cultura visual y feminismo, dijo que se pueden apreciar muchas connotaciones culturales, incluyendo en la canción utilizada en el remix.

La canción es “Las monjitas”, del Grupo Exterminador, una banda que toca corridos, que son baladas surgidas de una tradición oral de contar historias.

La canción cuenta la historia de unas monjas que forman parte de un grupo que trafica drogas ilegales como la cocaína.

Gutiérrez dijo que la monja demoníaca del video refleja la audacia de las monjas en la canción, desafiando las expectativas normales de piedad.

Señaló que la monja demoníaca baila en una feria pública, un lugar accesible y entretenido para las familias. “Los mexicanos tienen una gran ingeniosidad para crear sus propias formas de entretenimiento”, dijo Gutiérrez.

Ignacio Sánchez Prado, profesor de Estudios Españoles y Latinoamericanos en la Universidad de Washington en St. Louis, especializado en cultura mexicana, dijo que el disfraz de la monja también destaca cómo México está profundamente influenciado por la cultura estadounidense, especialmente en lo que respecta al cine.

De hecho, una película sobre una monja demoníaca, “The Nun” en 2018, fue la novena película más vista en los cines de México, según la Secretaría de Cultura de México. En Estados Unidos, la película ocupó el puesto número 26 ese año, según IMDB.

Pero para muchos mexicanos y otros que se disfrazan de monjas en Halloween, la inspiración no viene de Hollywood, sino de “la Monja de la Feria”.

LEAR  Imran Khan utiliza inteligencia artificial para dar discurso de victoria en PakistánThe original title is already in English.

Yesenia García, de 31 años, de Pomona, California, dijo que no podía dejar de reír ante la absurdidad de los videos de la monja, por lo que decidió que su disfraz este año sería ese.

Compró un disfraz de monja y luego construyó una atracción improvisada con tubos y cartón para colocarla alrededor de su cuerpo como una falda.

García dijo que quedó en segundo lugar en un concurso de disfraces en su ciudad este mes, y un video presumiendo su atuendo tiene más de 30 millones de visitas en TikTok.

“Solo en México”, dijo, refiriéndose a las tendencias que surgen de la singular mezcla cultural del país. “Es hilarante”.

En el concurso, García dijo que los niños al principio la miraban con asombro. Pero luego comenzó la música y saltaron a su alrededor, girando y saltando. García, también, dio vueltas y vueltas, con los ojos negros e inmóviles y su sonrisa deformada permanentemente en una mueca terrorífica. ¡La Monja!