La batalla contra los productos químicos eternos no debe convertirse en una guerra eterna

Desbloquee la Editor’s Digest de forma gratuita

El escritor es un comentarista de ciencia

La película Dark Waters de 2019, protagonizada por Mark Ruffalo, ayudó a impulsar los “productos químicos eternos” en la conciencia pública. La película dramatizó un caso legal presentado contra DuPont por contaminar los suministros de agua en Virginia Occidental, supuestamente contribuyendo a la muerte del ganado y a la aparición de grupos de cáncer entre los lugareños. El caso terminó en 2017 con un acuerdo de $671 millones para aproximadamente 3,500 demandantes.

La preocupación por los productos químicos, más conocidos como sustancias perfluoroalquil y polifluoroalquil, o PFAS, ha aumentado recientemente. Se han presentado miles de demandas en los Estados Unidos contra las principales compañías químicas y las agencias a nivel mundial están endureciendo la regulación. Las demandas han sido comparadas con antiguas “tortas tóxicas” relacionadas con sustancias como el asbesto y el tabaco, perturbando a inversores y aseguradoras.

La dimensión legal también está impulsando la investigación científica para determinar exactamente quién es responsable de los productos químicos, que se han encontrado en el medio ambiente, en la vida silvestre y en los seres humanos. “Sabemos que los PFAS están en todas partes,” dice Patrick Byrne, un investigador en hidrología y contaminación ambiental en la Universidad de Liverpool John Moores en Inglaterra, quien publicó una investigación el mes pasado que mostraba que el río Mersey tenía uno de los niveles más altos registrados a nivel mundial para una cuenca fluvial. “Para hacer algo acerca del problema, necesitamos averiguar cómo, dónde y cuándo los PFAS están ingresando al medio ambiente para rastrearlos hasta su origen.” Métodos científicos que evolucionan rápidamente, como la huella química, podrían marcar la diferencia en la ampliación de la lucha contra estos contaminantes eternos.

LEAR  El ejecutivo de ingeniería de alto nivel de Tesla renuncia, aumentando las preocupaciones sobre quién sucederá a Elon MuskEl ejecutivo de ingeniería principal de Tesla renuncia, aumentando las preocupaciones sobre quién será el sucesor de Elon Musk

Los productos químicos eternos, que cuentan con una columna de átomos de carbono con átomos de flúor unidos, fueron desarrollados por primera vez en la década de 1940 por sus propiedades comercialmente útiles. Su estructura molecular los hace resistentes al agua, la grasa y el aceite; se han utilizado en sartenes antiadherentes, ropa impermeable, espuma contra incendios, envases de comida rápida y cosméticos. Pero esas cualidades también los hacen virtualmente indestructibles.

Permanecen en el agua superficial, en el agua subterránea, en el suelo y en el aire, encontrando su camino en el agua potable. Persisten a través de la cadena alimentaria. Los productos químicos pueden acumularse en la sangre y órganos humanos, y podrían ser más dañinos que los microplásticos. Algunos PFAS son disruptores hormonales sospechosos y carcinógenos, con vínculos a la obesidad, la hipertensión arterial, problemas de fertilidad y cánceres de mama, tiroides y testículos.

Los mayores impactos en la salud, dice Byrne, están relacionados con la mayor exposición, ya sea ocupacional o a través del suministro de agua contaminada cerca de las plantas, pero los efectos a largo plazo de una baja exposición no se comprenden tan bien. Las sustancias más comunes son fabricadas por nombres conocidos como DuPont o 3M; este último dice que los eliminará para 2025.

La UE ha reducido los niveles permitidos en el agua potable. El bloque está considerando una prohibición total, aunque la industria quiere una prórroga hasta que se encuentren alternativas. La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. también está recomendando límites legales exigibles en el agua potable e introduciendo una mejor prueba en aguas residuales, escorrentía de vertederos y tejido de peces. En el Reino Unido, la Real Sociedad de Química está haciendo campaña para reducir los niveles en el agua potable, después de que se encontrara que un tercio de los cursos de agua en Inglaterra y Gales contenían niveles de PFAS de riesgo medio o alto.

LEAR  Warner Bros. Discovery aumenta flujo de efectivo libre. Los inversores no lo creen. Esta traducción puede variar dependiendo del contexto en el que se utilice la frase.

Las demandas en EE. UU. varían entre consumidores que exigen compensación por lesiones personales, estados de EE. UU. que reclaman facturas de limpieza ambiental y compañías de agua que buscan los costos de monitoreo y descontaminación de contaminantes. Pero los productos químicos eternos, que se encuentran en todas partes, parecen una proposición legal más complicada que el asbesto, un riesgo ocupacional, y el tabaco, que representa un riesgo específico para los fumadores.

A nivel global, podría haber hasta 15,000 sustancias diferentes; algunas ya no se fabrican; algunas nunca fueron documentadas. Sus firmas químicas individuales pueden ser difíciles de distinguir. El año pasado, una demanda en nombre de casi 12 millones de residentes de Ohio fracasó porque los niveles de PFAS en los residentes no pudieron atribuirse a demandados individuales, incluyendo a 3M.

Los científicos están refinando las técnicas de huellas químicas para determinar qué productos químicos de PFAS provienen de qué fuente. Byrne está explorando el uso de estudios de “balance de masa”: muestreando cómo cambia la carga química en un río a medida que el agua fluye cerca de sitios agrícolas o industriales, para deducir cuánto está contribuyendo cada uno.

A medida que los productos químicos eternos se acumulan a nuestro alrededor, también lo hacen la sospecha informada y la evidencia de daño. Dado ese conocimiento, el mundo necesita ajustarse: no solo las empresas, que deben asumir responsabilidad y cambiar de rumbo, sino también nosotros, los consumidores, que codiciamos productos milagrosos sin entender su verdadero precio.

Video: Can we take the ‘forever’ out of forever chemicals? | FT Food Revolution