Bob Iger en camino hacia la victoria sobre Nelson Peltz en la contienda por la junta directiva de Disney.

Desbloquea el Editor’s Digest de forma gratuita

Disney parece haber frenado un desafío a su junta directiva por parte del inversor activista Nelson Peltz, otorgando una victoria al director ejecutivo Bob Iger y poniendo fin a una de las batallas corporativas más costosas y seguidas en la historia.

El gigante del entretenimiento ha recibido suficiente apoyo de los accionistas para vencer a Peltz en su intento por obtener un asiento en la junta, según dos personas familiarizadas con el asunto, con grandes inversores como Vanguard y BlackRock respaldando a Disney.

Todas las 12 nominaciones de Disney están listas para ser elegidas para la junta, indicaron estas personas, en una dura derrota para Peltz que anunció en octubre que renovaría su lucha por procuración contra la compañía, y para Blackwells Capital, otro activista que propuso tres nominados.

Los Partners de Trian de Peltz habían llamado a los accionistas a ponerlo a él y al antiguo ejecutivo de Disney Jay Rasulo en la junta y a negar asientos a dos directores actuales de Disney: Michael Froman y Maria Lagomasino. Disney está listo para anunciar los resultados en su reunión anual el miércoles.

Aunque Peltz no buscaba desbancar a Iger, la encarnizada contienda ha parecido un referéndum sobre la capacidad del CEO para cambiar la fortuna de Disney. El veterano inversor activista ha desestimado las iniciativas recientes de Iger para impulsar el precio de las acciones de Disney como “lanzar espaguetis a la pared” para ver qué se queda.

El multimillonario de 81 años pidió a Disney recortar costos y alcanzar márgenes de beneficio “tipo Netflix” en su negocio de transmisión, mientras criticaba su estrategia de películas “conscientes”, diciendo recientemente al Financial Times: “¿Por qué tengo que tener un Marvel solo de mujeres? ¿Por qué necesito un elenco completamente negro?”

LEAR  Publicaciones engañosas sobre empleo para sobrevivientes de la masacre de 1980 en Corea del Sur.

El voto de confianza fortalecerá a Iger, quien es ampliamente considerado como el ejecutivo más poderoso de Hollywood, mientras intenta guiar a Disney a través de una transformación difícil.

Aunque el resultado de la votación es un golpe para Peltz, el precio de las acciones de Disney ha aumentado más del 50 por ciento en los últimos seis meses, a pesar de que sigue estando muy por debajo de los máximos alcanzados hace tres años.

La contienda dividió a los influyentes asesores de procuración, con Glass Lewis recomendando que los accionistas respalden a Disney, mientras que ISS recomendaba agregar a Peltz a la junta.

Además de Vanguard y BlackRock, Iger ganó el respaldo de grandes inversores como T Rowe Price y Norges Bank Investment Management.

Los partidarios de Peltz incluyeron a Calpers, el fondo de pensiones de empleados públicos de California, que dijo que Disney se beneficiaría de “nuevos ojos”, y a Neuberger Berman.

Aproximadamente un tercio de la base de accionistas de Disney está compuesta por individuos, muchos de los cuales son entusiastas de sus parques temáticos y personajes.

La batalla por procuración se ha desarrollado como una campaña política, con cada lado invirtiendo decenas de millones de dólares en panfletos, llamadas telefónicas y videos instando a los accionistas a “votar blanco” por Disney o “votar azul” por Trian.

Disney ha gastado $40 millones en la batalla por procuración, mientras que Trian ha invertido $25 millones y Blackwells ha destinado $6 millones a su campaña.

Iger, que en un momento consideró postularse para la Casa Blanca, enlistó a líderes empresariales y amigos personales para respaldarlo. Personas como el jefe de JPMorgan Jamie Dimon, el creador de Star Wars George Lucas, Laurene Powell Jobs y los nietos de Walt Disney apoyaron a Iger.

LEAR  El Kremlin dice que Biden llama a Putin un "loco SOB" degrada a los Estados Unidos, según ReutersEl Kremlin afirma que Biden llamar a Putin un 'loco SOB' degrada a EE. UU., Por Reuters

Al repeler a los activistas, Iger ha presentado una serie de iniciativas para complacer a los inversores: elevar el objetivo de flujo de efectivo libre de Disney, anunciar una inversión de $1,5 mil millones en Epic Games, prometer fuertes recortes de costos y declarar un aumento del 50 por ciento en dividendos, así como una recompra de acciones de $3 mil millones.

Entre las quejas más importantes de Peltz estaba el proceso de sucesión fallido de Iger, reviviendo un problema que ha afectado a Disney durante décadas, ya que sus directores ejecutivos han sido reacios a jubilarse. Iger extendió repetidamente su contrato durante su mandato como CEO desde 2005 hasta 2020, y su sucesor, Bob Chapek, fue despedido después de menos de tres años.

“Los cambios de liderazgo han sido el talón de Aquiles de Disney,” dijo la analista de Needham Laura Martin. “La sucesión será la prueba más importante de la nueva junta, sin importar quiénes sean.”

Disney se negó a comentar. Trian no respondió a las solicitudes de comentario.