Presos del mayor penal de Chile encuentran consuelo cuidando gatos callejeros.

Algunos dicen que primero entraron para eliminar las ratas. Otros sostienen que entraron por su propia cuenta.

Lo que todos pueden estar de acuerdo, incluyendo aquellos que han vivido o trabajado en la prisión más grande de Chile el más tiempo, es que los gatos estaban aquí primero.

Durante décadas, han caminado a lo largo de las altas paredes de la prisión, tomado el sol en el techo de metal y se han deslizado entre celdas abarrotadas con 10 hombres cada una. Para los funcionarios de la prisión, eran una peculiaridad de cierto tipo, y en su mayoría ignorados. Los gatos seguían multiplicándose en cientos.

Luego, los funcionarios de la prisión se dieron cuenta de algo más: los residentes felinos no solo eran beneficiosos para el problema de las ratas. También eran buenos para los presos.

“Ellos son nuestros compañeros”, dijo Carlos Nuñez, un preso calvo que mostraba una tabby de 2 años a la que llamó Feita, o fea, desde detrás de las rejas. Mientras cuidaba de varios gatos durante su sentencia de 14 años por robo domiciliario, dijo que descubrió su esencia especial, en comparación con, por ejemplo, un compañero de celda o incluso un perro.

“Incluso te preocupas por ella, la alimentas, la cuidas, le das atención especial”, dijo. “Cuando estábamos afuera y libres, nunca hicimos esto. Lo descubrimos aquí”.

El emparejamiento de criminales convictos y animales no es para nada nuevo. Durante la Segunda Guerra Mundial, los prisioneros de guerra alemanes en New Hampshire adoptaron animales salvajes, incluyendo, según un relato, un osezno.

Los programas formales para conectar a reclusos y animales se hicieron más comunes a finales de la década de 1970, y después de resultados consistentemente positivos, se han expandido por todo el mundo, incluyendo Japón, los Países Bajos y Brasil.

LEAR  Ocho búfalos en Kenia electrocutados después de caminar hacia líneas de electricidad bajas, informa la agencia de vida silvestre.

Se han vuelto particularmente populares en los Estados Unidos. En Arizona, los presos entrenan caballos salvajes para patrullas en la frontera con México. En Minnesota y Michigan, los presos entrenan perros para ciegos y sordos. Y en Massachusetts, los presos ayudan a cuidar la fauna herida o enferma, como halcones, coyotes y mapaches.