Negociadores están a punto de cerrar un acuerdo de rehenes que detendría los combates en Gaza durante semanas.

Los negociadores liderados por estadounidenses están cada vez más cerca de llegar a un acuerdo en el que Israel suspendería su guerra en Gaza durante aproximadamente dos meses a cambio de la liberación de más de 100 rehenes aún retenidos por Hamás, un trato que podría sellarse en las próximas dos semanas y que transformaría el conflicto que consume la región.

Los negociadores han redactado un acuerdo escrito que fusiona las propuestas ofrecidas por Israel y Hamás en los últimos 10 días en un marco básico que será objeto de discusión en París el domingo. Aunque aún hay importantes desacuerdos que resolver, los negociadores tienen una cautelosa esperanza de que un acuerdo final esté al alcance, según funcionarios estadounidenses que insistieron en el anonimato para discutir negociaciones sensibles.

El presidente Biden habló por separado el viernes con los líderes de Egipto y Qatar, que han servido como intermediarios con Hamás, para reducir las diferencias restantes. También está enviando a su director de la CIA, William J. Burns, a París para las conversaciones el domingo con funcionarios israelíes, egipcios y qataríes. Si Burns logra suficiente progreso, es posible que Biden envíe a su coordinador de Medio Oriente, Brett McGurk, quien acaba de regresar a Washington, de regreso a la región para ayudar a finalizar el acuerdo.

“Ambos líderes afirmaron que un acuerdo de rehenes es fundamental para establecer una pausa humanitaria prolongada en el conflicto y asegurar que la asistencia humanitaria adicional llegue a los civiles necesitados en toda Gaza”, dijo la Casa Blanca en un comunicado el viernes por la noche resumiendo la conversación del presidente con el jeque Mohammed bin Abdulrahman al-Thani, primer ministro de Qatar. “Subrayaron la urgencia de la situación y dieron la bienvenida a la estrecha cooperación entre sus equipos para avanzar en las recientes discusiones”.

LEAR  El futuro de los programas de certificación de TI

En una declaración en Israel el sábado, el primer ministro Benjamin Netanyahu reafirmó su compromiso de garantizar la liberación de aquellos rehenes que no fueron liberados como parte de un acuerdo más limitado en noviembre. “Hasta la fecha, hemos devuelto a 110 de nuestros rehenes y estamos comprometidos a devolverlos a todos a casa”, dijo. “Estamos ocupándonos de esto y lo estamos haciendo las 24 horas del día, incluido ahora”.

Los rehenes han estado en cautiverio desde el 7 de octubre, cuando milicianos de Hamás irrumpieron en Israel y mataron a unas 1,200 personas y secuestraron a otras 240 en el peor ataque terrorista de la historia del país. La represalia militar de Israel desde entonces ha matado a más de 25,000 personas, la mayoría mujeres y niños, según el ministerio de Salud de Gaza. No está claro cuántos de los fallecidos en Gaza eran combatientes de Hamás.

La tregua de corta duración en noviembre, negociada por el presidente Biden junto con Qatar y Egipto, resultó en una pausa de siete días en el conflicto a cambio de la liberación de más de 100 rehenes por parte de Hamás y unos 240 prisioneros y detenidos palestinos retenidos por Israel. Alrededor de 136 personas secuestradas el 7 de octubre siguen sin aparecer, incluidos seis ciudadanos estadounidenses, aunque se presume que alrededor de dos docenas de ellos están muertos.

El acuerdo que está tomando forma ahora sería más amplio que el anterior, según funcionarios. En la primera fase, el conflicto se detendría durante unos 30 días mientras eran liberados los rehenes mujeres, ancianos y heridos retenidos por Hamás. Durante ese período, las dos partes trabajarían en los detalles de una segunda fase que suspendería las operaciones militares durante aproximadamente otros 30 días a cambio de soldados israelíes y civiles varones retenidos. Todavía se debe negociar la proporción de palestinos que serán liberados de las cárceles israelíes, pero se considera que ese es un problema solucionable. El acuerdo también permitiría más ayuda humanitaria para Gaza.

LEAR  Una descripción general de los balanceadores de carga de red: algoritmos y tipos

Si bien el acuerdo no sería el alto el fuego permanente que Hamás ha exigido para la liberación de todos los rehenes, los funcionarios cercanos a las negociaciones creen que si Israel detiene la guerra durante dos meses, es probable que no la reanude de la misma manera en que la ha llevado a cabo hasta ahora. La tregua abriría una ventana para una mayor diplomacia que podría llevar a una resolución más amplia del conflicto.

Dicho acuerdo proporcionaría un respiro bienvenido para el presidente Biden, quien ha sido duramente criticado por el ala izquierda de su propio partido por apoyar la respuesta de Israel al ataque del 7 de octubre. Netanyahu también ha sido objeto de una considerable presión para asegurar la liberación de los rehenes, incluso cuando ha prometido presionar la operación militar para destruir a Hamás.

Pero también se ha resistido a la presión estadounidense e internacional para suavizar la campaña militar contra Hamás y reafirmó su determinación en su declaración del sábado. “Estamos decididos a terminar la tarea, a eliminar a Hamás”, dijo. “Y si lleva tiempo, no cejaremos en la misión”.

No solo es probable que un nuevo acuerdo alivie parte de la tensión para el presidente Biden en casa, sino que también puede desescalar la situación volátil en el Medio Oriente en general. Durante la pausa de siete días en noviembre, otros grupos aliados de Irán, como los hutíes y Hezbolá, también suspendieron los ataques de bajo nivel que habían estado llevando a cabo contra objetivos estadounidenses, israelíes y de otros.

Después de que la pausa de noviembre colapsara, Hamás e Israel dejaron de comunicarse efectivamente a través de sus intermediarios. Pero el hielo fue roto por un acuerdo más limitado anunciado el 16 de enero para permitir que llegara medicina a los rehenes israelíes a cambio de más medicina y ayuda para los civiles palestinos en Gaza. Algunos lo consideraron una prueba de concepto.

LEAR  Cindy McCain, Jefa del Programa Mundial de Alimentos, enfrenta rebelión del personal por conflicto en Gaza.

A partir de ese momento, tanto Israel como Hamás presentaron propuestas por escrito para un acuerdo más amplio, y los intermediarios estadounidenses las unieron en un único proyecto de acuerdo. El presidente Biden habló por teléfono con Netanyahu el 19 de enero, su primera conversación en casi un mes, y los dos discutieron cómo proceder con los rehenes.

Dos días después, el presidente envió a McGurk a la región, donde se reunió con el general Abbas Kamel, jefe del Servicio de Inteligencia General de Egipto y el segundo funcionario más poderoso de la nación, así como con el jeque Mohammed de Qatar. Las conversaciones se complicaron cuando los medios israelíes reprodujeron una grabación aparentemente del primer ministro Netanyahu llamando “problemático” el papel de Qatar como mediador debido a su relación con Hamás, lo que llevó a Qatar a calificar los comentarios de “irresponsables y destructivos”.

McGurk regresó a Washington el viernes y se reunió con Biden en la Oficina Oval junto con Burns y el Secretario de Estado Antony J. Blinken, quien también ha estado viajando por la región. Con sus asesores a su lado, Biden llamó por separado al presidente Abdel Fattah el-Sisi de Egipto y al jeque Mohammed.

“Afirmaron que se deben hacer todos los esfuerzos para concluir un acuerdo que resulte en la liberación de todos los rehenes junto con una prolongada pausa humanitaria en el conflicto”, dijo la Casa Blanca en su resumen de la llamada con el Sr. Sisi.