Lecciones de la investigación de ‘The Times’ sobre la violencia y la impunidad de los colonos en Israel.

Durante décadas, la mayoría de los israelíes han considerado al terrorismo palestino como la mayor preocupación de seguridad del país. Pero hay otra amenaza que podría ser aún más desestabilizadora para el futuro de Israel como democracia: el terrorismo y la violencia judía, y la falta de aplicación de la ley contra ello. Nuestra investigación de años revela cómo facciones violentas dentro del movimiento de colonos israelíes, protegidas a veces por el gobierno, han llegado a representar una grave amenaza para los palestinos en los territorios ocupados y para el Estado de Israel en sí mismo. Reuniendo nuevos documentos, videos y más de 100 entrevistas, encontramos un gobierno sacudido por una guerra interna: enterrando informes que encargó, neutralizando investigaciones que asignó y silenciando a denunciantes, algunos de ellos altos funcionarios. Es un relato directo, contado en algunos casos por primera vez por funcionarios israelíes, de cómo la ocupación llegó a amenazar la integridad de la democracia del país.

Los funcionarios nos dijeron que grupos marginales, a veces criminales, de colonos empeñados en perseguir un estado teocrático han sido permitidos durante décadas actuar con pocos frenos. Desde que el gobierno de coalición del primer ministro Benjamin Netanyahu llegó al poder en 2022, elementos de esa facción han tomado el control, marcando las políticas del país, incluida la guerra en Gaza. Los infractores de la ley se han convertido en la ley. Bezalel Smotrich, ministro de Finanzas y el funcionario del gobierno de Netanyahu con supervisión sobre la Margen Occidental, fue arrestado en 2005 por el servicio de seguridad interior Shin Bet por planear bloqueos de carreteras para detener la retirada israelí de Gaza. Fue liberado sin cargos. Itamar Ben-Gvir, ministro de Seguridad Nacional de Israel, había sido condenado múltiples veces por apoyar organizaciones terroristas y, frente a las cámaras de televisión en 1995, amenazó vagamente la vida del primer ministro Yitzhak Rabin, quien fue asesinado semanas más tarde por un estudiante israelí.

LEAR  Ciberseguridad en el sector sin fines de lucro: salvaguardar la información de los donantes

Todo colono de la Margen Occidental está en teoría sujeto a la misma ley militar que se aplica a los residentes palestinos. Pero en la práctica, son tratados de acuerdo con la ley civil del Estado de Israel, que formalmente solo se aplica al territorio dentro de las fronteras del estado. Esto significa que el Shin Bet podría investigar dos actos de terrorismo similares en la Margen Occidental: uno cometido por colonos judíos y otro cometido por palestinos, y utilizar herramientas de investigación totalmente diferentes.

Después de la Guerra árabe-israelí de 1967, Israel controló nuevos territorios en la Margen Occidental, la Franja de Gaza, la Península del Sinaí, los Altos del Golán y Jerusalén Este. En 1979, acordó devolver la Península del Sinaí a Egipto. El trabajo de investigar el terrorismo judío recae en una división del Shin Bet conocida comúnmente como el Departamento Judío. Pero es insignificante tanto en tamaño como en prestigio en comparación con el Departamento Árabe, la división encargada principalmente de combatir el terrorismo palestino.

Los judíos involucrados en ataques terroristas contra árabes en las últimas décadas han recibido sustancial indulgencia, que ha incluido reducciones en el tiempo de prisión, investigaciones anémicas y perdones. La mayoría de los incidentes de violencia de colonos, como el incendio de vehículos o la tala de olivares, caen bajo la jurisdicción de la policía, que tiende a ignorarlos. Cuando el Departamento Judío investiga amenazas terroristas más serias, a menudo se ve obstaculizado desde el principio, e incluso sus éxitos a veces han sido socavados por jueces y políticos simpatizantes de la causa de los colonos.

La situación de dos niveles solo ha empeorado durante el último año. Examinamos una muestra de tres docenas de casos desde la Margen Occidental desde el 7 de octubre que muestra cuánto ha decaído el sistema legal. En casos que van desde el robo de ganado hasta incendios provocados y agresiones violentas, no se acusó a un solo sospechoso de un delito; en un caso, un colono disparó a un palestino en el estómago mientras un soldado de las Fuerzas de Defensa de Israel miraba, sin embargo, la policía interrogó al tirador durante solo 20 minutos y nunca como sospechoso criminal.

LEAR  La ciencia del gusto: innovaciones en la investigación culinaria

Ami Ayalon, jefe del Shin Bet a finales de la década de 1990, nos dijo que los líderes del gobierno “indican al Shin Bet que si matan a un judío, eso es terrible. Si matan a un árabe, no es bueno, pero no es el fin del mundo.” Pero los judíos también han sido blanco de los ultranacionalistas. El primer ministro Rabin fue asesinado después de que los rabinos pasaran lo que equivalía a una sentencia de muerte en su contra por su apoyo al proceso de paz de Oslo.

En 1981, después de que un grupo de profesores en Jerusalén expresara su preocupación por una posible colusión entre los colonos y las autoridades y actividades de “policía privada” ilegales contra los palestinos en los territorios ocupados, Judith Karp, entonces subfiscal general de Israel para asuntos especiales, fue invitada a dirigir un comité para investigar el tema. Su informe encontró caso tras caso de invasiones, extorsiones, agresiones y asesinatos, incluso cuando las autoridades militares y la policía no hacían nada o realizaban investigaciones nominales que no avanzaban. El ministro del Interior en ese momento respondió a su informe con una reprimenda. “Entendí que quería que lo dejáramos”, nos dijo Karp. Otro informe dos décadas después corrió igual suerte. Talia Sasson, a quien se le encomendó redactar una opinión legal sobre los “puestos avanzados no autorizados”, encontró que en poco más de tres años, el Ministerio de Construcción y Vivienda había emitido decenas de contratos ilegales en la Margen Occidental. En algunos casos, el ministerio incluso pagó por su construcción. Sasson y sus colegas del Ministerio de Justicia llamaron a las leyes separadas bajo las cuales veían que se administraba la Margen Occidental como “totalmente insensatas”. El informe tuvo poco impacto, impotente contra la maquinaria establecida para expandir los asentamientos.

LEAR  Nick Dunlap: Un aficionado gana un evento del PGA Tour por primera vez desde Phil Mickelson en 1991

En la Margen Occidental, una nueva generación de ultra nacionalistas ha tomado un rumbo aún más radical en contra de la noción misma de un estado democrático israelí. Su objetivo es derribar las instituciones de Israel y establecer “el dominio judío”: ungir a un rey, construir un templo en lugar de las mezquitas de Jerusalén sagradas para los musulmanes en todo el mundo, imponer un régimen religioso a todos los judíos. Siempre estuvo claro, Lior Akerman, ex funcionario del Shin Bet, nos dijo, “que esos grupos salvajes pasarían de intimidar a árabes a dañar propiedades y árboles y eventualmente asesinar personas”. Este pasado octubre, según un documento clasificado que vimos, el mayor general Yehuda Fox, jefe del Comando Central de Israel responsable de la Margen Occidental, escribió una carta a su jefe, el jefe del Estado Mayor militar de Israel, diciendo que la ola de terrorismo y violencia judía llevada a cabo en venganza por los ataques del 7 de octubre “podría incendiar la Margen Occidental”. Otro documento describe una reunión en marzo, cuando Fox escribió que desde que Smotrich asumió el cargo, el esfuerzo para frenar la construcción ilegal de asentamientos ha disminuido “hasta el punto de desaparecer”.

Gaza ha centrado la atención mundial en la larga incapacidad de Israel para abordar la cuestión de la autonomía palestina. Pero es en la Margen Occidental, en manos de colonos envalentonados, algunos de los cuales ahora están en el poder, donde los efectos corrosivos de la ocupación tanto en los palestinos como en el Estado de derecho de Israel son más evidentes.