La amenaza terrorista es alta en las zonas de conflicto de África y Afganistán, y aumentó en Europa.

La amenaza terrorista de al-Qaida, el grupo Estado Islámico y sus afiliados sigue siendo alta en zonas de conflicto en África y Afganistán, y los niveles de amenaza han aumentado en algunas regiones, incluida Europa, dijeron expertos de la ONU en un nuevo informe.

El panel de expertos dijo en el informe de 23 páginas que la relación entre los líderes talibanes de Afganistán y al-Qaida sigue siendo estrecha, y los estados miembros no identificados informan que “la alta concentración de grupos terroristas” en el país está socavando la situación de seguridad en la región.

La mayor amenaza dentro de Afganistán sigue proviniendo del Estado Islámico “con su capacidad de proyectarse en la región y más allá”, dijeron los expertos en el informe al Consejo de Seguridad de la ONU que cubre el período hasta el 16 de diciembre de 2023, que fue circulado el miércoles. A nivel regional, señalaron una serie de ataques en los vecinos Irán y Pakistán, y amenazas en naciones de Asia Central.

Sin embargo, el panel dijo que si bien ninguno de los grupos afiliados a al-Qaida ha recuperado la capacidad de lanzar operaciones de largo alcance, “albergan ambiciones globales”. Y dijo que se han informado “esfuerzos encubiertos y calibrados para reconstruir la capacidad”.

El grupo Estado Islámico se separó de al-Qaida hace más de una década y atrajo seguidores de todo el mundo. A pesar de su derrota en Iraq en 2017 y en Siria dos años después. El panel dijo que la fuerza combinada de Estado Islámico en los dos países sigue siendo de entre 3.000 y 5.000 combatientes. En Iraq, están llevando a cabo “una insurgencia de baja intensidad con células terroristas encubiertas”, mientras que en Siria, los ataques se han intensificado desde noviembre, según los expertos.

LEAR  El lujoso cuidado posparto de los centros de Corea del Sur en silencio.

El panel dijo que el retraso de tres meses en nombrar al actual líder de Estado Islámico, Abu Hafs al-Hashemi al-Qurayshi, después de la muerte de su predecesor poco conocido “se considera indicativo de dificultades internas y desafíos de seguridad”.

Algunos estados miembros de la ONU han evaluado que la presión seria de las operaciones antiterroristas en Siria e Iraq plantea la posibilidad de que el Estado Islámico pueda trasladar su liderazgo y “centro de gravedad” a África o Afganistán, siendo África más probable, dijeron los expertos.

En África Occidental y el Sahel, el panel dijo que “la violencia y la amenaza han vuelto a intensificarse” en zonas de conflicto, lo que preocupa a los estados miembros de la ONU. Los expertos señalan “un déficit en las capacidades de lucha contra el terrorismo”, que los grupos afiliados a Estado Islámico y al-Qaida continúan explotando.

“La situación se está volviendo cada vez más compleja con la confluencia de disputas étnicas y regionales con la agenda y operaciones de estos grupos”, dijeron.

En el este de África, los expertos dijeron que el gobierno somalí continúa su ofensiva militar contra al-Shabab, un afiliado de al-Qaida, pero dijeron que los estados miembros de la ONU evalúan que a pesar de importantes pérdidas por ataques aéreos y operaciones militares, “al-Shabab sigue siendo resistente. Tiene entre 7.000 y 12.000 combatientes y unos ingresos anuales de unos 100 millones de dólares, en su mayoría por impuestos ilegales en la capital, Mogadishu, y el sur de Somalia”, dijeron.

El panel dijo que al-Qaida ha mejorado su producción mediática que parece destinada a restaurar la credibilidad del grupo extremista, atraer reclutas y llenar el vacío sobre su incapacidad para anunciar un nuevo líder.

LEAR  Partido de Taiwán, repudiado por China, enfrenta prueba de su permanencia

Pero ese mensaje cambió después de los ataques de Hamas el 7 de octubre en el sur de Israel, dijeron los expertos.

El ataque mató a 1.200 personas, en su mayoría civiles, y Hamas y otros extremistas tomaron alrededor de 250 personas como rehenes, según las autoridades israelíes. En la ofensiva en curso de Israel en respuesta en Gaza, con el objetivo de destruir a Hamas, más de 27.000 personas han sido asesinadas, según el ministerio de salud del territorio, que no distingue entre muertes de civiles y combatientes.

Los expertos dijeron que Al-Qaida se ha centrado en “la santidad” de la mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado del islam que se encuentra en un recinto en Jerusalén sagrado para judíos y musulmanes, con algunas comunicaciones que subrayan “una obligación para que los individuos tomen medidas dentro de los límites de sus propias capacidades”.

“Los Estados miembros están preocupados de que (al-Qaida) podría aprovechar la situación para recuperar relevancia y aprovechar la disconformidad popular sobre la extensión de las bajas civiles, proporcionando orientación a aquellos deseosos de actuar”, dijo el panel, y “están preocupados de que la narrativa renovada podría inspirar ataques autoiniciados a nivel global”.

En toda Europa, los expertos dijeron que “los niveles formales de amenaza terrorista han aumentado … tras los ataques mortales a finales de 2023 en Francia y Bélgica, además de numerosos incidentes terroristas no letales y arrestos en varios países europeos.”