Familia beduina desesperada por noticias de adolescentes secuestrados en Gaza

La historia de Naeema Zyadna es un recordatorio desgarrador de las numerosas separaciones provocadas por el conflicto entre Israel y Hamas. Cada día espera ansiosamente el regreso de sus hijos, Aisha y Bilal, quienes fueron secuestrados el 7 de octubre. Aunque varios rehenes han sido liberados desde entonces, sus hijos no han tenido la misma suerte.

El acuerdo de alto el fuego que ha permitido la liberación de varios menores detenidos durante el conflicto dio esperanzas a Naeema, pero su fe se ha visto despedazada al ver que sus hijas no han sido liberadas. Junto con su esposo, Yousef, y otras personas, Aisha fue secuestrada trabajando en un corral cerca de la frontera de Israel con Gaza. Al igual que otros beduinos, la familia Zyadna vive en una modesta aldea en el desierto del Negev.

La lucha por la liberación de sus seres queridos la está llevando a Naeema al límite. Por un lado, la comunidad beduina, una comunidad nómada mayormente de fe árabe, ha expresado su miedo por la posibilidad de que Hamas no los libere. Por otro lado, el enojo crece al ver que el gobierno israelí no está tomando medidas contundentes para asegurar la liberación de sus ciudadanos.

Así, el sufrimiento de Naeema se siente aún más fuertemente al término de cada día. La esperanza se desvanece, pero la desesperación de una madre no conoce límites.

LEAR  Muerte de al menos 3 personas en Nairobi por incendio causado por la explosión de un vehículo cargado de gas.