Encuentro fortuito resulta en arresto en caso de asesinato del presidente de Haití.

Un alto funcionario de la Policía haitiana estaba de compras en su supermercado local en un día de la semana cuando alguien captó su atención: el hombre más buscado del país.El funcionario, Ernst Dorfeuille, reconoció a Joseph Félix Badio, un exoficial militar que se había centrado en casos de drogas y corrupción en los ministerios de interior y justicia, de inmediato porque una vez había trabajado con él.Ahora, Badio era un fugitivo, el objetivo de una orden de arresto para interrogarlo sobre el papel clave que, según la policía, desempeñó en un infame crimen: el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, en julio de 2021.Dorfeuille pidió ayuda y, en cuestión de minutos, cuatro agentes de policía armados con fusiles de asalto llegaron y detuvieron a Badio mientras estaba a punto de salir en su automóvil del supermercado en las afueras de la capital de Haití.Dorfeuille confirmó a The Times detalles sobre la captura de Badio que han aparecido en los medios de comunicación de Haití, pero declinó una entrevista más extensa.Cómo Badio, a quien algunos de los hombres implicados en el complot de asesinato han acusado de dar la orden de matar a Moïse, logró evadir a las autoridades haitianas durante más de dos años sigue sin estar claro.Cuando fue detenido, Badio estaba conduciendo un vehículo registrado a nombre de un empleado del Ministerio de Justicia, según la policía.Su arresto provocó reacciones de asombro alegre entre muchos haitianos que se han vuelto cínicos en un país donde la corrupción y la impunidad son a menudo la norma.Pierre Espérance, el director ejecutivo de una importante organización de derechos humanos de Haití, dijo que el arresto aparentemente fortuito de Badio plantea preguntas sobre cuán enérgicamente estaba siendo buscado.”Era intocable, porque sabía demasiado”, dijo Espérance.Moïse fue baleado en su dormitorio en las primeras horas del 7 de julio de 2021, después de que la policía informara que su residencia oficial fue atacada por un equipo de 20 exsoldados colombianos contratados por una empresa de seguridad del área de Miami.Hay dos investigaciones paralelas en curso sobre el asesinato en Haití y el sur de Florida. Decenas de personas están encarceladas en Haití, pero hasta ahora ninguna ha sido acusada.En Miami, 11 personas fueron acusadas en febrero en un tribunal federal por su participación en el complot. Tres se han declarado culpables, incluido uno de los colombianos, Germán Rivera, quien recibió cadena perpetua el mes pasado. A los tres se les acusó de conspiración para secuestrar y asesinar a una persona fuera de Estados Unidos.Badio, a quien un informe detallado de la policía haitiana describe como el “director de orquesta” del complot, no ha sido acusado en el asesinato. En Haití, los cargos oficiales suelen llegar mucho más tarde en el proceso legal.La policía haitiana dijo que Badio alquiló dos vehículos que transportaron a los asesinos del presidente, así como una casa en la misma calle que la residencia de Moïse para realizar labores de vigilancia.Después de su arresto, Badio compareció brevemente ante un juez y luego fue trasladado a la principal cárcel de Haití. Jonas Mezilus, abogado de Badio, dijo que debido a que su cliente no había sido acusado formalmente, no sabía cómo se declararía.Hace un año, Badio emitió una declaración en audio a un medio de comunicación haitiano proclamando su inocencia, diciendo que estaba siendo utilizado como “chivo expiatorio” por el asesinato de Moïse y que estaba dispuesto a hablar con las autoridades, incluido el FBI.”Estoy disponible hoy”, dijo. “Soy un esclavo de la ley”.Documentos judiciales presentados como parte de la acusación en el sur de Florida se refieren a un “co-conspirador” sin nombre que transmitió la orden de matar al presidente.Algunos abogados que representan a los acusados en el sur de Florida creen que Badio es el co-conspirador y que en última instancia también podría enfrentar cargos legales en Estados Unidos. Una portavoz del Departamento de Justicia se negó a comentar sobre el estado de Badio.Dado que Badio nunca ha sido interrogado por el asesinato de Moïse, los expertos legales dicen que podría brindar respuestas vitales a un caso que sigue envuelto en misterio.Los fiscales de Estados Unidos argumentan que los propietarios de la empresa de seguridad de Miami, Counter Terrorist Unit, planearon y financiaron el asesinato, buscando beneficiarse de contratos lucrativos con un nuevo gobierno. Pero han dejado abiertas las preguntas sobre si hubo otros cerebros detrás del complot en Haití y qué papel podrían haber desempeñado.El primer ministro de Haití, Ariel Henry, ha elogiado el arresto de Badio. “Este es un gran avance en la investigación”, dijo en un comunicado.Pero el propio Henry ha sido vinculado al asesinato por las autoridades haitianas, quienes afirman que los registros telefónicos muestran que Badio llamó a Henry varias veces en los días previos y en las horas posteriores al asesinato de Moïse.El año pasado, cuando un juez en el caso solicitó que Henry respondiera preguntas sobre su relación con Badio, fue despedido por el ministro de justicia y huyó del país. En ese momento, el juez escribió que había “elementos suficientemente comprometedores” para procesar a Henry. Henry ha negado cualquier participación. En respuesta a las preguntas para este artículo, su portavoz dijo que Henry tuvo muchas llamadas telefónicas el día del asesinato de Moïse, “pero ninguna con Badio”.Badio es un exoficial del Ejército haitiano que trabajó en comunicaciones estratégicas antes de ingresar al servicio civil. The Times se puso en contacto con una docena de funcionarios actuales y anteriores que trabajaron con él, pero ninguno quiso hablar en público al respecto.Su padre emigró a Nueva York a principios de la década de 1960, según una persona que trabajó con Badio en el gobierno haitiano y pidió permanecer en el anonimato por temor a su seguridad al hablar públicamente sobre Badio.El joven Badio vivió brevemente en Nueva York y asistió al Medgar Evers College, parte del sistema de la City University of New York, según su página de Facebook. El colegio confirmó que alguien llamado Joseph Félix Badio estudió allí de 1992 a 1993, aunque no hay registros de que se haya graduado.Más tarde compró una casa de cuatro habitaciones en un vecindario residencial del condado de Rockland, justo al norte de la ciudad de Nueva York, donde su esposa y sus dos hijos aún viven, según registros de propiedad y teléfono. Un reportero de The Times visitó la casa, pero nadie respondió a la puerta.La persona que trabajó con él dijo que Badio estaba fascinado por las armas y todo lo relacionado con la seguridad y la inteligencia. También parecía resentido con aquellos en el poder que no reconocían suficientemente sus talentos, según varias personas que habían trabajado con él y habían seguido su carrera.”Badio estaba extremadamente conectado no solo en el espectro político, sino en el ámbito de la seguridad, a un nivel bastante alto”, dijo Jake Johnston, experto en Haití en el Center for Economic and Policy Research de Washington, quien ha investigado el expediente de Badio.Refiriéndose a los superiores de Badio en el gobierno de Haití, Johnston dijo: “También era alguien en quien estas personas confiaban para manejar las cosas. Tenía la reputación de ser alguien que siempre estaba dispuesto a hacer lo necesario”.Espérance, el director del grupo de derechos humanos, dijo que se reunió con Badio una vez hace una década. Recordó que Badio “hablaba de su relación con las agencias estadounidenses, el FBI y la Administración Federal de Drogas, pero uno nunca sabía si era falso o no”.Una portavoz del Departamento de Estado confirmó que Badio había asistido a una conferencia contra las pandillas en Estados Unidos en 2009.Dos meses antes del asesinato de Moïse, Badio fue despedido de una unidad anticorrupción del Ministerio de Justicia por aceptar 30 000 dólares de un hombre encarcelado acusado del asesinato de un conocido propietario de una estación de radio local, según una carta del jefe de Badio en el ministerio, así como un comunicado de prensa del ministerio.Las transcripciones, que apuntan a la participación de Badio en el complot, son parte de la evidencia de la fiscalía en el caso del sur de Florida y fueron revisadas por The Times.En su mensaje de audio al medio de comunicación haitiano, Badio denunció a miembros no identificados del gobierno de Haití que, según él, también estuvieron involucrados en el complot de asesinato.”Si crees que te librarás de esto ejecutándome”, dijo, “bueno, estás tocando la puerta equivocada”.Camille Baker contribuyó con reportajes desde el condado de Rockland, Nueva York, y Harold Isaac desde Puerto Príncipe, Haití.

LEAR  La última información sobre la huelga de médicos en Corea del Sur