El Banco Mundial se prepara para albergar un fondo de pérdidas y daños climáticos a pesar de las preocupaciones.

Por Gloria Dickie y Valerie Volcovici

Los países dieron un paso más hacia la creación de un fondo para ayudar a los estados pobres afectados por desastres climáticos, a pesar de las reservas de los países en desarrollo y de Estados Unidos.

El acuerdo para crear un fondo de “pérdidas y daños” fue aclamado como un avance para los negociadores de los países en desarrollo en las conversaciones climáticas de las Naciones Unidas en Egipto el año pasado, superando años de resistencia por parte de las naciones más ricas.

Pero en los últimos 11 meses, los gobiernos han tenido dificultades para llegar a un consenso sobre los detalles del fondo, como quién pagará y dónde se ubicará el fondo.

Un comité especial de la ONU encargado de implementar el fondo se reunió por quinta vez en Abu Dhabi esta semana, luego de un estancamiento en Egipto el mes pasado, para finalizar las recomendaciones que se presentarán a los gobiernos cuando se reúnan para la cumbre anual sobre el clima COP28 en Dubai en menos de cuatro semanas. El objetivo es poner en marcha el fondo para 2024.

El comité, que representa a un grupo geográficamente diverso de países, resolvió recomendar al Banco Mundial como fiduciario y anfitrión del fondo, un punto de tensión que ha alimentado las divisiones entre países desarrollados y en desarrollo.

Los países en desarrollo han argumentado que alojar un fondo en el Banco Mundial, cuyos presidentes son nombrados por Estados Unidos, daría a los países donantes una influencia desproporcionada sobre el fondo y resultaría en altas tarifas para los países receptores.

LEAR  Waymo aprobado para expandir el servicio de robotaxis en Los Ángeles y la península de San Francisco

Para lograr que todos los países se sumen, se acordó que el Banco Mundial actuará como fiduciario y anfitrión provisional del fondo durante un periodo de cuatro años.

Jennifer Morgan, enviada especial para el clima de Alemania, dijo en una publicación en X que Berlín “está dispuesto a cumplir con su responsabilidad, estamos trabajando activamente para contribuir al nuevo fondo y evaluar opciones para fuentes de financiamiento más estructurales”.

Otros se mostraron menos optimistas.

“Es un día sombrío para la justicia climática, ya que los países ricos le dan la espalda a las comunidades vulnerables”, dijo Harjeet Singh, jefe de estrategia política global de la organización sin fines de lucro Climate Action Network International.

El comité también recomendó que los países desarrollados sean instados a continuar brindando apoyo al fondo, pero no se resolvió si las naciones más ricas tendrían una estricta obligación financiera para contribuir.

“Lamentamos que el texto no refleje un consenso sobre la necesidad de claridad sobre la naturaleza voluntaria de las contribuciones”, dijo un funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos a Reuters.

Estados Unidos intentó incluir una nota aclaratoria de que cualquier contribución al fondo sería voluntaria, pero el presidente del comité no lo permitió. Estados Unidos se opuso a esa negativa.

Sultan al-Jaber, quien presidirá las conversaciones de la COP28, dijo que acogía con satisfacción las recomendaciones del comité y que allanarían el camino para un acuerdo en la COP28.

(Reporte de Gloria Dickie en Londres y Valerie Volcovici en Washington DC; Edición de Andrew Heavens)