¿Qué tan buena es la Lenovo Yoga Book?

¿Cuál es tu idea de un dispositivo móvil perfecto? ¿Eres del tipo de usuario que puede hacer todo desde su teléfono inteligente, enviando mensajes de correo electrónico en cuestión de segundos con unos dedos hábiles? ¿O quizás anhelas la funcionalidad de un ordenador portátil de tamaño completo, y aceptas la compensación de tener que arrastrar el hardware más voluminoso e incomodo a donde quiera que vayas?

lenovo-yoga-book

Pues parece que Lenovo ha sacado un nuevo dispositivo que puede mejorar bastante tu vida. Aquí les presentamos su nuevo ordenador portátil, Yoga Book, el cual es una tableta híbrida. Es un dispositivo bastante interesante que busca combinar la funcionalidad de una tableta y de una laptop, todo de una manera súper portátil.

La Yoga Book se compone de dos pantallas increíblemente delgadas: la parte superior que alberga la pantalla es de unos 4 mm de espesor, mientras que el fondo se acerca a 5 mm. Conectando los dos crea una de una bisagra llamativa, capaz de plegar a través de 360 grados llenos.

La pantalla superior contiene la tableta, un panel de 10,1 pulgadas de buen tamaño, pero todas las cosas realmente interesantes está en la otra mitad. Cuando abra la Yoga Book lo primero que pensará es: ¿dónde está el teclado? Ya que la parte inferior carece de un teclado físico obvio. Pero no se preocupe, la luz de fondo se enciende y el teclado de Halo sensible al tacto aparece. Es una extensión completa de teclas iluminadas que están ocultas dentro de la extensión de esta pizarra inferior.

La sección del teclado está rodeada por los botones de volumen, el puerto de carga, una toma de auriculares analógica, un puerto micro USB, una bandeja que acepta tarjetas SIM, un puerto micro-HDMI para la salida de vídeo y un altavoz en cada lado, para el sonido estéreo.

La Yoga Book con su intención de ser funcional, no tiene una pantalla de alta gama. Esta es de 10,1 pulgadas con una resolución de 1200 x 1920, poniéndola por debajo del número creciente de tabletas con píxeles en el espacio de 2K. El problema aquí es que sabemos que Lenovo puede hacerlo mejor porque su Yoga Tab 3 Pro del año pasado, no solo tiene 480 nits sino que también tiene una resolución mucho más alta. Es una lástima.

En cuanto al procesador de la Yoga Book, esta ejecuta un poco de silicio de Intel: un procesador quad-core de 2,4 GHz Atom x5-Z8550. Junto con 4 GB de RAM y un almacenamiento de 64 GB el cual admite un microSD para expandirla, suena como un paquete fuerte para una máquina enfocada en la productividad.

lenovo-yoga

Sin embargo, al usar la Yoga Book se hace evidente que esto no es suficiente. Las páginas web se pegan un poco al desplazarse, y las aplicaciones a veces se cuelgan inesperadamente y no responden. Las pruebas de referencia son compatibles con este rendimiento poco satisfactorio, esto hace que la laptop tenga más en común con un teléfono de gama media que con una portátil real.

Eso es lamentable, porque la Yoga Book nos muestra sobre papel que es de alta calidad, especificando unos niveles de operación fluidos de alto-marco que el hardware adentro apenas puede alcanzar.

En cuanto a la cámara vamos a dejar en claro esto: se trata de una tableta, una tableta que fue extrañamente construida, y mientras está armado con un par de cámaras, tomar fotos es casi lo último que querrá hacer con este dispositivo.

De acuerdo con su colocación se tiene una cámara en la parte superior de la pantalla de la Yoga Book, y uno en la esquina del teclado. Durante su uso normal, ambas cámaras están justo al frente de ti.

Puede que este sea el sueño de cualquier amante de las selfies pero también significa que la única manera de sacar fotos de cualquier persona debe doblar el teclado y transformar la Yoga Book en una tableta. Es cierto que esa es probablemente la mejor manera para tomar fotos con un dispositivo como éste, pero no hace que se sienta menos torpe.

La cámara “trasera” (el teclado) viene con 8MP, mientras que la pantalla frontal montada en la pantalla tiene sólo un sensor de 2MP. La cara delantera saca unas fotos lo suficientemente buenas en ambientes bien iluminados. La cámara principal es ligeramente mejor, pero incluso es terrible en poca luz. Con suficiente iluminación, las dos pueden ser aceptables pero tiene bastantes problemas con el enfoque.

yoga-book

A pesar de la construcción tan delgada del Yoga Book, esta viene con una batería de 8,500mAh. Y con el tipo de SoC de alcance medio que tiene la tableta, se podría pensar que la combinación ofrece una duración increíblemente larga de la batería. Pero no, a pesar de que las especificaciones dicen que dura hasta 13 horas con una sola carga, la realidad es que dura 7 horas.

Es imposible criticar a Lenovo por lo que la compañía intentó hacer en este sentido: vio la oportunidad para revitalizar el mercado de las tabletas híbridas con un dispositivo que ejecuta un software familiar, que tiene un hardware realmente útil que se ve muy bien (los 360 grados de torsión de bisagra es nada menos que una obra de arte). Sin embargo, la Yoga Book es una tableta adecuada que apenas no entrega todo lo prometido.

Aunque todo esto suena muy negativo, hay algunas ideas estupendas al acecho dentro de la compañía con los cuales estamos muy esperanzados de que Lenovo se pegue con la idea e intente arreglar algunas de estas torceduras para una versión de segunda generación. Si realmente estás interesado en este dispositivo lo puedes encontrar por alrededor de 500$. 😉

Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados