Rishi Sunak busca canalizar buenos ánimos en la cumbre del G7 mientras la campaña electoral en el Reino Unido se estanca

Rishi Sunak buscó demostrar buen ánimo mientras se alejaba de su tambaleante campaña electoral en el Reino Unido para participar en una cumbre del G7 en la Riviera de Apulia el jueves.

Preguntado por un reportero acerca de parecer “bajoneado” después de una actuación desinflada en un evento televisado en Grimsby la noche anterior, donde enfrentó duras preguntas sobre sus promesas incumplidas, el primer ministro dijo: “Definitivamente no”.

A medida que su partido Conservador sigue rezagado detrás del Laborista por alrededor de 20 puntos en las encuestas a solo tres semanas de las elecciones, Sunak rechazó cualquier sugerencia de ser ignorado por aliados en la cumbre que puedan creer que está de salida del cargo.

“Ya me he sentado con Emmanuel, hablé con Olaf sobre varias cosas”, dijo sobre encuentros rápidos con Emmanuel Macron, presidente de Francia, y la canciller de Alemania, Olaf Scholz, en el primer día de la reunión internacional.

Donde Sunak estuvo dispuesto a reconocer un revés fue en relación a la conducta de su cercano asistente parlamentario Craig Williams MP, quien está bajo investigación por la Comisión de Juego después de hacer una apuesta de £100 sobre la fecha de las elecciones anticipadas tres días antes de que el primer ministro la anunciara.

Sunak dijo que era “muy decepcionante” y destacó la propia admisión de Williams de que había sido un “gran error de juicio”.

Insiders del partido Tory dijeron que el episodio fue visto como una traición por parte de Williams y había asestado un golpe psicológico a otros miembros del círculo íntimo de Sunak.

LEAR  Acciones de Nvidia en baja, listas para perder $65 millones en capital de mercado según Investing.com.

El primer ministro se mostró más optimista al hablar del préstamo de $50 mil millones a Ucrania que acordó el grupo de economías avanzadas, del cual dijo que “el Reino Unido ha estado liderando” durante meses. También aplaudió la publicación del manifiesto laborista, el cual afirmó que no contenía “ideas importantes”.

Declarando que seguiría “luchando muy duro” hasta el día de las elecciones el 4 de julio, Sunak dijo que quería asegurarse de que los votantes supieran que estarían “cargados” con impuestos más altos por un gobierno laborista.

No obstante, anteriormente el ex primer ministro Lord David Cameron se vio obligado a insistir en que no sentía lástima por Sunak. “No siento lástima por él porque es un primer ministro muy efectivo que quiere seguir desempeñando su trabajo”, dijo.

Mientras el secretario de Relaciones Exteriores le dijo a la BBC que las encuestas no “se ven bien” para los Conservadores, argumentó que “no parecían muy bien en 2015 cuando gané las elecciones”.

A pesar de las reflexiones de Cameron, insiders dijeron que la moral en la campaña Tory seguía desplomándose. Una figura conservadora dijo que parecía como si muchos de los activistas “se hubieran dado por vencidos por completo”, y agregó que no había pasado desapercibido lo bajo que estaban manteniendo el perfil muchos ministros del gabinete.

El partido había “roto el cristal con ‘super mayoría’ y ahora todo es una carrera para obtener 120 o más escaños para asegurarse de que no haya una aniquilación”, dijo el insider.

El comentario era una referencia a las declaraciones del secretario de Defensa, Grant Shapps, el miércoles destacando la posibilidad de una “súper mayoría” laborista y subrayando la importancia de “la rendición de cuentas” en ese escenario. Las declaraciones de Shapps fueron vistas en algunos círculos como una concesión de la derrota de los Tories el 4 de julio.

LEAR  Apple se disculpa por el anuncio 'Crush!' del iPad Pro y cancela planes de televisión.

Mientras tanto, activistas en algunos distritos ya no se molestan en asistir a las sesiones de prospección porque ven un período en la oposición como un hecho consumado, dijeron insiders del partido.

A medida que la atención se centra en el futuro del partido después de las elecciones, Nigel Farage dijo que estaría dispuesto a liderar una fusión del grupo Reforma-Conservador. El líder de Reforma predijo que “algo nuevo va a surgir en el centro-derecha”, diciendo a LBC que el partido gobernante “podría estar muerto” después de las elecciones.

Un cambio de control sería bienvenido por algunos en la derecha del partido Tory, que veneran al archi-Brexiter y creen que las penurias de su partido se deben a su fracaso en abogar por un enfoque más duro en temas de inmigración, impuestos y culturales.

Suella Braverman, quien fungió como secretaria de Interior bajo Sunak, dijo esta semana que los Conservadores deberían abrazar a Farage. “No hay mucha diferencia” entre sus políticas y las de los Tories, dijo, haciendo un llamado a sus colegas a “unir la derecha”.