Orbán dice que Ucrania debe ser una “zona de amortiguamiento” fuera de la UE y la OTAN.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha dicho que Ucrania debería ser dejada como una “zona de amortiguamiento” entre Rusia y Occidente, lo que proporcionaría ciertas garantías de seguridad, pero no admitiría a Ucrania como miembro de la UE o la OTAN.

Fuente: Orbán en una conversación con el ex canciller austriaco Wolfgang Schüssel como parte del proyecto de medios European Voices; un extracto de la conversación publicado por Die Presse ha atraído considerable atención en los medios húngaros, escribe European Pravda

Cita: “Guste o no, les guste o no a los ucranianos, Ucrania está donde está en el mapa. La mejor perspectiva es que sea una zona de amortiguamiento entre Rusia y Occidente, con garantías de seguridad, por supuesto. Si eso no funciona, Ucrania seguirá perdiendo territorio.

Rusia destruirá Ucrania una y otra vez. Rusia nunca aceptará tener un miembro de la UE y la OTAN como Ucrania en sus fronteras, nunca.”

Detalles: Al mismo tiempo, el primer ministro húngaro cree que Ucrania y Georgia podrían haberse unido a la UE y la OTAN en 2008, pero se perdió esa oportunidad, y con ella “las perspectivas de futura membresía de la UE y la OTAN de Ucrania”.

En respuesta al comentario de Schüssel de que un alto el fuego ahora significaría la derrota de Ucrania, Orbán dijo que la evaluación puede depender de “cómo vemos el futuro”, ya que Ucrania podría perder aún más territorio mientras continúa la fase caliente de la guerra.

El primer ministro húngaro también discrepó con los argumentos de que la membresía de Ucrania protegería a Europa, ya que casi todos los miembros de la UE ya son miembros de la OTAN, y la alianza es más fuerte que Rusia.

LEAR  Israel afirma que disciplinó a los soldados que cantaron una oración judía en una mezquita en Jenin. Israel dice haber disciplinado a soldados que cantaron una oración judía en una mezquita en Jenin.

“No hay peligro de que Rusia ataque a un estado miembro de la OTAN”, dijo Orbán.

También expresó la opinión de que Rusia nunca tomará en serio a Ucrania como socio en negociaciones, “solo los EE. UU. y quizás la UE”.

Schüssel señaló que no hay certeza de que se puedan confiar en los acuerdos con Rusia. Orbán respondió que en su opinión, “no es cuestión de confianza, sino de fuerza”.

“Nosotros los europeos no somos lo suficientemente fuertes para que los rusos nos tomen en serio. Esto es un juego de poder. Esto es una guerra. Debemos demostrar fuerza y transmitir claramente a los rusos: tenemos nuestros propios intereses, ellos tienen los suyos, y sobre esa base, podemos negociar algo”, dijo Orbán.

Dijo que no cree que la guerra ruso-ucraniana termine en 2024 y que es necesario “al menos asegurar un alto el fuego y lograr una situación en la que se puedan llevar a cabo negociaciones”.

Además, Orbán cree que Europa no es capaz de apoyar a Ucrania con suficientes armas porque las sociedades de los países europeos “ya piensan que la ayuda es demasiada”.

“No podemos permitirnos ayudar a Ucrania hasta que gane militarmente”, agregó el primer ministro húngaro.

Antecedentes:

El ministro de Relaciones Exteriores de Hungría se quejó de que las autoridades húngaras estaban siendo etiquetadas como “amigos de Putin” cuando en realidad solo estaban planteando “cuestiones estratégicas”.

Mientras tanto, la extrema derecha sueca anunció que abandonaría su grupo en el Parlamento Europeo si se admitía el partido de Orbán.

¡Apóyanos o conviértete en nuestro patrocinador!