Ministro israelí propone plan para Gaza posterior a la guerra en medio de divisiones.

Como Secretario de Estado Antony J. Blinken regresó a Oriente Medio el viernes en un esfuerzo por aliviar las crecientes tensiones, el ministro de defensa de Israel lanzó un plan para la Franja de Gaza que expuso divisiones en el gobierno en tiempos de guerra del primer ministro Benjamin Netanyahu.

La propuesta del ministro de defensa, Yoav Gallant, quien es un miembro moderado del partido Likud de derecha de Netanyahu, fue vista como un globo de ensayo, pero mostró la presión a la que Israel se enfrentaba mientras Washington y otros presionaban para cambiar a una fase menos intensa de la guerra.

Complicando aún más los esfuerzos diplomáticos en la región, Hassan Nasrallah, el líder del poderoso grupo armado Hezbollah, que ha estado luchando con las fuerzas israelíes a lo largo de la frontera entre Israel y Líbano, descartó cualquier negociación para detener los enfrentamientos hasta que la guerra en Gaza termine.

La propuesta de Gallant, compartida el jueves en una reunión tensa del gabinete de seguridad de Israel, se basa en la derrota del Hamás por parte del ejército en Gaza. Propone que Israel mantenga el control militar de las fronteras de Gaza, mientras una “fuerza de tarea multinacional” supervisa la reconstrucción y el desarrollo económico en el territorio, que ha sido devastado por casi tres meses de implacables ataques aéreos israelíes.

Bajo el plan, los habitantes de Gaza que no tengan vínculos con Hamás, que gobierna Gaza y ha sido designado como organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, se encargarían de los asuntos civiles en la enclave, según detalles de la reunión del gabinete filtrados a los medios de comunicación israelíes. Pero no habría un papel para la Autoridad Palestina, que administra partes de Cisjordania, ocupada por Israel, y no habría asentamientos de israelíes en Gaza, una idea que apoyan los israelíes de extrema derecha.

LEAR  Informes contradictorios sugieren la destitución de Zaluzhnyi como comandante en jefe; la oficina de Zelensky lo niega.

La propuesta parecía ser un intento de buscar un terreno intermedio entre los planes posteriores a la guerra presentados por Estados Unidos y miembros de la extrema derecha israelí. La administración Biden ha llamado a una “Autoridad Palestina renovada y revitalizada” para gobernar Gaza después de la guerra, considerándola como un camino hacia una solución de dos estados que crearía un estado palestino que consistiría en Gaza y Cisjordania, una propuesta que muchos israelíes de derecha se oponen.

En una publicación en Facebook, uno de los líderes israelíes de extrema derecha, Bezalel Smotrich, el ministro de finanzas, criticó el plan de Gallant, sugiriendo que arriesga una repetición del ataque mortal liderado por Hamás en Israel el 7 de octubre. Reiteró su llamado a la “emigración voluntaria” de civiles palestinos de Gaza, donde la mayoría de los 2.2 millones de residentes han sido expulsados de sus hogares. Muchos están hambrientos, enfermos y viven en tiendas de campaña improvisadas.

En los últimos días, Smotrich y otro líder israelí de extrema derecha, Itamar Ben-Gvir, el ministro de seguridad nacional, han sugerido que los palestinos deberían abandonar Gaza y que los israelíes deberían reasentar la enclave como parte de una solución a largo plazo para la guerra.

Francia, Alemania y Estados Unidos han denunciado los comentarios, que el Departamento de Estado calificó de “inflamatorios e irresponsables”.

Los medios de comunicación israelíes describieron la reunión del gabinete de seguridad de Israel como turbulenta y dijeron que terminó en una explosión después de que varios ministros atacaran al jefe de estado mayor del ejército, el teniente general Herzi Halevi, por formar un comité para investigar los fallos militares que llevaron a los ataques del 7 de octubre, cuando aproximadamente 1,200 personas murieron y otras 240 fueron secuestradas a Gaza, según las autoridades israelíes. Los ministros criticaron la composición del comité y cuestionaron si la investigación debe realizarse mientras Israel está en guerra.

LEAR  ÚLTIMA HORA: Apple agregará soporte para mensajería RCS con Android a partir del próximo año

La coalición gobernante de Netanyahu tiene una mayoría frágil, con 64 escaños en el parlamento de 120 escaños. Días después del ataque del 7 de octubre, algunos de los rivales centristas de Netanyahu se unieron a él para formar un gobierno de emergencia y reforzar su pequeño gabinete de guerra. Pero no firmaron acuerdos de coalición y han dicho que dejarán el gobierno cuando lo consideren oportuno.

Con su popularidad en un nivel muy bajo, en gran parte debido a las fallas de seguridad del 7 de octubre, Netanyahu se muestra reacio a enfrentarse a elecciones en cualquier momento pronto y debe mantener unida a su coalición gobernante para permanecer en el cargo.

En un discurso el viernes, Nasrallah, líder de Hezbollah, se dirigió directamente a los israelíes, diciéndoles: “Deberían exigir a su gobierno que detenga la ofensiva”.

“No habrá diálogo a menos que cese la agresión en Gaza”, agregó, advirtiendo: “Serán los primeros en pagar el precio”.

La declaración se produjo cuando Blinken emprendió una gira por Oriente Medio con el objetivo de evitar una guerra regional más amplia después del asesinato el martes de un alto funcionario de Hamás en un suburbio de la capital libanesa, Beirut.

Israel no ha aceptado ni negado públicamente la responsabilidad del asesinato, pero dos funcionarios de seguridad libaneses de alto rango, que declinaron ser identificados porque no estaban autorizados a discutir una investigación activa, dijeron que Israel había llevado a cabo el ataque utilizando seis misiles, dos de los cuales no explotaron.

El gobierno en funciones del Líbano dijo el viernes que había presentado una queja al Consejo de Seguridad de la ONU por el ataque, calificándolo de la “fase más peligrosa” del conflicto y una violación de su soberanía territorial.

LEAR  La UE entregará más de un millón de conchas de artillería para fin de año.

Nasrallah reiteró un mensaje que entregó en un discurso el miércoles, prometiendo que Hezbollah vengaría el asesinato del líder de Hamás, Saleh al-Arouri, a quien describió como un “querido amigo”.

“Esto no quedará impune”, dijo Nasrallah el viernes. “No podemos quedarnos en silencio.”

Pero no dijo cómo o cuándo respondería Hezbollah. Y aunque los enfrentamientos se han intensificado a lo largo de la frontera israelí-libanesa, ninguno hasta ahora ha señalado una escalada marcada.

Michael Levenson contribuyó con reportajes desde Nueva York.