Miles asisten al funeral del sublíder de Hamas en BeirutTranslation: Miles asisten al funeral del sublíder de Hamas en Beirut

Reportando desde Líbano, miles de personas han asistido al funeral de Saleh al-Arouri en Beirut, el líder de alto rango de Hamas asesinado en un ataque sospechoso de Israel en la capital libanesa hace dos días. Multitudes llevaban pancartas con su rostro y ondeaban banderas palestinas y de Hamas por las calles entre música, oraciones y fuertes disparos, mientras que los funcionarios de Hamas prometían tomar represalias.

La muerte de Arouri fue un golpe para Hamas, ya que era vicepresidente del grupo y una figura clave en las Brigadas Izzedine al-Qassam, ala armada del grupo, y renovó los temores de una guerra más amplia en la región. El ataque también afectó a su aliado libanés, Hezbollah, el poderoso movimiento respaldado por Irán, ya que golpeó Dahiyeh, un suburbio de la ciudad que es un bastión del grupo.

En Líbano, nuevamente, el enfoque está en lo que Hassan Nasrallah, el influyente líder de Hezbollah, decidirá hacer.

Menos de 24 horas después del ataque, se dirigió a sus seguidores, en un discurso que tenía previsto conmemorar al comandante iraní Qassem Soleimani, asesinado en un ataque con aviones no tripulados de EE. UU. hace cuatro años. No pudo ignorar lo que acababa de suceder en su propio patio trasero.

Como es habitual, Nasrallah habló desde un lugar no revelado y describió el asesinato de Arouri como una “flagrante agresión israelí” que no quedará impune. “Si el enemigo considera hacer la guerra contra Líbano, nuestra batalla será sin límites ni reglas”, dijo.

Pero, crucialmente, no hubo amenaza abierta de atacar a Israel, que ni confirmó ni negó su participación en el asesinato, ni indicación alguna de cómo podría actuar Hezbollah.

LEAR  CEO de Naftogaz Ucrania describe cómo Ucrania ha preparado su sistema energético ante ataques rusos.

Uno de los objetivos de Hezbollah es la destrucción de Israel, que ve al grupo como un enemigo más formidable que Hamas. Hezbollah cuenta con un vasto arsenal de armas, incluyendo misiles de precisión que pueden alcanzar territorio israelí lejano, así como decenas de miles de combatientes bien entrenados y curtidos en batalla.

Desde el inicio de la guerra entre Israel y Hamas en octubre, Hezbollah ha estado atacando posiciones en el norte de Israel casi todos los días, describiendo las acciones como su apoyo al grupo palestino. El ejército israelí ha respondido, pero hasta ahora, la violencia ha estado en gran medida contenida en áreas a lo largo de la frontera entre Líbano e Israel.

El asesinato de Al-Arouri fue un golpe para Hamas, pero también afectó a su aliado Hezbollah.

Hezbollah ha calculado sus acciones para evitar una guerra a gran escala con Israel, y no hay indicación de que esta estrategia vaya a cambiar. Muchos aquí aún recuerdan la destrucción causada por el conflicto de un mes entre Israel y Hezbollah en 2006, y con Líbano sufriendo una grave crisis económica, prácticamente no hay apoyo público para ningún enfrentamiento militar.

Las autoridades israelíes han advertido a Hezbollah que no escalen el conflicto. El ministro de Defensa Yoav Gallant ha dicho en el pasado que el ejército israelí podría hacer en Beirut lo que ha hecho en Gaza.

El jueves, mientras se reunía con el enviado estadounidense Amos Hochstein en Tel Aviv, el Sr. Gallant reafirmó la determinación de su país de cambiar la situación de seguridad en el norte de Israel para permitir el regreso de los residentes evacuados debido a los constantes ataques. Pero, dijo, había una “breve ventana de tiempo para entendimientos diplomáticos, que preferimos”.

LEAR  Introducción práctica al procesamiento del lenguaje natural (PLN)

Algunos altos funcionarios israelíes, sin embargo, han apoyado una acción adicional contra Hezbollah para eliminar la amenaza que representa el grupo.

Se espera que Nasrallah se dirija nuevamente a sus seguidores el viernes. Su último discurso puede ser una indicación de que por cualquier razón, quiere evitar desencadenar un conflicto mayor con Israel. Sin embargo, necesita mostrar una respuesta al ataque en Beirut. Pero cualquier reacción probablemente esté medida para evitar una fuerte represalia por parte de Israel y la posibilidad de otro conflicto catastrófico para Líbano.