Maestro Espía ruso dijo que el líder de la oposición Alexei Navalny murió de causas naturales.

El jefe de espías de Rusia dijo el martes que el líder de la oposición Alexei Navalny murió de causas naturales, una declaración que parecía reflejar los esfuerzos del Kremlin por calmar la indignación internacional por la muerte del mayor enemigo del presidente Vladimir Putin.

Sergei Naryshkin, director del Servicio de Inteligencia Exterior, la principal agencia de espionaje conocida por su acrónimo en ruso SVR, hizo la declaración en una entrevista transmitida por la televisión estatal rusa. No mencionó la causa de la muerte de Navalny en una colonia penal remota en el Ártico ni proporcionó otros detalles.

“Tarde o temprano la vida termina y las personas mueren”, dijo. “Navalny ha muerto de causas naturales.”

Navalny murió el 16 de febrero en la Colonia Penal No. 3 en la ciudad de Kharp, en la región de Yamalo-Nenets, a unos 1,900 kilómetros al noreste de Moscú, donde cumplía una sentencia de 19 años por cargos de extremismo.

Las autoridades rusas aún no han anunciado la causa de su muerte a los 47 años y muchos líderes occidentales la atribuyeron a Putin, una acusación que el Kremlin rechazó con enojo.

La madre de Navalny, Lyudmila Navalnaya, había pasado ocho días para que las autoridades le entregaran el cuerpo de su hijo, ya que los funcionarios afirmaron que necesitaban realizar pruebas post mortem. Ella hizo un llamado en video a Putin para que le permitiera enterrar a su hijo con dignidad.

Navalny fue enterrado el viernes en un suburbio de Moscú en un funeral que atrajo a miles de dolientes en medio de una fuerte presencia policial. Su equipo dijo que varias iglesias de Moscú se negaron a realizar el funeral.

LEAR  El Ministro de Defensa de Ucrania ordena una investigación sobre el ataque ruso a la 128ª Brigada

Navalny había estado encarcelado desde enero de 2021, cuando regresó a Moscú para enfrentar un arresto seguro después de recuperarse en Alemania de un envenenamiento con un agente nervioso que atribuyó al Kremlin. Su Fundación de Lucha contra la Corrupción y sus oficinas regionales fueron designadas como “organizaciones extremistas” por el gobierno ruso ese mismo año.