Lula decepciona a los familiares de las víctimas de la dictadura al ignorar el aniversario del golpe.

Los familiares de las víctimas de la brutal dictadura de dos décadas en Brasil han expresado su enojo y consternación por la decisión informada del presidente Luiz Inácio Lula da Silva de bloquear los eventos oficiales de conmemoración del 60 aniversario del golpe militar de 1964.

Los activistas esperaban que el gobierno izquierdista marcara el aniversario del 31 de marzo de 2024 de ese golpe con una serie de monumentos en honor a los miles que fueron asesinados, desaparecidos o torturados por el régimen de 1964-85.

El ministro de derechos humanos, Silvio Almeida, había planeado una ceremonia y una campaña de concienciación con el lema: “Sin recuerdo no hay futuro”.

Pero Lula, según se informa, frustró esos planes dando órdenes explícitas en contra de esas conmemoraciones. La decisión parecía estar destinada a evitar molestar a los jefes militares en un momento en que varios altos mandos militares enfrentan la cárcel por supuestamente conspirar para impedir que Lula tomara el poder después de su elección en 2022. Esa supuesta conspiración culminó en el fallido levantamiento del 8 de enero de 2023, cuando seguidores de Bolsonaro asaltaron el palacio presidencial, el congreso y la corte suprema en Brasilia.

A principios de marzo, Lula supuestamente dijo a su gabinete que quería evitar “inflamar” la atmósfera política. También se le dijo a los jefes de defensa que las fuerzas armadas no deberían celebrar un evento que algunos en el ejército consideran una “revolución” que salvó a Brasil del gobierno comunista.

En una entrevista reciente, Lula dijo: “Me preocupa más el golpe de enero de 2023 que el de 1964, cuando tenía 17 años. Esto pertenece a la historia ahora. Ya ha causado el sufrimiento que causó. La gente ganó el derecho a democratizar el país, y los generales en el poder hoy eran niños en ese entonces.

“No voy a seguir insistiendo en esto,” añadió Lula, prometiendo “mover este país hacia adelante”.

La decisión de Lula y esa declaración han horrorizado a aquellos cuyos seres queridos murieron a manos de la dictadura respaldada por los EE. UU.

¿Cómo comenzó?

El presidente de izquierda de Brasil, João Goulart, fue derrocado en un golpe en abril de 1964. El general Humberto Castelo Branco se convirtió en líder, se prohibieron los partidos políticos, y el país se sumió en 21 años de gobierno militar.

LEAR  Los estudiantes de Stanford protestan contra la nueva prohibición de acampar durante la noche en las sentadas.

La represión se intensificó bajo el sucesor intransigente de Castelo Branco, Artur da Costa e Silva, quien tomó el poder en 1967. Él fue responsable de un decreto notorio llamado AI-5 que le otorgó amplios poderes dictatoriales y dio comienzo a los llamados “años de plomo”, un sombrío período de tiranía y violencia que duraría hasta 1974.

¿Qué ocurrió durante la dictadura?

Los partidarios del régimen militar de Brasil de 1964-1985, incluido Jair Bolsonaro, le atribuyen haber aportado seguridad y estabilidad al país sudamericano y haber sido el cerebro de un “milagro” económico que duró una década.

También impulsó varios proyectos de infraestructura faraónicos, incluida la aún no concluida carretera Transamazónica y el puente de ocho millas que cruza la bahía de Guanabara en Río.

Pero el régimen, aunque menos notoriamente violento que los de Argentina y Chile, también fue responsable de asesinar o desaparecer a cientos de opositores y de encarcelar a miles más. Entre los encarcelados y torturados se encontraba la primera presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, entonces una rebelde de izquierda.

También fue un período de censura severa. Algunos de los músicos más queridos de Brasil, incluidos Gilberto Gil, Chico Buarque y Caetano Veloso, se exiliaron en Europa, escribiendo canciones sobre sus partidas forzadas.

¿Cómo terminó?

Los exiliados políticos comenzaron a regresar a Brasil en 1979 después de que se aprobara una ley de amnistía que comenzó a allanar el camino para el regreso de la democracia.

Pero el movimiento pro-democracia “Diretas Já” (¡Elecciones directas ya!) cobró fuerza en 1984 con una serie de masivas e históricas manifestaciones callejeras en ciudades como Río de Janeiro, São Paulo y Belo Horizonte.

El gobierno civil regresó al año siguiente y se introdujo una nueva constitución en 1988. Al año siguiente, Brasil celebró su primera elección presidencial directa en casi tres décadas.

“Mucho más que decepción, siento indignación”, dijo Suzana Lisboa, cuyo compañero, Luiz Eurico Tejera Lisboa, desapareció en 1972 a los 24 años y se cree que fue torturado hasta la muerte. Sus restos fueron encontrados siete años después, enterrados en un cementerio de São Paulo bajo otro nombre.

“Como jefe de estado, es [deber de Lula] asumir la responsabilidad de investigar los crímenes cometidos por el estado. No se puede simplemente borrar todo como si nunca hubiera sucedido … El estado torturó, mató y desapareció personas; esto no puede quedar sin respuesta”, agregó Lisboa, ex miembro de la comisión especial sobre muertes y desapariciones políticas, que Bolsonaro cerró poco antes de dejar el poder.

LEAR  Ghana aprueba ley que hace ilegal identificarse como LGBTQ+

La omisión de Lula de reactivar esa comisión investigadora ha enfurecido aún más a las familias de las víctimas.

“Nos sentimos algo traicionados”, dijo Marcelo Rubens Paiva, un autor célebre cuyo padre político, Rubens Paiva, fue arrancado de las calles de Río en 1971 y nunca más fue visto. Su asesinato solo se confirmó en 2014.

Paiva dijo que había quedado sorprendido por la decisión de Lula, ya que el ex sindicalista siempre había sido “una gran aliado” de las víctimas de la dictadura y él mismo había sido víctima. El hermano de Lula, Frei Chico, sufrió terribles sesiones de tortura durante la década de 1970.

Incluso los aliados de Lula han expresado su enojo. Rui Falcão, ex presidente del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, recientemente desafió al ministro de defensa por la “absurda” cancelación de eventos conmemorativos oficiales. “Las personas tienen derecho a recordar a sus muertos”, le dijo Falcão al ministro según el sitio de noticias Metrópoles.

El historiador João Roberto Martins Filho sospechaba que la postura de Lula estaba relacionada con la posibilidad de que altos mandos militares que formaron parte de la administración de Bolsonaro enfrentarían pronto arresto por su presunta participación en un complot para derrocar la elección de Lula en 2022.

Estos personajes incluyen al General Augusto Heleno, quien fue jefe de seguridad institucional de Bolsonaro; al Almirante Almir Garnier, ex comandante de la armada; y al General Walter Braga Netto, ex ministro de defensa y jefe de gabinete de Bolsonaro. La semana pasada, Reuters informó que la policía federal creía que el General Braga Netto había conspirado secretamente para llevar tropas de fuerzas especiales entrenadas en técnicas de contrainsurgencia a Brasilia para provocar el caos que justificaría una intervención militar manteniendo a Bolsonaro en el poder. Los tres hombres han negado cualquier irregularidad, al igual que Bolsonaro.

“El cálculo [de Lula] parece ser que este no es el momento de crear más áreas de fricción [con el ejército]”, dijo Martins Filho.

LEAR  Hackers ucranianos roban planes de construcción para 500 sitios militares rusos - informe

El historiador afirmó que la decisión había causado “insatisfacción unánime” en círculos académicos. “No hay nadie que esté de acuerdo con la afirmación de Lula de que el golpe de 1964 y el régimen militar pertenecen al pasado y deberían quedarse allí”.

Paiva creía que la orden de Lula fue el resultado de temores infundados de que se intentara otro golpe si se provocaba al ejército. Pero el presunto complot para derrocar al gobierno de Lula fracasó precisamente porque no recibió suficiente respaldo de los altos mandos, argumentó Paiva.

Sesenta años después de que los tanques del ejército llegaran a Río y obligaran al presidente de izquierda João Goulart a abandonar el poder, aún hay mucho misterio sobre los crímenes de la dictadura. Rubens Valente, autor de un libro sobre el impacto de la dictadura en las comunidades indígenas, dijo que eso era especialmente cierto cuando se trataba de los descendientes de los habitantes originales de Brasil.

Un informe de 2014 de la Comisión de la Verdad encontró que al menos 8,350 indígenas perdieron la vida después de que el régimen lanzara una gran campaña para desarrollar la Amazonía mediante la construcción de carreteras a través de la selva. Esas carreteras devastaron grupos indígenas no contactados, llevando violencia y enfermedades. “La consecuencia directa de la política del régimen militar hacia la Amazonia fue la casi exterminación de numerosos grupos étnicos”, dijo Valente.

Pero la censura y la escasez de periodistas en los rincones más remotos de la Amazonia significaban que había poco registro escrito de tales crímenes, dijo Valente. La investigación y la memoria eran esenciales si se querían evitar tragedias similares en el futuro.

A pesar de la decisión del gobierno de no conmemorar el aniversario del domingo, los activistas realizarán homenajes en todo Brasil.

Lisboa, quien asistirá a uno en Porto Alegre, dijo que estaba perpleja porque Lula viajó recientemente a Argentina para apoyar a las madres y abuelas de las víctimas de su dictadura de 1976-83, pero no había hecho lo mismo en Brasil.

“Hemos hecho nuestra parte [por la democracia] … y desafortunadamente nunca lo he visto a él darnos este tipo de reconocimiento”, dijo Lisboa.