La UE y Alemania darán a Albania $88 millones para convertir las 3 principales líneas de autobuses de la capital en eléctricas.

TIRANA, Albania (AP) — La Unión Europea y Alemania anunciaron el miércoles que darán a Albania un total de 81.09 millones de euros (unos $88 millones) para convertir las tres principales líneas de autobuses en la capital Tirana en eléctricas, como parte de la ayuda para que el país de los Balcanes cumpla con los requisitos para unirse al bloque de 27 naciones.

El bloque otorgará al proyecto Green Transport Tirana 31.09 millones de euros ($34 millones) como subvención, mientras que el Banco de Desarrollo KFW de Alemania le prestará 50 millones de euros ($54 millones). La municipalidad de Tirana también invertirá 29.17 millones de euros ($31.6 millones).

Este será el primer sistema de Transporte Rápido de Autobuses eléctricos, conocido como “e-BRT”, en Albania.

El proyecto, que se espera que comience este año, tiene como objetivo mejorar significativamente el servicio de transporte público y reducir las emisiones de dióxido de carbono y los contaminantes atmosféricos.

La población de Tirana ha aumentado más de tres veces desde la era comunista: de 300,000 en 1990 a un millón. Sus líneas de transporte actuales operan con autobuses de segunda mano que circulan lentamente por las atestadas calles de la ciudad, con pocas vías dedicadas para ellos.

Los países de los Balcanes Occidentales —Albania, Bosnia, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte y Serbia— se encuentran en diferentes etapas en sus solicitudes de membresía en la UE, lo que ha frustrado a los residentes debido al lento proceso. La invasión de Ucrania por parte de Rusia, que comenzó en febrero de 2022, ha impulsado a los líderes europeos a presionar a los seis países para unirse al bloque.

LEAR  Sudáfrica pide a la CIJ que actúe contra los planes de Israel para Rafah

Tradicionalmente, Rusia ejerce influencia en los Balcanes, especialmente entre los serbios ortodoxos cristianos.

Recientemente, los funcionarios de la UE han ofrecido un paquete de 6 mil millones de euros (unos $6.4 mil millones) para los países de los Balcanes con el fin de fomentar reformas y alejarlos de la influencia rusa.