La ONU afirma que más del 40% de los ucranianos necesitan ayuda humanitaria en condiciones de guerra horribles

UNITED NATIONS (AP) – En los últimos años los ataques rusos han causado sufrimiento inimaginable al pueblo de Ucrania y más del 40% de ellos necesitan asistencia humanitaria, declaró un alto funcionario de la ONU al Consejo de Seguridad de la ONU el martes.

Ramesh Rajasingham, director de coordinación de la Oficina Humanitaria de la ONU, afirmó que miles de civiles han muerto en bombardeos indiscriminados a hogares, escuelas, campos y mercados desde la invasión rusa en febrero de 2022. La oficina de derechos humanos de la ONU ha verificado formalmente la muerte de 9.900 civiles, pero Rajasingham afirmó que “el número real es sin duda más alto”.

Los civiles ucranianos están sufriendo “consecuencias humanitarias horrendas” y niveles de sufrimiento “inimaginables” a causa de los ataques rusos, dijo Rajasingham. Alrededor de 18 millones de ucranianos, más del 40% de la población, necesitan algún tipo de asistencia humanitaria y a medida que se acerca el invierno, “las necesidades se magnificarán”, afirmó.

Rajasingham señaló que los daños y la destrucción significativa de la infraestructura crítica siguen afectando gravemente el acceso de los civiles a la electricidad, calefacción, agua y telecomunicaciones, “una preocupación particular a medida que se acerca rápidamente el invierno”, lo que pondrá en mayor riesgo a las personas mayores, discapacitadas y desplazadas.

Las fuerzas militares rusas atacaron de forma sistemática las estaciones de energía y otras infraestructuras críticas de Ucrania con misiles y drones durante el último invierno, resultando en frecuentes cortes de energía.

Para prepararse para las bajas temperaturas de este invierno, el funcionario de la ONU dijo que la comunidad humanitaria está ayudando a las personas a realizar reparaciones en sus hogares y asegurando que los sistemas de agua y calefacción funcionen correctamente.

LEAR  Ciberseguridad para la industria hotelera: protección de los datos de los huéspedes

“El objetivo es garantizar que cada civil tenga acceso a un lugar seguro y cálido durante el próximo invierno”, concluyó Rajasingham.

Además, los ucranianos deben lidiar con una disminución en la atención médica, afirmó.

Desde la invasión, la Organización Mundial de la Salud de la ONU ha verificado más de 1.300 ataques a centros de atención médica, más del 55% de todos los ataques a nivel mundial durante el mismo período. Además, 111 trabajadores y pacientes de la salud han sido asesinados y 13 instalaciones de salud han sido impactadas por ataques desde principios de septiembre.

A medida que continúa la guerra, se ha vuelto más peligroso para las organizaciones humanitarias operar, con el número de trabajadores de ayuda asesinados más que triplicándose, pasando de cuatro en 2022 a 14 hasta ahora en 2023, según Rajasingham.

A pesar de los riesgos, más de 500 organizaciones humanitarias, la mayoría de ellas locales, han llegado a nueve millones de personas con ayuda en los primeros nueve meses de 2023, gracias a más de 2.000 millones de dólares contribuidos por donantes a la apelación de 3.900 millones de dólares de la ONU para este año. Sin embargo, más del 40% de la apelación aún no ha sido financiado.

El Subembajador de Estados Unidos Robert Wood le informó al Consejo que según una estimación de la ONU en junio, los ataques rusos redujeron la capacidad de generación de energía de Ucrania a aproximadamente la mitad de su capacidad previa a la guerra. Y entre octubre de 2022 y marzo de 2023, muchos civiles pasaron aproximadamente 35 días sin electricidad.

Wood afirmó que los ataques rusos a la infraestructura crítica ya han sido retomados, “poniendo en riesgo los servicios esenciales y exacerbando la crisis humanitaria”.

LEAR  Informe del viernes - The New York Times

El embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, afirmó que son los misiles ucranianos, no los ataques aéreos rusos, los que impactan a “objetivos civiles”. Y acusó al gobierno de Kiev de inventar “mentiras sobre Rusia” y culpar a Moscú por “tragedias de alto perfil” en Ucrania con el fin de obtener más apoyo militar occidental.

Agregó que mientras los diplomáticos occidentales hablan de bajas y destrucción en Ucrania, nunca mencionan nada sobre bajas y destrucción en la región este de Donbás, que Rusia anexó ilegalmente en octubre de 2022.

El embajador de Ucrania ante la ONU, Sergiy Kyslytsya, expresó su gratitud a la ONU y a los donantes por ayudar al gobierno a prepararse para el invierno.

Dijo que Rusia no muestra intención de abandonar la práctica “terrorista” de atacar la infraestructura civil, y eso “hace necesario obtener sistemas de defensa aérea adicionales para salvaguardar estas instalaciones críticas durante el invierno”.