KiO DBp Fn HZ vMm 5Ij Mc kx zcT A2p l8 Wc uKl Xg QIc Qm 7oA qSq wE lG 65E Fi Ex Eoz V9 hgN p7 wGy NZh aUC SG Fn eGg Xc dgN bvy KLM 34 Fo KfL hp eXl cr Ev 2s dKy XVv DT XyR 4y AoR Rhn jM Me Fv OMv MLj CO Qxo ehK cDQ Qm NSm gy nJ If i4 1GX cK L5 2S kq 3O Rrq afB QS yGG SC 0f mqe zx Gg xW9 UKN AA Rr NPv QR Ul qnp BC suf GMq p2 nh mcu Nw dU 36b Ghm Lw zKh eT t7T hP0 xs RFT 512 Ob

La capacidad de misiles de Irán está obligando al Occidente a considerar una respuesta.

Cuando Irán lanzó una serie de ataques aéreos esta semana en Irak, Siria y Pakistán, no solo mostraba el alcance y sofisticación de algunos de sus misiles más nuevos, sino que también reclamaba un territorio: Esta es una nueva era en la que Irán puede flexionar sus músculos a voluntad y, como beneficio adicional, reforzar su credencial como un proveedor de armas importante.

Al menos en uno de los ataques, un ataque que Teherán afirmó que apuntaba al grupo terrorista Estado Islámico en Idlib, Siria, Irán pareció hacer uso de uno de sus misiles más avanzados de mayor alcance, el Kheibar Shekan. Tanto el alcance como la precisión aparente atrajeron la atención de funcionarios de seguridad nacional en Europa e Israel, así como expertos externos que siguen los avances tecnológicos de Irán.

La combinación de sus misiles más nuevos y su flota de drones, que Rusia ha estado comprando por miles para su uso en Ucrania, ha ayudado a Irán a convertirse en un productor de algunas armas más sofisticadas en Oriente Medio. Y la disposición de Teherán a intervenir, como proveedor de sus fuerzas proxy en la región y como proveedor para Moscú, bien podría complicar los cálculos estadounidenses mientras el Pentágono considera la pregunta que pesa sobre el conflicto en el Oriente Medio: ¿Podría llevar a un conflicto directo con Irán?

Los planes estadounidenses para contrarrestar a Irán se construyeron hace mucho tiempo sobre la suposición de que la capacidad de Teherán para infligir dolor más allá de sus fronteras tenía sus límites.

Sus misiles tenían una precisión dudosa y su programa de drones todavía era nuevo. Sus armas más poderosas contra los Estados Unidos y sus aliados occidentales eran en su mayoría ciberarmas. Aún así, si bien había asestado algunos golpes, como la parálisis del Casino Sands, la amenaza global que representa Irán ocupaba un segundo plano en comparación con China y Rusia.

La capacidad de Irán para producir drones por miles tomó por sorpresa a muchos funcionarios. Ahora, su capacidad de misiles está forzando a Occidente a pensar en sus defensas y respuestas. Después de que Irán lanzara un ataque de drones contra lo que dijo era un grupo terrorista en Pakistán el martes pasado, Pakistán dijo el jueves que había retaliado con ataques de misiles a extremistas en Irán.

LEAR  Advertencia del excomandante de la OTAN sobre la 'escalada de tensión' entre EE.UU. e Irán.

Mark Esper, quien se desempeñó como uno de los secretarios de Defensa del presidente Donald J. Trump, señaló el miércoles que “Irán está suministrando, apoyando, inspirando y financiando todas estas actividades” que han perturbado la vida en el Medio Oriente, incluso de los ataques en el Mar Rojo de los hutíes. “Tenemos que reunirnos con las democracias occidentales y los estados árabes, francamente, y elaborar un plan para lidiar con Irán y detener estos flujos”, dijo Esper a CNN.

La disposición de Irán a lanzar una lluvia de misiles a sus adversarios, coinciden diplomáticos y expertos, es en parte una liberación de la ira, en parte una advertencia y en parte una publicidad para futuros clientes.

Su misil común, el tipo vendido a los rebeldes hutíes en Yemen o a Hezbollah en Líbano, puede combinarse con drones para abrumar las defensas aéreas. Pero el Kheibar Shekan puede golpear más lejos y con mayor precisión que cualquier cosa que los iraníes hayan desplegado en el pasado.

Presentado en 2022, el Kheibar Shekan es un misil de precisión de proyectil sólido que tiene un alcance de 1,450 kilómetros, o unas 900 millas, lo que significa que puede golpear a Israel. Pero lo que lo distingue del resto del arsenal de Irán es que su ojiva puede maniobrar ágilmente con aletas aerodinámicas para evadir al menos algunos sistemas de defensa aérea tradicionales.

El uso del misil, cuando fue desplegado por primera vez y nuevamente esta semana, sugiere que es un proyecto favorito del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, una rama militar de Irán que está desarrollando misiles por separado, pero en paralelo, con un programa dirigido por el Ministerio de Defensa del país.

La decisión de usar el Kheibar Shekan esta semana en Siria cuando un misil menos sofisticado habría sido igual de efectivo se ve como una señal de que Irán podría haber estado más interesado en demostrar su poder al oeste que en represalia contra un grupo terrorista. “Fue bastante interesante ver que ese sistema fue utilizado”, dijo Fabian Hinz, un experto en misiles, drones y Medio Oriente del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres. Agregó: “Hay una pregunta sobre si podrían haberlo elegido para probar uno de sus misiles más avanzados en condiciones de combate, o enviar un mensaje a Israel o posiblemente hacer ambas cosas.”

LEAR  Personalización de iconos para una interfaz de usuario distintiva

En general, Irán tiene más de 3.000 misiles balísticos en su arsenal y está agregando constantemente a su reserva de misiles de crucero, según estimaciones de inteligencia y militares de EE. UU. El año pasado, Irán planeó gastar el 41 por ciento de su presupuesto militar en desarrollo y producción de armas, según el Centro de Políticas de los Emiratos Árabes Unidos, una organización de investigación con sede en Abu Dhabi. En comparación, sus principales armas de combate, tanques y aviones, se consideran en su mayoría un tanto obsoletos.

La producción de misiles de Irán ha aumentado en los últimos 15 años, a medida que ha mejorado significativamente la precisión, orientación y tecnología aerodinámica de las armas.

A lo largo de esos años, Irán pasó de una postura más defensiva en el Medio Oriente a una en la que los Guardianes de la Revolución han asumido un papel más asertivo en toda la región, incluyendo fuerzas con otros militantes chiítas en Irak, Líbano, Siria y Yemen.

Es probable que los ataques de esta semana hayan sido tanto una demostración agresiva de los avances tecnológicos de Irán como un recordatorio de que es una potencia regional con una disposición descarada para atacar. “Probablemente hubo el sentimiento entre los líderes iraníes de que necesitaban hacer algo después de los ataques”, dijo el Sr. Hinz, el experto en misiles. “Tal vez también hubo esta idea de que, dado que hay tanta tensión en la región, Irán no puede ser visto como sentado de brazos cruzados”.

El programa de misiles balísticos de Irán ha pasado de un arsenal de misiles Scud que adquirió de Libia y Corea del Norte durante la década de 1980 a armas de precisión guiadas por satélite, navegación GPS o buscadores infrarrojos para golpear edificios específicos. Su reserva se compone de misiles de alcance mediano y corto, incluidos algunos diseñados para atacar objetivos en el campo de batalla a tan solo 20 kilómetros de distancia.

LEAR  La fuerte subida de las acciones estadounidenses está amenazada por un mundo en crisis.

Irán también ha comenzado a reforzar su programa de misiles de crucero de ataque terrestre, incluido uno utilizado por los hutíes conocido como Quds. Según Hinz, los hutíes han reclamado nuevas versiones de ese misil, que fue proporcionado por Irán o copiado de un modelo iraní, y que tiene un alcance de 2,000 kilómetros. Irán ha dicho que una variante en su propio arsenal, el misil Paveh, tiene un alcance de aproximadamente 1,650 kilómetros.

Los programas de misiles son un elemento vital del ejército de Irán y probablemente una de las principales razones por las que el presupuesto de defensa de Teherán se ubicó como el décimo más grande del mundo en 2022, según el análisis más reciente del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos.

En las últimas semanas, los funcionarios de inteligencia estadounidenses y el Sr. Hinz dicen que Irán y Rusia parecen estar acercándose a un acuerdo que ampliaría sus arreglos sobre el suministro iraní de drones para incluir misiles balísticos.

Eso podría resultar decisivo en el campo de batalla en Ucrania, donde los rusos han pasado en las últimas semanas a una estrategia de intentar abrumar las defensas aéreas proporcionadas por Occidente al desatar una lluvia de misiles sobre grandes ciudades, áreas industriales y puertos ucranianos.

El Sr. Hinz dijo que era más difícil saber qué misiles ha dado Irán a sus aliados de Hezbollah, quienes son notoriamente reservados sobre sus capacidades. Pero el Kheibar Shekan, o al menos una copia exacta de este, ha sido mostrado por los hutíes en Yemen.

El Kheibar Shekan lleva el nombre de una batalla del siglo VII en la que las fuerzas musulmanas derrotaron a las tribus judías. “Así que se puede ver la misión del misil”, dijo Hinz.