Japón logró escapar de la deflación solo para enfrentarse ahora al riesgo de estanflación.

Al principio del año, Japón parecía haber dejado atrás su larga travesía. Los mercados de valores en auge, los salarios en aumento y la primera subida de tipos de interés en 17 años llevaron a inversores y economistas a argumentar que la economía asiática finalmente había dado un giro.

Pero el crecimiento tibio está poniendo a prueba ese optimismo. El jueves, la oficina del gabinete de Japón presentó sus estimaciones preliminares de crecimiento del PIB, anunciando que la economía del país se contrajo a una tasa anualizada del 2% en los primeros tres meses de 2024. Marca el tercer trimestre consecutivo de crecimiento plano o negativo.

Los funcionarios japoneses culparon a los golpes temporales por la caída peor de lo esperado, como las interrupciones en la cadena de suministro en el sector automotriz. A finales del año pasado, Daihatsu, un fabricante de automóviles propiedad de Toyota, suspendió la producción después de revelar irregularidades en los datos de pruebas que se remontaban décadas atrás. La empresa solo reanudó por completo la producción la semana pasada.

Pero los economistas creen que la caída podría ser causada por algo más profundo que un golpe de suministro.

“La mayor preocupación es el consumo privado”, dijo Stefan Angrick, economista de Moody’s Analytics, al Wall Street Journal. El consumo de los hogares cayó un 0,7% en comparación con el trimestre anterior.

El gasto empresarial también es débil, cayendo un 0,8% trimestre a trimestre, lo que sugiere que “la recuperación del sector privado sigue en terreno débil”, escribieron los economistas de HSBC Jun Takazawa y Frederic Neumann en una nota de investigación del jueves.

LEAR  El director del organismo de control atómico de la ONU llega a Rusia para discutir la seguridad nuclear en Ucrania.

Estanflación?

Los precios en Japón subieron un 3,2% el año pasado, la tasa más alta desde 1982. La inflación se ha enfriado desde entonces, pero todavía está subiendo más rápido que los ingresos. Los salarios reales han caído durante dos años seguidos, lo que significa que “los hogares continuaron limitando su gasto” el último trimestre, escribieron Takazawa y Neumann de HSBC.

La combinación de un crecimiento débil y precios en aumento está planteando el espectro de la estanflación. “Casi no hay crecimiento y la inflación está aumentando”, dijo Taro Saito, jefe de investigación económica en el NLI Research Institute, a Bloomberg.

El lento crecimiento complica si y cuándo el Banco de Japón vuelve a subir las tasas de interés para controlar la inflación. “Esta no es en absoluto la situación en la que pueden subir las tasas de interés de inmediato”, dijo Nobuyasu Atago, economista jefe del Instituto de Investigación Económica de Rakuten Securities, a Bloomberg.

El Banco de Japón elevó las tasas de interés a mediados de marzo al 0-0,1%, poniendo fin al régimen de tipos de interés negativos restantes entre las principales economías. Los banqueros centrales atribuyeron el éxito de las negociaciones salariales, donde los sindicatos japoneses obtuvieron sus mayores aumentos salariales en más de 30 años, a su decisión de subir las tasas.

Si Japón decide posponer la subida de las tasas de interés, eso podría crear otro problema: un yen débil.

El yen japonés ha caído a un mínimo histórico dado que las tasas de interés del país siguen siendo mucho más bajas que las ofrecidas por EE. UU. Una moneda débil hace que las exportaciones sean más baratas y las importaciones más caras; eso es bueno para sectores enfocados en la exportación como el turismo y la fabricación de automóviles, pero perjudica a los hogares y a las industrias que dependen de insumos importados.

LEAR  El Bitcoin cae debido a la disminución de las apuestas de recorte de tasas de la Fed y la disminución de la demanda de ETF enfriando

Las empresas japonesas comienzan a preocuparse por las consecuencias de un yen persistentemente débil. Las mayores compañías de restaurantes del país están construyendo más sucursales en el extranjero en un intento de escapar del yen débil, según Nikkei Asia.

Incluso el yen podría estar frenando a los mercados de valores de Japón, que superaron un récord de la época de la burbuja a principios de este año. Bloomberg señala que, en términos de dólares, el Nikkei 225 está rindiendo por debajo del S&P 500 y del índice Hang Seng de Hong Kong.

Suscríbete al boletín informativo CFO Daily para mantenerte al día de las tendencias, problemas y ejecutivos que moldean las finanzas corporativas. Regístrate de forma gratuita.”