Hombres armados matan a 60 personas en una sala de conciertos fuera de Moscú, informan los medios estatales.

Varios hombres armados vestidos con camuflaje abrieron fuego en un lugar de conciertos popular en las afueras de Moscú el viernes por la noche, matando a unas 60 personas y dejando heridas a más de 100, informó el F.S.B., la principal agencia de seguridad de Rusia. Esa cifra de muertos lo convierte en el ataque más mortífero en la región capitalina en más de una década.

Mientras retumbaban los disparos en el edificio que albergaba la sala de conciertos, una de las más grandes y populares en el área de Moscú, el fuego se desató en los pisos superiores de la estructura, y la llamarada se intensificó tras una explosión, informó la agencia de noticias RIA Novosti.

El Estado Islámico, a través de una agencia de noticias afiliada, se atribuyó la responsabilidad. Oficiales de seguridad de Estados Unidos, incluido un alto funcionario contra el terrorismo, dijeron que creían que el ataque fue llevado a cabo por el Estado Islámico en Jorasán, una rama del grupo terrorista activa en Pakistán, Afganistán e Irán. Hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados para discutir el tema públicamente.

Múltiples videos publicados en redes sociales y verificados por The New York Times muestran a varias personas entrando a Crocus City Hall, un complejo comercial y de entretenimiento en las afueras de Krasnogorsk, al noroeste de Moscú, y disparando rifles. Otros videos muestran a personas corriendo pasando junto a víctimas ensangrentadas en el suelo o gritando al escuchar los disparos, mientras que las fotos muestran cuerpos alineados afuera del edificio.

Una mujer que se identificó solo como Marina dijo en un mensaje de texto que estaba haciendo fila para un concierto afuera, en el frío, alrededor de las 8 p.m., cuando personas sin abrigos comenzaron a salir corriendo del edificio, diciendo que habían escuchado disparos.

LEAR  El jefe del Banco Central de Turquía renuncia en medio de una larga batalla contra la inflación.

“Tan pronto como escuché disparos de rifle automático, también comencé a correr”, dijo.

La agencia de noticias estatal TASS informó que los servicios de emergencia habían mandado helicópteros para tratar de rescatar a personas desde el techo del edificio, donde se podían ver llamas y humo elevándose en el cielo nocturno. El techo cerca del escenario del concierto se derrumbó alrededor de las 10 p.m. hora local, informó RIA Novosti.

Horas después de que comenzara la locura, la guardia nacional rusa dijo que sus agentes aún estaban buscando a los atacantes y evacuando a personas del complejo. Agencias de medios estatales informaron que había hasta cinco perpetradores.

Al menos 115 personas han sido hospitalizadas por el ataque en la sala de conciertos de Moscú, cinco de ellas niños, según el ministro de salud ruso, Mijaíl Murashko. Los heridos incluyen a 60 pacientes adultos en estado grave, dijo el ministro. Otras 30 personas fueron tratadas y dadas de alta.

El Comité de Investigación de Rusia, el equivalente al FBI del país, dijo que había abierto un caso criminal por un acto terrorista y envió a sus investigadores al lugar. RIA Novosti informó que una unidad especial de la policía estaba trabajando dentro del edificio.

John F. Kirby, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Biden, dijo a los periodistas que la Casa Blanca “no tiene indicaciones en este momento de que Ucrania o ucranianos estuvieran involucrados”. Mykhailo Podolyak, un asesor clave de la oficina presidencial de Ucrania, dijo en un comunicado en video que “Ucrania no tiene absolutamente nada que ver” con el ataque.

El 7 de marzo, la Embajada de Estados Unidos en Moscú emitió una alerta de seguridad que advertía que su personal estaba “monitoreando informes de que extremistas tienen planes inminentes de atacar concentraciones masivas en Moscú, incluyendo conciertos”. La declaración, que no mencionaba nada sobre la afiliación de los extremistas, advirtió a los estadounidenses que un ataque podría tener lugar en las próximas 48 horas.

LEAR  Piknik, una banda de rock rusa de larga trayectoria, ahora está en el centro de una tragedia.

Voces pro-Kremlin aprovecharon la advertencia de la Embajada de Estados Unidos para pintar a Estados Unidos como tratando de asustar a los rusos. El 19 de marzo, el presidente de Rusia, Vladimir V. Putin, calificó la declaración de “chantaje obvio” hecho con “la intención de intimidar y desestabilizar nuestra sociedad”.

El ataque del viernes estaba conectado con la advertencia del 7 de marzo, según funcionarios estadounidenses informados sobre el asunto. Añadieron que Estados Unidos alertó a Rusia en privado en ese momento sobre la inteligencia que tenía sobre la actividad del Estado Islámico.

Declaraciones de condolencia e indignación llegaron desde todo el mundo, incluidos los gobiernos de Estados Unidos y otros países que están en desacuerdo con Rusia. Yulia Navalnaya, viuda del líder opositor Alexei Navalny, quien falleció en una prisión rusa el mes pasado, dijo en redes sociales: “Todos los involucrados en este crimen deben ser encontrados y llevados ante la justicia”.

El ataque se produjo en un día en el que 165 misiles y drones atacaron Ucrania, constituyendo lo que la embajadora de Estados Unidos en Ucrania, Bridget Brink, dijo que era “el mayor ataque contra la red energética de Ucrania desde el inicio de la guerra de Rusia”.

Los disparos ocurrieron minutos antes de que comenzara una actuación a sala llena de la veterana banda de rock Piknik. La sala de conciertos cuenta con 6,200 asientos, según su sitio web.

“Al menos tres personas vestidas de camuflaje irrumpieron en la planta baja de Crocus City Hall y abrieron fuego con armas automáticas” y lanzaron artefactos incendiarios, reportó un corresponsal de RIA Novosti desde la escena. “Definitivamente hay heridos”.

LEAR  La elección orquestada por Putin deja a los rusos sin otras opciones.

En videos filmados dentro de la sala de conciertos, se escucha a los miembros del público gritando y se les ve agachándose mientras se repiten los disparos afuera de la sala.

El servicio de emergencia de Rusia dijo que había enviado 130 vehículos al lugar y tres helicópteros para arrojar agua sobre el fuego que arrasó los pisos superiores. Para la noche, el incendio parecía haber disminuido considerablemente.

Los tiroteos son raros en Rusia, donde el estado regula estrictamente la posesión de armas de fuego. Uno de los más mortales ocurrió en 2022, cuando un hombre armado mató a 18 personas y dejó heridas a otras 23 en una escuela en la ciudad de Izhevsk.

Si las cifras de 60 muertos y más de 100 heridos del viernes son correctas, entonces el saldo es comparable al del atentado suicida de 2011 en el Aeropuerto de Domodédovo de Moscú, que mató a 37 personas, y a los dos atentados suicidas coordinados en estaciones de metro de Moscú en 2010 que mataron a 38.

En 2004, 172 personas murieron en un asedio en un teatro de Moscú por separatistas chechenos. La policía introdujo un gas sedante en el teatro para incapacitar a los atacantes, pero el gas mató a 132 rehenes.

El complejo donde tuvo lugar el ataque el viernes fue desarrollado por el multimillonario de origen azerbaiyano Aras Agalarov, cuyo hijo, Emin, es una famosa estrella pop. El expresidente Donald Trump organizó el certamen de Miss Universo en el mismo complejo en 2013, y artistas de renombre mundial como Eric Clapton, Dua Lipa y Sia también se han presentado allí.

Alina Lobzina, Julian E. Barnes y Neil MacFarquhar contribuyeron con el reporte.