Enviar un mini con orugas a la Antártida parecía ser una buena idea en su momento.

De todos los vehículos extravagantes y encantadores que jamás hayan deambulado por la Antártida y el Ártico, nunca pensé que me encontraría con un vehículo aparentemente menos adecuado para los desiertos helados que el Volkswagen Beetle de Australia. Pero los australianos que llevaron el Beetle al continente realmente se superaron a sí mismos con un Morris Mini Minor, ¡sobre orugas, por supuesto!

Es un viernes lluvioso y desagradable aquí en Detroit, y en días como estos, me gusta navegar por mis canales de YouTube favoritos para ver qué me he perdido, si es que me he perdido algo. Por supuesto, tuve que volver a visitar a nuestro amigo Calum Giles, quien parece estar creando contenido explícitamente para mí.

Vehículos extraños, historias de investigación antártica, historia; realmente vale la pena darle like y suscribirse.

De todos modos, la Expedición Nacional Australiana a la Antártida necesitaba un vehículo pequeño y barato con mayor capacidad todoterreno, ya que sus Beetles estaban limitados a conducir solo unas pocas millas alrededor del campamento base.

Entró en escena Teddy O’Hare, quien era ingeniero y dirigía el negocio que traía camiones pesados canadienses hasta los investigadores australianos en la Antártida. O’Hare merece una publicación propia, ya que era un hombre absolutamente increíble. Su taller fue responsable de construir el primer camión a reacción, que se convirtió en el primer camión en superar las 200 millas por hora. Fue en su taller donde nació el Mini-Trac.

O’Hare sabía, por su negocio de importación, que la mayoría de los vehículos sobre orugas tenían tracción delantera, así que eso fue lo que buscó. Añade los requisitos de la Expedición de ser barato y pequeño y en ese momento solo un vehículo cumplía con los requisitos: el Mini, o Morris Minor Mini, como se le conocía en aquel entonces. Después de pruebas y algunas modificaciones, sinceramente menos de las que puedas pensar, el Mini-Trac hizo su debut en el hielo en 1965.

LEAR  La guerra en Rusia entra en una nueva fase, dice ZelenskyEl presidente Zelensky afirma que la guerra en Rusia entra en una nueva fase

Guardaré el resto de la historia para que Calum la cuente, pero es absolutamente fascinante de principio a fin. Se necesitó mucha experimentación y, al final, el Mini-Trac cayó en ese defecto fatal de la mayoría de los pequeños autos británicos de esa época: la fiabilidad. Aun así, es una porción fascinante de la historia automotriz y antártica y vale la pena tomarse un descanso mental de 20 minutos para verlo.

Para conocer las últimas noticias, síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.