El sur de Brasil inundado se paraliza a medida que los ríos crecen nuevamente.

Los ríos en el sur de Brasil volvieron a subir el lunes mientras se intensificaban los esfuerzos de rescate por las inundaciones y el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva concedía que las autoridades no habían estado “preparadas” para un desastre de tal magnitud.

Más de 600,000 personas han sido desplazadas por las fuertes lluvias, inundaciones y deslizamientos de tierra que han devastado el estado sureño de Río Grande do Sul durante aproximadamente dos semanas.

Al menos 147 personas han muerto y más de 800 resultaron heridas en el diluvio, mientras que los rescatistas buscaban el lunes en botes y motos acuáticas a 127 personas reportadas como desaparecidas.

Cientos de ciudades y pueblos y parte de la capital regional, Porto Alegre, una bulliciosa ciudad de 1.4 millones de habitantes, han estado bajo el agua durante días, con calles convertidas en ríos.

“Es una catástrofe para la que no estábamos preparados”, dijo Lula en una llamada telefónica con el Ministro de Hacienda Fernando Haddad y el Gobernador de Río Grande do Sul, Eduardo Leite.

El estado permaneció paralizado el lunes, con unos 360,000 alumnos sin ir a la escuela, el aeropuerto internacional cerrado y numerosas carreteras e puentes intransitables.

Muchas granjas también estaban inundadas en una región que abastece más de dos tercios del arroz consumido en Brasil. El gobierno federal ha dicho que importará 200,000 toneladas de arroz para garantizar el suministro y prevenir la especulación de precios.

Unas 80,000 personas encontraron refugio en escuelas, clubes deportivos y otros edificios convertidos en albergues improvisados.

Las inundaciones son el último extremo climático que azota a Brasil, después de incendios forestales récord, olas de calor sin precedentes y sequías.

LEAR  Corea del Norte hackeó fabricantes de equipos de chips en Corea del Sur, según Seúl.

Las lluvias amainaron el lunes, pero las fuertes precipitaciones del fin de semana hicieron que los ríos volvieran a subir.

“No es el momento de regresar a los hogares en zonas de riesgo”, instó Leite a los residentes de las áreas afectadas el lunes.