El regreso a Haití de un líder golpista plantea preocupaciones de más tumulto.

Guy Philippe, el excomandante de la policía haitiana, político y rebelde que protagonizó un golpe de Estado contra el entonces presidente de su país en 2004 y pasó seis años en una prisión federal de Estados Unidos por lavado de dinero, fue deportado a Haití el jueves, según uno de sus abogados en Haití, Emmanuel Jeanty.

El regreso del Sr. Philippe, de 55 años, ha generado preocupaciones de que sumará al caos en el país caribeño, que ya se encuentra en un estado frágil debido a la inestabilidad política y al aumento de los asesinatos, ya que pandillas fuertemente armadas intentan sofocar un movimiento de vigilancia liderado por ciudadanos.

No quedó claro de inmediato cuáles son los planes de las autoridades para manejar la potencialmente disruptiva presencia de Philippe en Haití.

Al llegar al aeropuerto de Puerto Príncipe, donde se informó que algunos de sus seguidores estaban reuniéndose, el Sr. Philippe fue llevado por las autoridades haitianas a la sede del Departamento de la Policía Judicial, responsable de investigar los crímenes.

Según Jeanty, él y un colega vieron brevemente al Sr. Philippe en la estación el jueves. Dijo que no sabía por qué Philippe permanecía allí hasta el jueves por la tarde.

“Guy Philippe es un ciudadano haitiano”, dijo Jeanty en una entrevista telefónica. “Y una vez cumplida su condena, está de regreso en su país. Supongo que cualquier persona, después de pasar tiempo en prisión, quiere volver a casa. Él está esperando para ir a casa y ver a su familia ”.

Un portavoz de la policía no respondió a las solicitudes de comentarios.

LEAR  Sanciones de Ucrania contra más de 300 empresas rusas y extranjeras.

Phillippe fue uno de los líderes del golpe de Estado de 2004 que derrocó al presidente Jean-Bertrand Aristide. Luego intentó sin éxito postularse a la presidencia en 2006, pero ganó las elecciones al Senado haitiano en 2016.

Algo así como un héroe populista, especialmente en su región natal del suroeste, Philippe fue perseguido por acusaciones de abusos contra los derechos humanos, incluidos asesinatos extrajudiciales cuando era un alto funcionario de policía.

En 2005, Philippe fue acusado secretamente por un gran jurado federal de Estados Unidos que lo acusó de traficar drogas desde Colombia a través de Haití y de lavado de dinero. Evadió la captura durante años. En una entrevista con The New York Times en 2016, mantuvo que los estadounidenses podían encontrarlo si quisieran, ya que vivía a la vista de todos.

En enero de 2017, Philippe fue arrestado en Haití y extraditado a Estados Unidos. Después de argumentar inicialmente que había sido “secuestrado” por sus “creencias políticas”, meses después se declaró culpable de una conspiración de lavado de dinero y fue condenado a nueve años de prisión.

Según registros federales, Philippe fue liberado de la prisión en Georgia el 7 de septiembre. Luego fue transferido a custodia de inmigración y fue deportado a Haití el jueves.

La Casa Blanca remitió las solicitudes de comentarios al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y al Departamento de Estado. ICE se negó a hacer comentarios. Y los departamentos de Seguridad Nacional y de Estado no respondieron a las solicitudes de comentarios.

El arresto de Philippe en 2017 incitó protestas violentas entre sus seguidores, y los expertos dijeron que podría intentar reconstruir su apoyo y convertirse en una fuerza política.

LEAR  Putin dará conferencia de prensa anual en Rusia el jueves.

“Es difícil especular qué significará, si es que algo, esto”, dijo Jake Johnston, un experto en Haití en el Centro de Investigación y Política Económica en Washington, hablando del regreso de Philippe. “Obviamente, dada su historia y sus conexiones y ambiciones políticas pasadas, se puede esperar que tenga cierta influencia en la situación política del país. Pero no sabemos en qué medida tiene un seguimiento amplio, o si tiene ambiciones directas en este momento. Ni siquiera sabemos si estará en la cárcel mañana o no”.

En una carta al tribunal en noviembre del año pasado, Philippe escribió que había “aprendido de su imprudencia y adquirido una apreciación de los riesgos y consecuencias” y estaba deseando volver a Haití para “participar en el mejoramiento” de su comunidad de Pestel en la península de Tiburón.

El asesinato en 2021 del presidente Jovenel Moïse de Haití creó un vacío de poder en la nación ya volátil, y las pandillas se aprovecharon de ello. Un movimiento de vigilancia, compuesto en su mayoría por haitianos comunes en Puerto Príncipe y que a menudo llevaba machetes en lugar de armas, se unió a principios de este año. Las pandillas han contraatacado, provocando un resurgimiento de la violencia.

El primer ministro de Haití, Ariel Henry, pidió el año pasado tropas extranjeras para ayudar a restaurar el orden. El mes pasado, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas autorizó un plan keniano para abordar la violencia de las pandillas, en lo que será la primera vez que un país africano ha dirigido tal misión en Haití. Según las Naciones Unidas, este año se han reportado más de 3,000 homicidios en Haití, junto con 1,500 casos de secuestros por rescate, y 200,000 personas han sido obligadas a abandonar sus hogares debido a la agitación.

LEAR  IoT y automatización agrícola: un futuro más verde

Tanto los haitianos comunes como los expertos en el país han dudado de si el esfuerzo, que pedía el despliegue de 1,000 policías kenianos y varios cientos de oficiales o soldados de países caribeños, una fuerza más pequeña que en intervenciones anteriores en Haití, será suficiente. La administración de Biden, que respaldó el plan keniano, se mostró reacia a liderar la misión.

Andre Paultre contribuyó con reportes desde Puerto Príncipe, Haití, y Zolan Kanno-Youngs desde la Ciudad de México.