Cómo Rusia silencia la disidencia sobre la guerra en Ucrania

Semanas después de la invasión de Ucrania, el presidente ruso Vladimir V. Putin firmó una ley de censura que hacía ilegal “desacreditar” al ejército. La legislación fue tan amplia que incluso su portavoz lo reconoció y que era fácil cruzar la línea del discurso prohibido. En los primeros 18 meses de la guerra, la ley atrapó a una amplia variedad de rusos comunes: maestros, pensionistas, jardineros, dueños de lavado de autos, entre otros. La ley ha llevado a más de 6.500 casos de personas arrestadas o multadas, más de 350 al mes en promedio, según un análisis del New York Times de registros de tribunales rusos hasta agosto pasado. Eso es un pequeño porcentaje de la población de 146 millones de Rusia, pero The Times analizó los detalles de cada caso, revelando el alcance extraordinario y la intrusión de la represión del Kremlin. Cualquier persona que cuestione la guerra o muestre simpatía con Ucrania, incluso en una conversación privada, es susceptible de ser procesada en Rusia. Llevar ropa azul y amarilla, los colores de la bandera ucraniana, o pintarse las uñas de azul y amarillo puede ser castigado. Y hay pocos refugios seguros, ya que las personas cada vez más denuncian a sus conciudadanos. En docenas de casos, las personas fueron procesadas después de que ser denunciadas por comentarios que hicieron en el metro, en un café o en una tienda de licores.

La ley de censura ha permitido a Putin perpetuar una invasión de casi dos años que ha matado o mutilado a cientos de miles de rusos y ucranianos, con una resistencia mínima por parte de los opositores en casa. Si bien la mayoría de los rusos dicen a los encuestadores que apoyan la guerra, casi el 20 por ciento dice que no. Antes, el gobierno hacía ejemplos de unas pocas personas, algunas prominentes; ahora está practicando una censura generalizada. Este año, con el discurso anti-guerra prácticamente eliminado en público, los registros muestran que las autoridades siguen decididas a eliminar la crítica expresada en línea y en privado. Los expertos dicen que la censura de guerra está transformando la sociedad rusa y preparando el escenario para una represión más generalizada en el futuro. En respuesta a la represión, muchos rusos han comenzado a autocensurarse.

LEAR  La inteligencia del Reino Unido revela que Rusia no logra proporcionar condiciones de vida adecuadas para sus fuerzas en el frente

Para comprender mejor la extensión de esta censura, pasamos meses analizando una base de datos de todos los registros públicos disponibles de procesamientos bajo la nueva ley proporcionada por OVD-Info, un grupo de derechos humanos y asistencia legal ruso. Los infractores recientes suelen recibir una multa de 30,000 rublos, alrededor de $ 300 al tipo de cambio actual, alrededor de la mitad del salario promedio mensual en Rusia, mientras que los infractores reincidentes pueden recibir tiempo de prisión. Otra ley castiga la difusión de “información falsa” sobre el ejército ruso con un máximo de 15 años de prisión. Los expertos dicen que la censura de guerra está transformando la sociedad rusa y preparando el escenario para una represión más generalizada en el futuro, ya que las autoridades automatizan su vigilancia de Internet y alientan a las personas a denunciarse en línea.

La represión alcanzó cada vez más la vida personal de las personas. En la mañana del 25 de septiembre de 2022, agentes de policía irrumpieron en el apartamento de Moscú de Daria Ivanova, de 29 años, y, según dijo, la sacaron de allí por los brazos y las piernas antes de que tuviera tiempo de ponerse los zapatos. Las cámaras de vigilancia la identificaron a ella y a una amiga, le dijeron los agentes, como quienes habían colocado carteles de broma para protestar por la movilización de Putin: “Para pedir un ataúd, vaya a la oficina de reclutamiento más cercana.” Ms. Ivanova dice que fue golpeada mientras estuvo bajo custodia durante 11 horas. Aun en Moscú, ahora ve con pesimismo sus perspectivas laborales. Un amigo le dijo que, dada su condena, “nunca serás aprobada por el servicio de seguridad” en la empresa estatal donde trabajaba el amigo.

LEAR  La corte de Kenia bloquea el despliegue de fuerza policial a Haití.