Cómo la Fuerza Aérea de Israel destruyó una vez más de 60 aviones enemigos y decenas de sistemas de misiles soviéticos en combate sin perder un solo avión de combate.

La Fuerza Aérea Israelí logró una victoria sin precedentes en combate aéreo en la Guerra del Líbano de 1982. La batalla, conocida como Operación “Topo Grillo 19”, vio la eliminación de más de 60 aviones enemigos sin ninguna pérdida israelí. La superioridad de los aviones, armas, entrenamiento y adaptaciones estratégicas de Israel llevaron a esta histórica victoria.

La Fuerza Aérea Israelí (IAF) logró una hazaña sin igual en la aviación militar moderna en junio de 1982, derribando más de 60 aviones de combate sirios en la mayor batalla aérea de la era de los cazas a reacción y destruyendo 29 de las 30 baterías de misiles superficie-aire (SAM) sin perder ninguno de sus aviones de combate.

La Operación Topo Grillo 19, como se designó el famoso enfrentamiento, tenía como objetivo destruir los SAM sirios posicionados en el Valle de la Beqaa en Líbano. La operación tuvo lugar durante la primera semana de la Guerra del Líbano de 1982, que enfrentó a Israel y sus aliados libaneses contra Siria, la Organización para la Liberación de Palestina y sus aliados en Líbano.

La batalla, que marcó la primera vez que una batería SAM soviética fue destruida por una aeronave occidental, tuvo un efecto tan grande que la Unión Soviética, cuyas aeronaves utilizaba principalmente Siria, envió funcionarios militares para investigar cómo las aeronaves y SAM soviéticos fueron derrotados.

Muchos factores diferentes se unieron para producir esta impresionante victoria en combate aéreo.
Mejores aviones, armas y entrenamiento
En ese momento, la Fuerza Aérea Siria volaba principalmente el obsoleto MiG-21, que fue introducido en 1959, y algunos modelos de exportación Su-20 y MiG-23. El MiG-21 se desempeñó bien durante la Guerra de Vietnam contra los F-4 americanos, pero para 1982 ya estaba significativamente superado por los cazas de cuarta generación de la IAF.

LEAR  Usuarios de Instagram, Facebook, Whatsapp reportan una "Gran Disrupción" a nivel mundial (ACTUALIZACIÓN)

La IAF estaba principalmente volando los cazas de superioridad aérea F-15 y F-16 recientemente introducidos que formarían el brazo de ataque de la operación. También tenía un contingente más pequeño de F-4 y aviones Kfir fabricados en Israel que desempeñaron roles auxiliares.

Los F-15 y F-16 eran más maniobrables y podían acelerar más rápido que los aviones sirios. Tenían radares mejores que les permitían disparar misiles fuera del alcance de detección de los radares sirios. Los aviones israelíes de cuarta generación también se hicieron mucho más letales con el misil AIM-9L Sidewinder que podía ser disparado desde cualquier ángulo. El Sidewinder fue responsable de la mayoría de las victorias.

En contraste, los aviones sirios usaban misiles K-13 más antiguos que tenían un rango operativo mucho más corto que el AIM-9L de Israel. Y los sistemas de advertencia de los MiG-21 solo podían detectar misiles entrantes que se acercaban desde su proa y popa, dejándolos de otra manera “ciegos”.

Además, los pilotos y las tripulaciones de tierra israelíes tenían una experiencia significativa en combate. Habían estado practicando ataques contra SAMs y los pilotos israelíes habían estado volando sobre el Valle de la Beqaa durante varios años, familiarizándose con la zona.

Por el contrario, las tripulaciones de los SAM sirios actuaron horriblemente. No habían movido sus baterías SAM en meses, lo que permitió a la IAF localizar sus ubicaciones antes de la batalla, y las habían colocado en ubicaciones vulnerables. El día de la pelea, los sirios usaron humo para ocultar sus baterías en lugar de camuflarlas, lo que en cambio hizo que sus ubicaciones fueran más visibles para los aviones israelíes. También desplegaron los sistemas SAM móviles en una configuración fija.

LEAR  La recomendación sobre las ventas de armas del Reino Unido a Israel no ha cambiado, dice Dowden. Consejo sobre las ventas de armas del Reino Unido a Israel no ha cambiado, dice Dowden.

Pero la ventaja tecnológica de Israel y el entrenamiento que había recibido su personal no fueron los únicos factores decisivos, y la IAF tuvo que aprender de errores pasados para lograr la victoria.
Adaptarse para ganar
Durante la Guerra del Yom Kippur nueve años antes, las baterías SAM egipcias derribaron 42 aviones israelíes, el 14% de la flota de la IAF, en los primeros dos días del conflicto. La pérdida llevó a la IAF a reconocer la importancia de suprimir y destruir las defensas aéreas enemigas.

Para la Operación “Topo Grillo 19”, se utilizaron vehículos aéreos no tripulados para identificar las señales de radar de las baterías sirias meses antes de la batalla. Ese día, Israel utilizó vehículos aéreos no tripulados para imitar la firma de radio de los aviones israelíes, engañando así a las baterías sirias para que activaran sus radares para derribarlos. Esto permitió a los aviones israelíes, con ayuda para apuntar de los vehículos aéreos no tripulados, destruir los SAM utilizando misiles antirradiación.

Además, Israel tenía capacidades superiores de Comando, Control y Comunicaciones (C3).

Israel aumentó sus propias capacidades de C3 con aviones de alerta y control aerotransportados Grumman E-2C Hawkeye. La Operación “Topo Grillo 19” fue la primera vez que se utilizaron AWACS modernos en combate, asistiendo a los cazas israelíes con apuntar y control de batalla.

Y degradó activamente las capacidades de C3 sirias al emplear aviones con interferencia para interrumpir los radares y comunicaciones sirias. Esto también redujo la efectividad de los aviones más antiguos de la SAF al evitar que recibieran asistencia para apuntar y actualizaciones de batalla desde el suelo.

LEAR  Biden detiene envío de armas a Israel en medio de disputa por ataque en RafahTranslation: Biden detiene envío de armas a Israel en medio de disputa por ataque en Rafah

Destacando la efectividad de la táctica de Israel, un observador occidental, citado en un informe de la Corporación RAND sobre la batalla, dijo: “Vi a un grupo de aviones de combate sirios volar ochos. Simplemente volaban alrededor una y otra vez y obviamente no tenían idea de qué hacer a continuación”.

Por último, Israel protegió sus propias comunicaciones equipando a sus cazas con pods de contramedidas electrónicas y desarrollando un sistema de radio de frecuencia variable para evitar que las fuerzas sirias los identificaran y los anularan.

El resultado de la batalla fue una victoria total de Israel y, debido a su resultado unilateral, la Operación “Topo Grillo 19” llegó a ser conocida como el “Tiroteo de Pavos del Valle de Beqaa”.

La IAF seguiría destruyendo aproximadamente 20 aviones sirios más en los días siguientes a la operación, llevando el total a más de 80. Aunque no perdió aviones durante la operación, sufrió pérdidas más adelante, pero sólo se trató de un F-4, un viejo A-4 Skyhawk y dos helicópteros durante todo el conflicto.