Blinken se dirige a Medio Oriente para promover acuerdo de alto al fuego en Gaza.

Hace 15 minutos por Tom Bateman, corresponsal del departamento de Estado

El Secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, ha visitado El Cairo y Jerusalén mientras intenta construir apoyo regional para un borrador de paz en Gaza recientemente revelado por el presidente Joe Biden.

El principal diplomático estadounidense se reunió con líderes extranjeros, incluido el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en su octava visita a Oriente Medio desde el inicio de la guerra en Gaza.

Mr. Blinken dijo a los líderes de la región: “Si quieren un alto el fuego, presionen a Hamas para que diga que sí”.

Los mediadores de Qatar, Egipto y Estados Unidos han estado intentando negociar un alto el fuego entre Israel y Hamas durante meses.

Pero Netanyahu aún no ha respaldado la propuesta de EE. UU. Un resumen de la reunión de Blinken con Netanyahu dice que el diplomático estadounidense enfatizó la importancia de un plan de posconflicto para Gaza y de evitar que el conflicto se propague.

“Reiteró que la propuesta sobre la mesa desbloquearía la posibilidad de calma en la frontera norte de Israel y una mayor integración con países de la región”, dijo el Departamento de Estado.

El primer ministro de Israel ha prometido oponerse a tal acuerdo hasta que se destruyan las capacidades militares y de gobierno de Hamas y se liberen a todos los rehenes.

El líder político de Hamas dijo después de la ofensiva que el grupo no aceptaría un acuerdo de alto el fuego a menos que lograra la seguridad para los palestinos.

Blinken está utilizando su viaje para argumentar que Hamas es el único obstáculo para el acuerdo de alto el fuego por la liberación de rehenes que EE. UU. busca desesperadamente.

LEAR  Best Buy ofrece descuentos de hasta $300 en MacBooks para el Cyber Monday junto con grandes descuentos en todo el sitio.Best Buy ofrece hasta $300 de descuento en MacBooks para el Cyber Monday junto con importantes descuentos en todo el sitio.

“¿Quiere Hamas poner fin a este conflicto, a esta guerra que inició, o no? Lo averiguaremos”, dijo.

“Pero está claro que casi todo el mundo se ha unido en apoyo de la propuesta”.

El plan en tres fases presentado hace 10 días por Biden implicaría un alto el fuego de seis semanas que se convertiría en permanente, y la reconstrucción de Gaza con ayuda internacional.

El presidente lo llamó propuesta de Israel, en un intento de presionar efectivamente a las dos partes para lograr progreso, y su administración afirma que el texto es “casi idéntico” a uno respaldado por Hamas el mes pasado.

Se espera que Hamas exija garantías de que el plan conducirá a un alto el fuego permanente y a la retirada total de Israel de la Franja de Gaza.

Su liderazgo político en Doha aún no ha respondido formalmente a la propuesta, según funcionarios de EE. UU. e Israel, por lo que aún está por verse si las negociaciones indirectas pueden reanudarse.

Durante sus ataques del 7 de octubre en el sur de Israel, Hamas mató a alrededor de 1,200 personas y tomó 251 rehenes.

Un acuerdo acordado en noviembre vio a Hamas liberar a 105 rehenes a cambio de un alto el fuego de una semana y unos 240 prisioneros palestinos en cárceles israelíes.

El ministerio de salud dirigido por Hamas dice que el número de muertos en Gaza ha superado los 37,000.

Aunque Biden presentó la iniciativa de paz como una iniciativa israelí, EE. UU. sabe que la propia coalición gobernante de Israel está abordando el plan con mucha reticencia.

Esto se extiende a la oposición total de algunos ministros de extrema derecha que amenazan con desencadenar un colapso del gobierno si el acuerdo avanza.

LEAR  Pocos camiones de ayuda llegan al norte de Gaza, donde se avecina la hambruna.

El diplomático jefe de América está volando al centro de una tormenta política en Israel con pocos signos de avance en la propuesta de alto el fuego. La renuncia del ex general Benny Gantz del gabinete de guerra el domingo ha profundizado la sensación de inestabilidad en torno al primer ministro Netanyahu, con quien la Casa Blanca se ha mostrado exasperada a lo largo de la guerra.

Para los funcionarios en Washington, Gantz se había convertido en un punto de contacto preferido. Renunció después de darle a Netanyahu un plazo del 8 de junio para cumplir con sus demandas. Muchas de sus objeciones a la gestión de Netanyahu en la guerra, incluida la falta de un plan de gobernanza significativo para un Gaza post-Hamas, se parecían mucho a las de la administración Biden.

El domingo, Gantz acusó al primer ministro de anteponer su supervivencia política al interés nacional, impidiendo que Israel “lograra una victoria real”. Netanyahu respondió que este no era un momento para que los colegas renunciaran sino para “unir fuerzas”.

La renuncia de Gantz lleva el centro de gravedad del gobierno israelí hacia la extrema derecha, aunque aún no está claro cómo afectará su movimiento a la presión que Washington puede ejercer sobre Netanyahu, ya que su objetivo principal sigue siendo obtener respaldo para el acuerdo de alto el fuego.

En El Cairo, Blinken se reunió con el presidente Sisi, cuyos mediadores dijo que estuvieron en contacto con Hamas solo horas antes de su conversación.

Una declaración de la oficina del presidente destacó la necesidad de levantar obstáculos para la ayuda humanitaria a los gazatíes.

LEAR  5 Grandes Juegos Para Ponerse en el Ambiente Invernal

“Con acuerdo o sin acuerdo, sigue siendo absolutamente esencial que llevemos más ayuda a los palestinos que la necesitan”, dijo Blinken a los reporteros tras la reunión.

Sisi también ha estado presionando por progresos en el tema del cruce fronterizo de Rafah.

La puerta desde Egipto es una línea vital para la ayuda humanitaria que entra en Gaza y también es la única ruta internacional de salida para los palestinos heridos, de los cuales pequeños números han podido salir durante la guerra para recibir tratamiento hospitalario en Egipto. También ha sido la principal ruta por la cual los equipos de ayuda internacionales han viajado hacia y desde Gaza.

El cruce de Rafah ha permanecido cerrado desde que Israel capturó y ocupó el cruce desde las fuerzas de Hamas el mes pasado, en un movimiento que ha indignado al liderazgo egipcio.

Egipto ha estado exigiendo que funcionarios de la Autoridad Palestina internacionalmente reconocida asuman el control del cruce de Rafah, un movimiento hasta ahora rechazado por Israel. Cuanto más dure el estancamiento sin resolverse, peores se vuelven los riesgos de una crisis entre Israel y Egipto, quienes hicieron la paz hace cinco décadas y cuyos tratados de largo plazo son críticos para tratar de mantener la estabilidad regional.