Benjamín Netanyahu desafía a los aliados occidentales sobre la estrategia en Gaza.

Desbloquea el Digest del Editor de forma gratuita

Benjamin Netanyahu ha arremetido contra las duras críticas de los aliados occidentales de Israel sobre la estrategia en Gaza, acusándolos de buscar orquestar elecciones que “paralicen” al país y lleven a su derrota en la guerra contra Hamás.

En una reunión del gobierno antes de las conversaciones programadas con el Canciller alemán Olaf Scholz el domingo, el Primer Ministro de Israel prometió resistir la intensificante presión internacional, especialmente de la Casa Blanca, para retrasar una ofensiva en la ciudad de Rafah en el borde sur de la Franja de Gaza.

También respondió directamente a las críticas hechas la semana pasada por el senador estadounidense Chuck Schumer, en las que el político judío más prominente de América dijo que el gobierno de extrema derecha de Netanyahu necesitaba ser reemplazado para evitar que Israel se convierta en un “paria”.

El líder israelí acusó a la comunidad internacional de tener “una memoria corta” sobre el brutal saldo del ataque de Hamás el 7 de octubre a Israel, en el cual murieron 1,200 personas y otras 240 fueron tomadas como rehenes según las autoridades israelíes.

“¿Tan rápido han olvidado el 7 de octubre, la masacre más horrorosa de judíos desde el Holocausto?”, dijo. “¿Están tan ansiosos por negarle a Israel el derecho a defenderse contra los monstruos de Hamás? ¿Han perdido tan rápido su conciencia moral?”

Sin nombrar a Schumer, Netanyahu dijo que algunos en la comunidad internacional estaban “tratando de detener la guerra ahora… lanzando falsas acusaciones hacia las Fuerzas de Defensa de Israel, el gobierno de Israel y el Primer Ministro de Israel.

LEAR  Super Micro se une al S&P 500 tras un aumento de 20 veces en acciones en dos años.

“Lo están haciendo mediante un esfuerzo para llevar a cabo elecciones ahora, en medio de la guerra”, dijo. “Están haciendo esto porque saben que elecciones ahora detendrán la guerra y paralizarán al país al menos por seis meses.”

En una entrevista con CNN emitida el domingo, Netanyahu calificó los comentarios de Schumer como “totalmente inapropiados”.

Desde el asalto de Hamás, Netanyahu ha supervisado una guerra en Gaza en la que casi 32,000 palestinos, la mayoría mujeres y niños, han fallecido según las autoridades locales. Israel afirma haber matado al menos a 10,000 combatientes de Hamás.

En sus comentarios del jueves, Schumer dijo que Netanyahu había sido demasiado tolerante con el saldo de civiles en Gaza, empujando el apoyo a Israel en todo el mundo a “los mínimos históricos”, dañando el “tejido político y moral” de Israel y siendo un “obstáculo para la paz”.

Las críticas de Schumer culminaron semanas de frustración con Netanyahu por parte del presidente de EE. UU. Joe Biden y muchos en el partido Demócrata, derivadas de la negativa del líder israelí a discutir una solución de dos estados para el conflicto árabe-israelí y a retrasar una ofensiva en Rafah sin un plan claro para proteger a más de 1 millón de civiles palestinos que buscan refugio allí.

El primer ministro israelí ha capitalizado la brecha pública apelando a la base de extrema derecha en su coalición, presentándose como un líder capaz de resistir la presión internacional, especialmente de EE. UU.

Sus comentarios más recientes llegaron mientras se preparaba para reunirse con Scholz, quien dijo después de reunirse con el Rey Abdullah de Jordania el domingo por la mañana que si la inminente ofensiva de Israel en Rafah resultaba en grandes bajas civiles, haría que la paz regional sea “muy difícil”.

LEAR  Keurig Dr Pepper establece precio para oferta de 100 millones de acciones por Investing.com

El canciller alemán dijo: “Israel tiene todo el derecho de protegerse. Al mismo tiempo, no puede ser que aquellos en Gaza que huyeron a Rafah sean amenazados directamente por cualquier acción y operación militar llevada a cabo allí.”

Netanyahu prometió el domingo que se llevaría a cabo una ofensiva en Rafah, sin fijar una fecha. El gabinete de guerra de Israel tiene programado reunirse el domingo por la noche para discutir las negociaciones paralelas de intercambio de rehenes que tienen lugar en Doha entre mediadores israelíes y cataríes, además de un plan para trasladar a civiles palestinos fuera del camino de las FDI.

La propuesta en discusión requeriría que Israel acepte un alto el fuego temporal a cambio de la liberación de la mayoría de los civiles restantes en cautiverio de Hamás y acepte un aumento en la asistencia humanitaria hacia la sitiada franja y la liberación de un gran número de prisioneros palestinos, incluidos aquellos condenados por atacar a ciudadanos israelíes.

“Ninguna presión internacional nos detendrá de alcanzar todos los objetivos de la guerra [y] para ello, operaremos en Rafah,” dijo Netanyahu.

“A tal fin, hemos aprobado los planes operativos para la acción en Rafah, incluido avanzar en los pasos para evacuar a la población civil de las zonas de combate.”